Alquilar un piso compartido: guía para no cometer errores

El verano tiene los días contados. Y mientras algunos aprovechan para irse de vacaciones en septiembre, otros comienzan a recolectar cajas para su mudanza y a visitar los portales inmobiliarios con más frecuencia de la que revisan su WhatsApp y sus redes sociales. Si vas a estudiar (o trabajar) fuera de casa durante el próximo curso académico y tu intención es alquilar un piso, continúa leyendo. Este artículo te interesa.

Ocho consejos para alquilar un piso compartido

1. Comienza tu búsqueda lo antes posible

Cuanto antes empieces a buscar, más posibilidades tendrás de encontrar el mejor piso a un precio económico. Cada vez son más los estudiantes que eligen buscar alojamiento de forma online. Toma nota de algunos de los portales inmobiliarios más conocidos: el Idealista, Fotocasa, Milanuncios, o Pisos.com. Cuando visites estas páginas, fíjate si el anuncio lo ha publicado una agencia inmobiliaria o el propietario del piso. Generalmente, si el alquiler del piso se realiza a través de una agencia, suele resultar más caro que hacerlo directamente con el casero.

2. Compara precios

El precio del alquiler dependerá de la ciudad en la que estés buscando y también de la zona. Vivir en un barrio universitario suele ser más barato que hacerlo en el centro, aunque te recomendamos comparar precios porque no siempre es así. El precio medio del alquiler en España ha subido un 7,85% durante el primer semestre de este año, según un estudio reciente publicado por el portal inmobiliario Pisos.com. Por ciudades, Barcelona continúa siendo la más cara para alquilar un piso, con un precio de 1.796€ al mes, seguida por Madrid (1.725€) y San Sebastián (1.405€). Por el contrario, las comunidades autónomas con el precio del alquiler más bajo son Extremadura (440€), Castilla la Mancha (497€) y Galicia (562€).

3. Visita el piso para evitar engaños

Ya sabes lo que dicen, “no es oro todo lo que reluce”. Si crees que has encontrado la ganga ideal, un piso recién reformado, con una decoración moderna, todas las prestaciones, bien ubicado y a un precio increíble, desconfía. Puede que las fotos que se muestran en el anuncio no sean reales y muchas veces, el ángulo o la perspectiva en la que se toman hace que las habitaciones parezcan más grandes de lo que realmente son. La mejor manera de evitar ser estafado es visitar el piso y verlo con tus propios ojos.

4. El contrato de alquiler, siempre por escrito

No importa la confianza que tengas con tu casero. Las palabras se las lleva el viento y es imprescindible que cuentes con un contrato legal por escrito. Este documento es el que demuestra las obligaciones que contraen ambas partes y las condiciones del alquiler, así que deberás guardarlo como oro en paño para evitar problemas. En las cláusulas del contrato tienen que aparecer cuestiones como la duración del arrendamiento, el precio mensual del alquiler, la forma de pago o la devolución de la fianza. Muchos caseros disponen además de un inventario para asegurarse de que el inquilino deja el piso en las mismas condiciones en las que estaba. Asegúrate de comprobar que todo funciona correctamente y si ves que algo está roto, comunícaselo a tu casero lo antes posible para evitar que con el paso del tiempo tengas que asumir los costes de la reparación.

5. ¿Alquiler compartido solidario o mancomunado?

Si vas a alquilar un piso compartido, es fundamental que conozcas las diferencias entre dos tipos de alquileres: el alquiler compartido solidario y el alquiler mancomunado. Imagina que alguno de tus compañeros de piso no paga el alquiler y el casero te obliga a pagar su parte. Si dispones de un contrato de alquiler solidario, el arrendador tiene el derecho de exigir a cualquiera de los arrendatarios el pago de la renta cuando se produzca el impago. Además, si uno de tus compañeros se marcha antes de finalizar su contrato, también deberéis haceros cargo del alquiler de su habitación. Por el contrario, en el alquiler mancomunado cada uno de los ocupantes dispone de su propio contrato de alquiler y es el inquilino el que deberá asumir el impago sin perjudicar al resto de sus compañeros.

6. Pregunta qué gastos están incluidos en el precio

La factura de la luz, la comunidad, la conexión a internet o el gas pueden disparar tus gastos mensuales. En algunos alquileres están incluidos, pero en la mayoría tendrás que compartirlos con tus compañeros de piso. En la mayoría de alquileres, el pago suele realizarse a través de transferencia bancaria. Si tienes menos de 34 años, con la cuenta cuenta joven de ABANCA podrás realizar transferencias sin moverte de casa y de forma sencilla con tu móvil con nuestra app.

En cuanto a los gastos por reparaciones, ten en cuenta que, si algo se estropea, el responsable de arreglarlo será el casero. Sin embargo, si se trata de objetos que se desgastan con el tiempo, por ejemplo, las bombillas, serán los inquilinos los que tendrán que asumir los costes.

7. Busca compañeros de piso compatibles

Es normal que lo primero en lo que te fijes sea el estado en el que se encuentra el piso que quieres alquilar, pero hay algo mucho más importante: las personas con las que convivir a diario. Cuando visites el piso, aprovecha para hablar con los que podrían ser tus compañeros de piso y averigua a qué se dedican, qué horarios tienen o cómo organizan las tareas de la casa. La app Badi te permite buscar piso compartido en función de los gustos y la personalidad de las personas que ya viven en él.

8. Cumple las normas de convivencia

En algunos pisos no se permiten mascotas o está totalmente prohibido fumar dentro de casa. En ocasiones, este tipo de normas de convivencia aparecen recogidas en el contrato de alquiler pero, otras veces, son comportamientos a los que se ha llegado a un acuerdo entre todos los inquilinos de la casa. Independientemente de dónde aparezcan, respetar las normas será fundamental para garantizar una buena convivencia.

Estos consejos, sin duda, te resulten útiles a la hora de alquilar un piso. Si tienes menos de 35 años, recuerda que con nuestra tarjeta NX podrás disfrutar de grandes ventajas como descuentos en cientos de establecimientos o sacar dinero en el extranjero hasta cinco veces al mes.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.