¿Cómo proteger tu casa durante vacaciones?

En vacaciones es importante relajarse y disfrutar del merecidísimo descanso, sin olvidar, eso sí, tu protección y la de los tuyos. Es por eso que te traemos una serie de recomendaciones o consejos de seguridad que debes tener en cuenta siempre que te vayas de vacaciones.

Consejos de seguridad para irte de vacaciones:

Preparando las vacaciones…

  • Mejora la seguridad de tu domicilio. La puerta principal es el lugar por el que la mayor parte de los ladrones acceden a las viviendas, algo que la convierte en un punto débil. Para solucionarlo puedes invertir en la instalación de una puerta acorazada o una cerradura con tres puntos de anclaje (superior, inferior y lateral) que dotará la entrada de mayor seguridad. Si no puedes permitirte un desembolso elevado, cambia el bombín de la cerradura por uno de mayor calidad. Este pequeño cambio, que no te supondrá un gran desembolso, mejorará la seguridad de tu vivienda.
  • Instala una alarma. Si tu domicilio va a permanecer cerrado, disponer de alarma no solo garantizará una mayor protección en tu hogar sino que ejercerá un efecto disuasorio. En el mercado existen sistemas según el tipo de inmueble, la conexión o la función que cumplen, por lo que no te resultará complicado encontrar una que se adapte a tus necesidades. Con todo, si ya dispones de alarma conectada a la Central Receptora de Alarmas (CRA), te recomendamos informar de tu viaje a la central para extremar las precauciones y realizar las pertinentes pruebas de seguridad.
  • Disimula tu ausencia. Especialmente en periodos largos, una de las claves para evitar que los ladrones fijen su atención en tu vivienda es que parezca que está habitada. Es recomendable subir y bajar las persianas con frecuencia y encender y apagar las luces o la televisión, tareas para las que puedes contar con la colaboración de algún amigo o vecino de confianza. Además, si dispones de la tecnología necesaria, puedes programarlas en determinados momentos del día.
  • Presta atención al buzón. Otra de las cuestiones que atraen la curiosidad de los amigos de lo ajeno es un buzón abarrotado de correo. Para evitar esto, puedes pedir al portero, un familiar o un vecino de confianza que lo revise durante tu ausencia, o puedes contratar en Correos un apartado postal.
  • Mantén la llave a buen recaudo. Si durante tus vacaciones decides confiarle una llave de tu casa a alguien, que sea una persona de confianza. Es importante que no dejes la llave a la vista de desconocidos (en una portería, por ejemplo) ni que la escondas debajo de una maceta o del felpudo. Parece una tontería pero si es uno de los consejos de seguridad que más repetimos es por algo…
  • Discreción ante todo. No se trata de que mantengas tus vacaciones en secreto pero te recomendamos que no divulgues esa información en el supermercado o la cafetería ya que podría llegar a oídos de quien no debería. En este sentido, también es importante no llamar mucho la atención al cargar el equipaje en el coche, por ejemplo, ya que sería la confirmación que los ladrones buscan para entrar.
  • Cuida tu actividad en redes sociales. Hoy en día los ladrones también entran por las ventanas virtuales de internet. Recuerda que 8 de cada 10 delincuentes revisan los perfiles de sus víctimas, por lo que es fundamental que no compartas en tus redes sociales ni cómo ni cuándo te vas de vacaciones. Del mismo modo, cuando subas fotos en tu viaje, mantén desactivada la opción de geolocalización.
  • Vigila el teléfono. Desconecta el teléfono de casa, o si lo prefieres, déjalo a un volumen bajo. También puedes desviar las llamadas a tu móvil para que no sea tan evidente que no estás, en especial durante las horas del día. Además, y aunque parezca evidente, no dejes mensajes grabados en el contestador automático avisando de tu ausencia.
  • Deja todo bien cerrado y a buen recaudo. Comprueba que las puertas y ventanas de tu domicilio quedan cerradas; las llaves del agua y gas, cortadas; los electrodomésticos que no vayan a utilizarse, desconectados, y la alarma activada, ¡por supuesto! Además, es conveniente que no dejes a la vista los objetos de más valor ni acumules en casa elevadas cantidades de dinero para evitar tentar a los ladrones y, en caso de asalto, reducir su impacto.

