Consejos para la primavera: cómo ahorrar agua y energía en tu jardín

Consejos para la primavera: cómo ahorrar agua y energía en tu jardín
Valora esta entrada

Nos despedimos del invierno y sus heladas para, por fin, dar la bienvenida a la primavera, las flores y los planes de ocio al aire libre. Quienes viven en el campo saben mejor que nadie a qué nos referimos: sí, mantener un jardín supone ciertos costes, pero, ¿y lo maravilloso de poder empezar a sacarle partido desde ya a los primeros rayos de sol sin tener que salir de casa? Para los afortunados que cuenten con este pequeño lujo en su día a día traemos una serie de recomendaciones con las que ahorrar agua y energía sin dejar de disfrutar del bienestar que aporta vivir rodeado de naturaleza.

Consejos para ahorrar agua

Tus facturas comenzarán a dispararse en cuanto decidas poner a punto tu jardín o tu huerto si no tienes en cuenta ciertos aspectos relacionados con el riego. Para evitar disgustos y, además, colaborar con el consumo de agua responsable, las siguientes ideas pueden resultarte de gran ayuda. Y es que no es necesario gastarse un dineral para que tus plantas luzcan perfectas durante la primavera y el verano. La clave está en cuidarlas de la manera adecuada.

1. Reutiliza el agua

¿Alguna vez te has parado a pensar en toda el agua que desperdicias en la ducha mientras esperas a que salga caliente? ¿O la que utilizas para hervir pasta o verduras? Son opciones perfectas para regar plantas de interior.

2. Aprovecha el agua de lluvia

Algo tan sencillo como sacar algunos cubos o barriles al exterior puede contribuir a reducir en gran medida tu consumo de agua. Puedes, además, colocarlos junto a las tuberías que conducen el agua del tejado al suelo y hasta valorar la posibilidad de adquirir cisternas de diferentes tamaños si vives en una zona donde las precipitaciones son abundantes.

3. Evita el césped

Que en nuestro país existan cada vez menos jardines con césped no es casualidad: es un cultivo que exige mucho riego y, además, España no cuenta con el mejor clima para mantenerlo perfectamente cuidado. Con todo, puede sustituirse fácilmente, ya que existen numerosas alternativas naturales y artificiales más sencillas de mantener y, sin duda, más económicas.

4. Escoge el mejor sistema de riego

Lo más eficiente y ahorrador, sin duda, es apostar por riego por goteo, si bien es cierto que se trata de un sistema costoso que requiere de revisiones constantes. Además, conviene evitar al máximo el uso de mangueras; ajustar los aspersores cada cierto tiempo (ya que tienden a moverse) y utilizar regaderas o cubos para pequeños grupos de plantas. Infórmarte con más detalle de los mejores sistemas de riego que existen en la actualidad.

5. Hazlo en el momento adecuado

No importa el sistema escogido: el mejor momento para regar el jardín siempre es la primera hora del día o por la noche, ya que, de este modo, evitaremos la evaporación del agua que sí se produce a pleno sol.

Cómo ahorrar energía en tu jardín

Solo con dividir el espacio exterior de tu casa en diferentes zonas para no tener que encender todas las luces al mismo tiempo ya estarás ahorrando. Y recuerda que al utilizar bombillas de diferentes potencias contribuirás, además, a crear ambientes diferentes en tu jardín, también. La tecnología LED, la energía solar y los sensores también son buenas opciones. Te contamos por qué:

1. Tecnología LED

Empleando bombillas LED podrás reducir hasta en un tercio el gasto de energía eléctrica. Además, son muy resistentes, ya que soportan la humedad y las temperaturas extremas.

2. Energía solar

Son una gran opción al no consumir energía eléctrica. Ya te contamos todo lo que debes saber sobre las placas solares y si resultan rentables. Además, no requieren de instalación previa y son autónomas, cargándose durante el día y encendiéndose por la noche.

3. Sensores

Si apuestas por automatizar el encendido y el apagado de las luces de tu jardín, te asegurarás de que solo se activen en el momento necesario, evitando, de este modo, desperdiciar energía eléctrica. Existen diversos tipos de sensores, como los crepusculares, que miden la cantidad de luz y se encienden cuando es necesario, o los de presencia, ideales para la puerta del garaje o la entrada de tu casa.

Como ves, no es necesario realizar grandísimos esfuerzos para ahorrar agua y energía en tu jardín, si bien es cierto que echando mano de ciertas tecnologías como las que hemos comentado, a la larga acabará compensándote… y mucho. No es solamente una cuestión de ahorro, sino también de respeto al medio ambiente, de comodidad y de seguridad.

Si estás pensando en hacer una pequeña reforma o instalación en tu jardín de cara a la época de reuniones familiares y barbacoas con amigos, el Préstamo 24h de ABANCA puede interesarte. ¡Solicítalo ya! 

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.