Productos reacondicionados: cómo ahorrar dinero con ellos

Cuando compramos un dispositivo electrónico, muchas tiendas dan posibilidad de adquirir ese mismo dispositivo, pero como producto reacondicionado a un precio mucho menor. Este tipo de productos están cada vez más en auge. ¿El motivo? La explosión de las ventas online, el avance vertiginoso de la tecnología y los altos precios de los últimos lanzamientos, que nos animan a reemplazar continuamente muchos de nuestros dispositivos.

Así, los productos reacondicionados se han convertido en una alternativa que muchos contemplan a la hora de adquirir dispositivos de última tendencia y uso cotidiano, como teléfonos móviles, ordenadores o tablets, a muy buen precio. Pero ¿sabes qué son exactamente los productos reacondicionados?, ¿Cuál es su estado de partida?, ¿Qué garantías tiene? En el siguiente artículo trataremos de resolver estas y otras dudas.

¿Qué es un producto reacondicionado?

Un producto reacondicionado es aquel que ha sido devuelto a la tienda o empresa de origen y esta ha decidido repararlo por completo y ponerlo de nuevo a la venta a un precio reducido.

Es una opción que merece la pena explorar si quieres exprimir todas las posibilidades a la hora de adquirir un producto tecnológico, ya que puedes encontrar auténticas gangas en productos de gama alta que de otra manera a lo mejor no podrías permitirte. Pero ¡ojo! No te dejes deslumbrar por el término ‘reacondicionado’, ya que no significa nada si no va acompañado de un buen descuento acorde con el estado real del producto que recibes.

Garantías y facilidades de devolución

El mayor problema de los productos reacondicionados es que no sabemos realmente el producto que nos va a llegar, por eso la clave es que fijarse en dos cosas:

  • El tipo de garantía que ofrecen. El punto de partida, como productos equiparables a productos de segunda mano, es que la garantía sea de 12 meses, pero es habitual encontrar tiendas que ofrecen hasta 24 meses, ya sea porque se trata de productos que consideran “nuevos” o por una ampliación como garantía comercial.
  • Que puedes ejercer el derecho de desistimiento con un plazo ampliado y sin costes adicionales si el producto no se ajusta a tus expectativas.

Consejos para acertar en la compra

  1. No des por supuesto nada a la hora de comprar un reacondicionado. Cuando te ofrezcan un producto etiquetado como reacondicionado lo mejor es asumir que es un producto de segunda mano y a partir de ahí, valorar si te interesa o no.
  2. Comprueba el ahorro real que vas a obtener. Compara en diferentes tiendas y desconfía de grandes descuentos, ya que muchas veces están calculados sobre el precio de referencia o recomendado por el fabricante y posiblemente esté desactualizado.
  3. Utiliza comparadores para comprobar el precio real de mercado de ese producto. Si finalmente decides no optar por un reacondicionado, recuerda que otra opción para adquirir productos tecnológicos es la compra a plazos.
  4. Revisa la descripción del producto. No siempre aparece suficientemente detallada y no te garantiza que sea la correcta.
  5. Valora el tipo de producto que vas a adquirir, y no esperes el mismo ahorro para todos. Plantéate algunas cuestiones: desgaste, vicios ocultos, higiene, antigüedad del modelo y los componentes.
  6. Verifica si la web que te ofrece el producto reacondicionado es un marketplace. Se trata de empresas que actúan como intermediarios entre un consumidor y un vendedor. La mayoría de los casos la garantía y la posible devolución del producto la tendrás que gestionar directamente con el vendedor. ¡Valora los riesgos!
  7. Cuando recibas el producto que has comprado, revísalo con cuidado.
Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.