Tipos de testamento y cuál hacer

Tipos de testamento y cuál hacer
3.7 (74.48%) 29 votos

¿Has pensado alguna vez en hacer el testamento? La mayoría de personas prefiere no pensar en el tema, y los que lo hacen creen que no es necesario formalizar este trámite hasta cumplir una edad avanzada o estar gravemente enfermos. Y es que hablar de temas como el certificado de últimas voluntades, los tipos de testamento o la repartición de la herencia sigue siendo un tema tabú para una parte de la sociedad española.

Así lo demuestra un estudio realizado por Testamenta, que afirma que cuatro de cada diez españoles fallecen sin haber hecho el testamento. Según datos publicados, la edad media para realizarlo ronda los 70 años, a pesar de que los expertos recomiendan hacerlo alrededor de los 35 o cuando se tiene una relación estable y descendencia familiar.

Si no sabes cómo hacer el testamento o has sufrido la pérdida de un ser querido y desconoces los trámites a realizar con tu banco, sigue leyendo para averiguarlo.

¿Cuáles son las ventajas de hacer un testamento?

Contar con este documento legal puede evitarte muchos problemas, especialmente aquellos relacionados con la repartición de la herencia. Cuando fallece un ser querido, pueden desencadenarse conflictos familiares a la hora de repartir los bienes del difunto si este no ha dejado por escrito sus últimas voluntades.

Tener un testamento te garantizará la seguridad de que tus bienes se repartirán entre tus seres queridos, evitando que el Estado se quede con ellos. Pero también puede resultar muy útil en determinadas ocasiones como, por ejemplo, para nombrar a un tutor que vele por el bienestar y la administración de los bienes de tus hijos si son menores de edad.

Diferencia entre testamento y certificado de últimas voluntades

El testamento y el certificado de últimas voluntades son dos documentos diferentes. El primero se refiere a la declaración voluntaria en la que una persona expresa lo que quiere que se haga con sus bienes cuando fallezca.

Sin embargo, el certificado de últimas voluntades sirve para conocer si el fallecido ha dejado o no un testamento ante notario antes de morir. Este documento es necesario para iniciar los trámites de la repartición de la herencia. Permite además conocer ante qué notario se otorgó, la fecha y el número de protocolo. La entrega de este documento permitirá a los herederos obtener una copia del testamento.

No debemos confundir el testamento con la declaración de herederos, ya que esta última es la que realizan los herederos de la persona fallecida si ésta fallece sin haber otorgado testamento, mientras que el testamento es un acto voluntario que  se hace en vida.

Además, en el testamento la persona nombra a los herederos, pero en la declaración de herederos, que se realiza ante notario, se nombra a los herederos del fallecido conforme a lo establecido legalmente en función de su parentesco.

Continúa leyendo para averiguar los diferentes tipos de testamento que existen y cuál es el que mejor se adaptaría a tus circunstancias personales.

Cómo hacer un testamento

Es más sencillo de lo que parece, aunque te recomendamos ponerte en manos de un experto. Te asesorará sobre el mejor testamento según tus circunstancias personales. Por regla general, solo existen dos requisitos para formalizar este documento:

  • Ser mayor de 14 años.
  • No estar incapacitado en el momento de realizarlo. El documento solamente será válido cuando la persona que lo realiza esté en plena posesión de sus facultades mentales en el momento de hacerlo, aunque posteriormente no lo esté.

Tipos de testamento

Existen diferentes tipos de testamento, aunque se pueden clasificar en dos categorías:

Testamentos comunes

Testamento abierto

Es uno de los tipos de testamento más frecuentes y también el más seguro, ya que se redacta ante notario, quien conservará el original del documento, evitando así el riesgo de que se pierda o se destruya. En este caso, deberás explicarle al notario cómo quieres que se repartan tus bienes y firmar el documento para expresar tu conformidad. Si el testador (es decir, la persona que hace el testamento) no sabe leer o escribir o es una persona invidente, será necesaria la intervención de dos testigos.

Testamento cerrado

A diferencia del abierto, no lo redacta el notario, sino el testador. Igualmente, tendrás que acudir al notario para entregar el documento, indicándole si ha sido escrito de tu puño y letra o mecanografiado. En cualquier caso, el notario no conocerá el contenido del mismo, tan solo tendrá que autorizarlo. Una vez hecho esto, podrás elegir entre: conservar el documento, entregarlo a una tercera persona o dejarlo depositado en los archivos notariales.

Testamento ológrafo

Según la normativa recogida en el Código Civil, debe ser realizado a puño y letra por el testador. Este tipo de testamento solo puede ser otorgado por mayores de edad. Deberá ir firmado y acompañado de la fecha en la que fue redactado.

Testamentos especiales

Testamento marítimo

Pueden otorgarlo los navegantes a bordo de un buque durante un viaje por mar. Si el buque es de guerra, deberá hacerse ante el comandante, y si es mercante, ante el capitán o cualquiera que ejerza sus funciones. Será necesaria la presencia de dos testigos elegidos por los pasajeros y tendrá una validez de cuatro meses desde la fecha del desembarco.

Testamento militar

Está destinado a los militares del Ejército en conflictos de guerra. Puede otorgarse ante un oficial de igual o superior rango al de capitán, o ante el capellán o médico que le asista en caso de enfermedad. El testamento caducará a los cuatro meses después de haberse superado el peligro.

Testamento en el extranjero

Es el que pueden hacer los ciudadanos españoles que residan fuera del territorio nacional. Se hará conforme a las leyes del país donde se encuentre el testador y ante un funcionario diplomático o consular de España.

¿Cuánto cuesta hacer un testamento?

El precio no debería ser un problema a la hora de decidir entre hacer o no el testamento. Según el Consejo General del Notariado, formalizar este trámite puede costar entre 36 y 60 euros, dependiendo de su extensión. 

Tramitación de la herencia y de los productos bancarios

Ya hemos hablado de los tipos de testamento, las ventajas de hacerlo y la diferencia con otros conceptos relacionados. Pero, ¿qué ocurre con los bienes de una persona fallecida cuando no hay testamento? Si el difunto no ha declarado en vida sus últimas voluntades, se produce lo que se conoce como “ab intestato” o “sucesión intestada” (sin testamento) y se reparte la herencia a través de la declaración de herederos entre los beneficiarios según lo dispuesto en las leyes.

En aquellos territorios donde rige el Código Civil, la herencia se repartirá siguiendo este orden:

  • Primero: hijos y descendientes
  • Segundo: ascendientes (padres)
  • Tercero: cónyuge (viudo o viuda)
  • Cuarto: parientes colaterales (hermanos, sobrinos y primos carnales)
  • Quinto: el Estado

En cuanto a los productos bancarios, debes saber que si la persona fallecida tenía contratado un plan de pensiones, seguro de vida o préstamo hipotecario con ABANCA, será necesario que presentes esta documentación.

En ABANCA ponemos a disposición de nuestros clientes un servicio de asesoramiento y gestión integral para la tramitación de herencias. Ante situaciones complicadas como la pérdida de un ser querido, queremos facilitarte todos los trámites en la medida de lo posible. Esperamos que este artículo te haya servido para conocer mejor los tipos de testamento que existen, además de cómo hacerlo. Si necesitas más información, consulta nuestra guía de tramitación hereditaria, visita nuestras oficinas o llámanos al 981 910 522 si deseas obtener más información.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.