Reformas que mejoran la eficiencia energética de una vivienda

4.9/5 - (34 votos)

Reformar una vivienda no es tarea fácil. Por lo general, requiere una considerable inversión de tiempo, recursos y energía. Sin embargo, cuando se trata de convertir una casa antigua en un hogar de alta eficiencia energética, los beneficios superan con creces los desafíos. Al emprender un proyecto de esta magnitud, no solo se busca mejorar la estética y funcionalidad del hogar, sino también reducir el impacto ambiental y obtener ahorros significativos a largo plazo. 

Si estás planificando hacer reformas de eficiencia energética en tu vivienda, aquí te presentamos algunos arreglos que mejorarán el consumo de tu hogar sin sacrificar comodidad ni estilo. Además, te ayudarán a ahorrar dinero en las facturas de servicios, y te darán la satisfacción de llevar una vida más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. ¡Toma nota!

¿Qué son las obras de eficiencia energética? 

Antes de empezar a romper la pared debemos saber qué son y qué incluyen estas reformas. Las reformas de eficiencia energética son una serie de mejoras y modificaciones realizadas en un edificio o vivienda con el objetivo de reducir el consumo de energía y mejorar su rendimiento energético. Estas obras están diseñadas para optimizar el uso de los recursos disponibles, minimizar las pérdidas y desperdicios de energía, y reducir el impacto ambiental asociado con el consumo.

Estas reformas no solo ayudan a reducir los gastos mensuales asociados a las facturas, sino que también contribuyen a disminuir la huella de carbono y proteger el medio ambiente al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Si quieres que tu hogar sea aún más sostenible, puedes considerar implantar paneles solares para el autoconsumo

Reformas de eficiencia energética

Estas son algunas de las reformas de eficiencia energética que podrían mejorar tu hogar: 

Aislamiento térmico

Uno de los pilares para lograr una vivienda eficiente es el aislamiento térmico. Esta reforma consiste en la instalación de materiales en paredes, techos, suelos y cubiertas que reduzcan la transferencia de calor entre el interior y el exterior del hogar. Con un buen aislamiento se logra mantener una temperatura confortable durante todo el año, evitando pérdidas de calor en invierno y exceso de calor en verano. Aislar nuestra vivienda de forma adecuada nos permite ahorrar en la factura eléctrica al evitar un consumo excesivo de la calefacción y el aire. 

Para lograr el mejor aislamiento se pueden emplear diferentes opciones de materiales, como la lana de roca, la celulosa, el poliestireno expandido (EPS) o el poliuretano. Cada material presenta características específicas y su elección dependerá de factores como el clima local, la ubicación de la vivienda y el presupuesto disponible.

Sustitución de ventanas

Tener las ventanas apropiadas en todas las habitaciones de nuestra vivienda es lo ideal para evitar la pérdida de aire fresco o la entrada de frío en el hogar. Reemplazar las ventanas antiguas por modelos más eficientes, seleccionando el vidrio adecuado y el material de los marcos, ayudará a mejorar el aislamiento de la vivienda. Si las ventanas son antiguas o están mal selladas, pueden permitir filtraciones de aire, lo que afecta el balance térmico del hogar. Las ventanas de doble o triple acristalamiento reducen la pérdida de calor y, al mismo tiempo, disminuyen el ruido exterior.

Además del tipo de vidrio, es importante asegurarse de que el montaje de la ventana y de la persiana (en caso de que haya) sea el correcto, para evitar fugas de aire y asegurar un cierre hermético.

Sellado de huecos

Incluso con un buen aislamiento y cerramientos eficientes, si existen fugas de aire en la vivienda gran parte del esfuerzo por lograr la temperatura ideal dentro del hogar se perderá. Por esta razón, el sellado adecuado de huecos y fisuras presentes en paredes, ventanas, puertas y sistemas de ventilación es esencial.

Identificar y corregir estas fugas (eliminando corrientes de aire no deseadas) permitirá mantener un ambiente interior más confortable y reducir el consumo excesivo de energía en calefacción o aire

Ventilación 

Aunque parezca contradictorio, una ventilación adecuada también es esencial para la eficiencia energética. Una vivienda bien ventilada evita la acumulación de humedad, lo que contribuye a la formación de moho y hongos, y también evita la concentración de contaminantes en el aire interior. 

