Compra de coche o renting, ¿qué me conviene más?

Los nuevos tiempos y el cambio de paradigma social que estamos viviendo afectan, entre otros, a la relación que tenemos con el vehículo que utilizamos para desplazarnos. El ‘carsharing’ o servicio de coche compartido está calando en las grandes ciudades. Sin embargo, todavía está muy lejos de desbancar a la tradicional compra de coche o la nueva tendencia del renting, cuya popularidad ha aumentado en los últimos años.

Pero ¿qué opción conviene más? Esta es la pregunta que se hacen muchos compradores a la hora de disponer de un coche propio. La respuesta puede no ser tan sencilla como parece porque dependerá mucho del perfil y de las necesidades de cada conductor.

Repasamos algunas de las ventajas e inconvenientes que deberás tener en cuenta a la hora de decidir entre comprar un coche u optar por el renting.

Propiedad del coche

La diferencia principal entre una modalidad u otra es que con la compra del vehículo te conviertes en su propietario. En cambio, con el renting pagas una cuota mensual por utilizar el automóvil durante los años estipulados por contrato pero, al vencer el plazo, no te conviertes el propietario del vehículo.

Gastos derivados

Otra de las grandes ventajas de esta nueva forma de movilidad es que el arrendatario puede olvidarse de todos los gastos resultantes del uso del vehículo, tales como matriculación, impuesto de circulación, seguro, mantenimiento, reparaciones, cambio de neumáticos, etc. En la compra, sin embargo, el propietario es quien debe correr con todos los gastos.

Ahorro en gestiones

Es otra de las grandes bazas del renting ya que, una vez firmado el contrato, te librarás de las burocracias. En cambio, si optas por comprar el vehículo, serás tú el que se encargue de todos los trámites necesarios como revisiones, pago de impuestos, etc.

Precio

Aunque la opción de renting es más barata, hay que valorar otros aspectos importantes como que, en la compra, el coche sería de tu propiedad y podrías amortizarlo durante más años para abaratarlo. Por su parte con el renting no te convertirías en su propietario pero sí podrías acceder a un nuevo modelo de coche cada pocos años aunque no te puedas permitir comprar uno. Si te apetece, puedes consultar en nuestra web la oferta de renting para particulares.

¿Y al terminar el contrato?

Con el renting, una vez que el coche ha cumplido su función el arrendador puede desentenderse del vehículo al finalizar el contrato. En una compra, el propietario debe encargarse de la venta de su coche o del destino final que tendrá cuando su vida útil se termine.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.