Apaga y enciende tu tarjeta: ¡más ventajas de las que te imaginas!

Apaga y enciende tu tarjeta: ¡más ventajas de las que te imaginas!
5 (100%) 1 voto

Hacer una entrada para Cuentas Claras con esto sería así fácil: puedes apagar y encender tu tarjeta en tu banca móvil, con un clic. Ya está, listo 🙂 Pero como nos gusta ir al meollo del asunto, queremos contarte algo más.

Si crees que has perdido la tarjeta, ¿mejor apagarla o bloquear la tarjeta?

¿Miras hacia otro lado? ¿No imaginas que algo así puede pasarte? Te ayudamos a ponerte en situación. Pongamos por caso que estás de viaje, has encontrado la tienda ideal para comprar los recuerdos del viaje, pero cuando llegas a la caja para pagar todos esos souvenirs, la tarjeta no está en tu cartera, ¿y si me la han robado?, piensas, ¿o me la habré dejado en el hotel?

Hace años, tu reacción sería llamar rápidamente a tu banco y bloquear la tarjeta. La parte negativa de cancelar la tarjeta es que quizá, como sospechabas, esté en el hotel cuando regreses. Y ahora no podrás utilizarla durante el resto de tus vacaciones. Una vez bloqueada, tendrías que esperar a recibir otra nueva por parte de tu entidad bancaria.

Por el contrario, si lo que haces es apagarla, cuando encuentres tu tarjeta podrás volver a encenderla y utilizarla como hasta entonces porque se trata de una funcionalidad temporal, reversible y totalmente gratis. En ningún caso es una solución si estás completamente seguro de que te la han robado o la has perdido y necesitas una nueva.

Se trata, por tanto, de una medida de seguridad si tienes la sospecha de que te la han robado, si crees que la has perdido o, simplemente, porque no la vas a utilizar en un tiempo. Por ejemplo, volviendo a nuestra hipótesis inicial, si estás de vacaciones y te vas a la piscina o a la playa y no quieres llevar tu tarjeta, la puedes apagar durante el tiempo que pases fuera del hotel y despreocuparte de su custodia.

Además, tenemos un control total de nuestra tarjeta porque en tu banca electrónica también podemos realizar otras operaciones como:

  • Apagar las compras por internet si nunca utilizas tu tarjeta con este fin o indicar un límite para ello.
  • Marcar un máximo para las compras en comercios con el que te sientas a gusto.
  • Asignar un nuevo límite para las retiradas en efectivo del cajero para un momento puntual. Por ejemplo, aumentarlo si tienes que pagar la fianza de un coche de alquiler en metálico pero realizado ese trámite quieres volver a tu límite habitual.

¿Cómo se hace? ¡Muy sencillo!

Se puede llevar a cabo esta acción a través de la aplicación móvil o de la banca electrónica. En primer lugar, en el menú “Tarjetas”, elige la que quieres configurar y haz clic sobre el botón de “Ajustes”. Una vez ahí, podrás configurar tus tarjetas según tus preferencias de una forma ágil, rápida y ¡sin visitar la oficina!

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.