¿Es posible ir a la oficina sin gastar dinero? Formas de ahorrar en el trabajo

¿Es posible ir a la oficina sin gastar dinero? Formas de ahorrar en el trabajo
Valora esta entrada

Un par de cafés, el snack de la máquina, el menú del día en el restaurante que está cerca … ¿Te has parado a pensar cuanto gastas cada día en la oficina? Si eres de los que se le va el dinero en pequeños gestos, aquí te damos una serie de consejos para que no te dejes el sueldo en la oficina. Muchos de los gastos son totalmente evitables con una planificación previa. Así que, toma nota para ahorrar en el trabajo sin gastar la calderilla de la cartera.

Desayuna en casa y llévate el café

Procura desayunar en casa. Es más saludable, ya que controlas más lo que comes, y así te ahorrarás unos euros cada día. Si te da pereza, con las máquinas de café en cápsulas ya no tienes excusa porque puedes tener un café caliente al instante. Y si vas con prisa, siempre puedes llevarte el termo a la oficina.

Aunque no lo creas, el café de todos los días puede resentir tu bolsillo. Con un termo siempre podrás tener tu bebida preferida sin tener que gastar dinero saliendo a la cafetería.

Otra opción es pedir a la empresa o comprar entre todos una cafetera para tener en la oficina. Si disponéis de una sala de descanso, podréis disfrutar igualmente de un momento de descanso con los compañeros sin necesidad de ir al bar.

Prepara unos tentempiés sanos

Que si la tortilla a media mañana, que si la chocolatina de media tarde… En lugar de ir a la tienda de al lado o a la cafetería, prepara algo de fruta, barritas, frutos secos, yogurts… Aparte de que es más nutritivo, ahorrarás cada día y así evitarás caer en la tentación de las golosinas. Las máquinas de vending resultan caras y nada saludables.

Sé realista y lleva provisiones de casa. Por mucho que intentes evitarlo, el hambre llegará a media jornada y necesitarás algo para picar y quitarte esa sensación.

Llévate el tupper a la oficina

Llevar el tupper a la oficina sale 10 veces más barato que comer fuera. Cuando cocines, prepara de más en previsión para tus comidas diarias. Para que no te pille el toro, planifica tu menú semanal y así podrás llevar una dieta más equilibrada y, de paso, ahorrar en el trabajo.  Hay una gran variedad de platos que puedes llevar, sólo es cuestión de planificar todo. Tu salud también te lo agradecerá.

Ahorrar en el trabajo con un networking gastronómico

Quizás no puedas llevarte el tupper todos los días, pero intenta que no todas tus comidas sean fuera.  Si sois varios los que vais a comer en sitios cercanos a la oficina, preguntad por la posibilidad de beneficiarse por algún descuento. En algunos restaurantes, ofrecen precios especiales a las oficinas cercanas o según volumen de encargos.

Otra opción para ahorrar es hacer un pedido de comida a domicilio entre varios y así aprovechar alguna oferta. Recuerda que muchas cadenas y restaurantes ofrecen descuentos importantes a través de la compra online.

Bote en conjunto

Despedidas, cumpleaños, la quiniela, cenas, regalos de boda, cestas para los nuevos padres, amigo invisible en navidad … Son muchos los gastos adicionales que tenemos a lo largo del año con los compañeros de la oficina. Hacer planes es algo bueno pero que puede resentir nuestro bolsillo. Así que, una opción es hacer un bote común para todos estos gastos.

Si jugáis a la lotería y vais ganando pequeños premios, siempre podéis acumular el dinero en el bote y tener un fondo para organizar una cena. Lo importante es definir una cantidad fija para que cada uno aporte. Y recuerda que, para enviar dinero, puedes utilizar ABANCA Pay.

Muévete

Si vives cerca de la oficina o tienes que salir de la oficina a algún lugar en específico, opta por la bici o ir caminando. Así, realizaras un poco de ejercicio y ahorrarás gasolina. Recuerda que estar todo el día en una silla no es bueno. Si no tienes bici propia, en muchas ciudades encontrarás bicicletas para alquilar.

Utiliza el transporte público o comparte coche

Cada vez sube más el precio de los combustibles, así que, es hora de que te plantees el cambio al transporte público para ir al trabajo. Además de ser más barato, ahorrarás en parking. En la mayoría de las ciudades puedes encontrar abonos mensuales o tarjetas de descuento y pagar menos por trayecto.

Si no tienes líneas de bus o tren cerca y vas a utilizar tu coche para ir al trabajo, busca entre tus compañeros a alguno que viva cerca de ti y uníos al consumo colaborativo: si compartís trayecto podréis dividir gastos y ahorrar dinero.

Ahorra con tu outfit de oficina

No es fácil encontrar el look perfecto para la oficina y a veces terminamos gastando más de lo que nuestra economía nos permite. Sin embargo, con unos pequeños trucos podrás armar outfits sin tener que gastar mucho dinero.

Lo más importante es identificar qué prendas tienes. Piensa en posibles conjuntos y combinaciones y evalúa que prendas necesitas para completar alguno de esos looks. Esto te ayudará a ver con más claridad lo que tienes y lo que precisas comprar.

Apuesta por los colores neutros como el negro, el azul marino, el gris, los tonos beige o el blanco. No sólo es posible combinarlos entre ellos, sino que no se nota tanto cuando los usas repetidamente y no hacen que sea evidente que estás usando lo mismo.

Siguiendo estos pequeños consejos podrás ahorrar en tu día a día. Pero si, aun así, el dinero se escapa de tu bolsillo, empieza a utilizar el método Kakebo para llevar un mayor control y poder reducir gastos en aquello innecesario.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.