Banca electrónica: un superpoder para tu negocio

Tener una empresa equivale, en la mayoría de los casos, a no tener tiempo para ir al banco.  Y como el tiempo es dinero, te mostramos en cinco pasos cómo realizar fácilmente tus gestiones a través de la banca electrónica para empresas, un superpoder a tu alcance.

Primer paso: Activa a tu superpoder

Tras contratar la Banca Electrónica y recibir tu usuario y pin, accede al perfil de empresas de abanca.com Para introducir tu pin, usa el teclado virtual y después pincha en acceder.

Segundo paso: Navega

Al acceder a la banca electrónica, lo primero que encontrarás es tu posición global, es decir la foto fija de la actividad de tu empresa en el banco. Además, puedes ver directamente a las operaciones habituales (consulta de movimientos, transferencias a mis cuentas u a otras, domiciliaciones, e-correspondencia, etc.).

Tercer paso: Simplifica

Hay operaciones que seguro que haces más de una vez. Para ahorrarte tiempo, márcalas como favoritas, pinchando sobre el icono representado por una estrella (en la esquina superior derecha). La próxima vez que entres en tu banca electrónica podrás acceder a todas tus operaciones favoritas, pinchando en la parte superior de la pantalla.

Cuarto paso: Consulta

La banca electrónica te permite realizar una búsqueda más específica mediante los criterios de búsqueda que te muestran tus movimientos por fecha, importe o concepto. Esta herramienta la puedes encontrar en la parte superior izquierda, justo encima de la tabla de movimientos.

Cuando estés consultando tus movimientos y veas que junto al concepto aparece el icono de PDF, puedes pinchar sobre él y, abrir o descargar, la correspondencia asociada.

Quinto paso: Firma

La banca electrónica te ofrece la posibilidad de firmar ficheros y remesas sin tener que pasarte por el banco. Para acceder, selecciona en el menú la opción ficheros y, una vez dentro, pincha en la columna de la izquierda sobre enviar ficheros.

Cuando pinches, aparecerán todos los ficheros pendientes para firmar. En la parte inferior de la pantalla puedes enviar el fichero sin firmar y realizar la operación en otro momento. También tienes la opción de firmar el fichero y no ejecutar (no enviarlo) y, por último, puedes firmar la operación y ejecutarla. Siempre que tengas firmas pendientes, aparecerán en la esquina superior derecha, en el buzón de firmas.

Esta es solo una parte de todo el tiempo que puedes ahorrar con la banca electrónica, dedicándolo a lo más importante: tu negocio.

Comentarios
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.