Tradicionalmente, la ventilación se realizaba mediante la apertura de ventanas, lo que resulta en un desperdicio de energía. Actualmente, existen sistemas de ventilación mecánica controlada que permiten extraer el aire viciado y traer aire limpio y filtrado del exterior. Estos sistemas mantienen una temperatura interior constante y agradable tanto en invierno como en verano, contribuyendo así a un hogar más saludable.

Climatización

El sistema de climatización de una vivienda tiene un impacto directo en el consumo de energía. Hoy en día, existen diversas opciones como calderas de condensación, bombas de calor o suelo radiante.

Para elegir el sistema más adecuado es necesario tomar en cuenta las características específicas de la vivienda, el clima de la zona y las necesidades individuales. Además, es importante revisar que no haya fugas en las tuberías y en el aislamiento del sistema para asegurar su funcionamiento óptimo.

La climatización puede incluir dispositivos inteligentes que den un control preciso y programado de la temperatura en cada estancia o área de la vivienda. De esta manera, se puede optimizar el consumo energético según las necesidades reales de cada espacio, evitando el derroche innecesario.

¿Qué ahorro de energía supondrán estas reformas?

El ahorro de energía obtenido después de las reformas de eficiencia energética dependerá de varios factores, como el tamaño de la vivienda, el clima de la región, los hábitos de consumo y el estado inicial de la vivienda en términos de aislamiento y equipamiento. Sin embargo, en líneas generales, es posible estimar el potencial de ahorro energético:

  • Aislamiento térmico: un correcto aislamiento puede reducir las pérdidas de calor en un 25% o más, lo que implica un ahorro similar en los costes de calefacción. En climas cálidos, el aislamiento adecuado puede disminuir la demanda de refrigeración hasta en un 30%.
  • Sustitución de ventanas: la sustitución de ventanas por modelos más eficientes puede reducir las pérdidas de calor en un 20% o más. En regiones donde el enfriamiento es más relevante, el ahorro en el consumo de aire acondicionado puede ser significativo.
  • Sellado de huecos: el sellado adecuado de ventanas, puertas y otros puntos de entrada y salida de aire puede suponer un ahorro energético del 5% al 15% del consumo total de energía de la vivienda.
  • Ventilación eficiente: aunque la ventilación no necesariamente implica un ahorro de energía directo, una buena ventilación evita problemas de humedad y salud, lo que podría llevar a un ahorro indirecto al prevenir daños en la estructura de la vivienda.
  • Climatización inteligente: la elección de equipos de climatización eficientes puede generar un ahorro de entre un 20% y un 50% en los gastos energéticos relacionados con la calefacción y la refrigeración.

Deducciones por eficiencia energética

Mejorar la eficiencia energética de tu vivienda tiene numerosos beneficios: disminuye el consumo de recursos y, en consecuencia, reduce las facturas de servicios básicos, contribuye al cuidado del medio ambiente, aumenta el confort de tu hogar durante todo el año, y además es una inversión rentable. El Gobierno ha implementado un plan para ayudar a los consumidores a afrontar los crecientes costos energéticos y promover la sostenibilidad en los hogares, a través de la deducción del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Esta deducción se aplica a inversiones realizadas para mejorar la eficiencia energética de las viviendas y varía según el tipo de obra. Existen tres tipos de deducciones: obras para reducir la demanda de calefacción y refrigeración (deducción del 20%), obras para reducir el consumo de energía no renovable (deducción del 40%) y obras de rehabilitación energética de edificios (deducción del 60%). Puedes saber más sobre estas deducciones aquí

Mejorar la eficiencia energética de una vivienda es una inversión inteligente que puede generar ahorros considerables en el consumo de energía. Si estás pensando realizar reformas, el servicio de ABANCA de Préstamos Reforma 24 h es una opción rápida, segura y totalmente online que te permitirá tener el presupuesto que necesitas en poco tiempo. Obtén asesoramiento personalizado y toma las mejores decisiones para tu hogar. Ahora que sabes todos los beneficios, ¿qué esperas para buscar ayudas para rehabilitar tu hogar?

Recuerda que los contenidos de este blog tienen carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate.

Logo Movil

Consejos para evitar estafas al comprar online

Suscríbete a la newsletter y consigue nuestra guía por tiempo limitado.