Durante tus vacaciones…

  • Documentación personal. Lleva siempre contigo tu DNI o pasaporte y evita llevar tu documentación personal y las llaves del domicilio particular juntas.
  • Consejos de seguridad en el uso de la tarjeta de crédito. El uso de las tarjetas de crédito se multiplica cuando nos vamos de vacaciones: hoteles, restaurantes, coches de alquiler, entradas para el teatro… Recuerda que nunca debes perder de vista la tarjeta —y mucho menos que te la cojan para realizar el cobro en otro lugar—, cubre el teclado a la hora de marcar tu código secreto y nunca apuntes o compartas con terceros el PIN.
  • Cargos que no reconoces. Aunque estés de vacaciones, te aconsejamos que mires con frecuencia los movimientos de tus cuentas bancarias. Para eso, tu mejor aliada es la app de tu banco.
  • Visto y no visto. Aunque pienses que solo va a ser un segundo o un par de minutos, los delincuentes pueden aprovechar ese mínimo espacio de tiempo para robarte el móvil de la playa, realizar un tirón al bolso en el museo, coger el coche cuando estás repostando o entrar en casa mientras cenas en la terraza. Permanece vigilante.
  • La caja fuerte del hotel, la mejor opción. Evita viajar con mucho dinero en efectivo (lo mejor, la tarjeta) y objetos de valor (como joyas). Si lo haces, nunca los dejes en la habitación del hotel o en el apartamento. La mejor opción es la caja fuerte del hotel.
  • Bolso o mochila siempre cerrados. No acudas a los eventos con objetos voluminosos y lleva la mochila o el bolso siempre cerrados.
  • Vigila tus pertenencias y guarda los objetos de valor (teléfono móvil, cartera, etc.) preferentemente en los bolsillos delanteros del pantalón o en el interior de la chaqueta. Mantén bien sujeto el material fotográfico y audiovisual.
  • Comportamiento sospechoso. Si en la terminal de autobuses, aeropuertos o trenes observas comportamientos sospechosos, por ejemplo, que hay personas que no van con maletas y están en actitud ociosa y vigilante hacia los viajeros, extrema las precauciones e incluso avisa al dispositivo de seguridad.
  • Niños pequeños. Evita perder de vista a tus hijas e hijos e indícales con antelación cómo actuar en caso de que se pierdan, dirigiéndose a la Policía o personal de seguridad que puedan tener a la vista. Identifícalos para que, en caso de perderse, te pueden localizar: una simple pulsera con tus datos de contacto puede ser muy útil. Recuérdales que no atiendan ni indicaciones ni peticiones de desconocidos.

De vuelta en casa…

En caso de que tengas alarma en casa, al llegar avisa a la CRA del fin de tus vacaciones y comunícales que volverás a hacer vida normal en el domicilio.

Además, es importante recordar que si, al llegar a tu casa, la puerta está abierta o forzada, deberás permanecer fuera de la vivienda y llamar inmediatamente al 091 o al 062 si estás en una zona rural. Si eres consciente del robo una vez dentro, intenta no tocar nada para no interferir en la identificación de los asaltantes.

¿Qué hacer en caso de robo?

Si a pesar de haber seguido de forma rigurosa todos estos consejos los ladrones han conseguido irrumpir en tu casa, te alegrarás de tener un seguro de hogar que contemple este tipo de incidencias, como el Seguro Hogar ABANCA.

Ya tengo seguro

Si tienes contratado un seguro de hogar conocerás todas las ventajas que te ofrece este servicio y la tranquilidad que supone, especialmente cuando tienes que abandonar tu vivienda durante algún tiempo.

Pese a todo, para evitar posibles quebraderos de cabeza, es conveniente que revises el capital asegurado con cierta regularidad para adaptarlo a tu situación actual y no incurrir en lo que se denomina ‘infraseguro’.

Esto es, si has reformado la cocina o el baño, has adquirido un nuevo trastero o has dotado tu hogar de lo último en domótica, es probable que el valor del contenido haya aumentado significativamente. En esta situación, de producirse un siniestro, el valor del capital dañado podría superar la cantidad asegurada y, por consiguiente, la indemnización de tu seguro no cubriría el total de los costes.

No tengo seguro de hogar

Aunque la normativa vigente en España no obliga a los propietarios a contratar un seguro de hogar, a la hora de contratar una hipoteca sí es obligatorio contar con un seguro que cubra los posibles daños que puediera sufrir la vivienda.

Si te has planteado contratar un seguro de hogar es importante que tengas en cuenta una serie de conceptos que te ayudarán a resolver tus dudas antes de decidir qué tipo de póliza se adapta mejor a tus necesidades.

Así, debes saber que los seguros de hogar de ABANCA responden ante el contenido y el continente si se produce un robo o expoliación en la vivienda. Por un lado, cubren todos los elementos que se encuentran en el interior, tales como electrodomésticos, aparatos electrónicos, muebles, joyas o ropa. Por otro lado, se hace cargo de los daños ocasionados en lo relativo a la construcción y la estructura, es decir, cimientos, suelos, puertas o pintura, por ejemplo.

Además, otra de las cuestiones importantes es la responsabilidad civil, pues estarás protegido ante los daños que se generen a terceros ya que el seguro se hará cargo de las reparaciones y las indemnizaciones en el caso de que sea necesario.

Si ya te has decidido a proteger tu casa con un seguro de hogar, el de ABANCA te ofrece estas y muchas más coberturas. Infórmate de todas las ventajas y ¡viaja con tranquilidad!

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.