Tu empresa también debe tener un plan de Prevención de Riesgos Laborales

Tu empresa también debe tener un plan de Prevención de Riesgos Laborales
Valora esta entrada

Ya seas autónomo, tengas un empleado a tu cargo o una empresa de 5.000 trabajadores, tu negocio debe contar con un Plan de Prevención de Riesgos Laborales.

Los siniestros laborales son uno de los problemas más graves y comunes del entorno profesional en nuestro país. ¿Las razones? Precariedad laboral, los trabajos temporales y la falta de cultura preventiva. Por esta razón surgió la Ley de Prevención de Riesgos laborales en el año 1995, para proteger a los trabajadores de los peligros a los que se exponen cada día en su entorno laboral y evitar (o, al menos, reducir al máximo) los accidentes y las enfermedades profesionales. El Código se actualizó en 2016 y aquí puedes consultarlo.

La prevención es una obligación de la empresa y de los trabajadores, además de un derecho de los segundos. Por ello, diseñar e implementar un Plan de Prevención de Riesgos Laborales que vele por la salud y la seguridad de todas las personas que conforman una empresa se vuelve imprescindible.

¿Qué implica la Prevención de Riesgos Laborales (PRL)?

Como comentábamos anteriormente, existen una serie de derechos y obligaciones derivadas de la gestión de la PRL que resumimos a continuación.

Por una parte, los trabajadores tienen derecho a:

  • Ser informados de los riesgos derivados de su puesto para su salud y seguridad
  • Recibir formación teórica y práctica en materia preventiva en el momento de su contratación
  • Tener garantizada una vigilancia periódica de su estado de salud
  • Ser consultados y participar en las cuestiones que afecten a su seguridad o salud en el trabajado
  • Interrumpir la actividad cuando considere que esta entraña un riesgo para él y un largo etcétera.

Por otro lado, las obligaciones de los empresarios derivadas de lo anterior son:

  • Informar a los trabajadores de la empresa de los riesgos, medidas preventivas, de emergencia y evacuación de su puesto
  • Formarlos en materia preventiva
  • Ofrecer la posibilidad de realizar reconocimientos médicos o documentar la actividad preventiva.

¿Quién debe realizar un Plan de Prevención de Riesgos Laborales?

Antes de nada, conviene apuntar que todos los autónomos con trabajadores a su cargo, tal y como apunta la Ley, están obligados a implantar un Plan de Prevención de Riesgos Laborales en su empresa. Este lo deberá realizar un técnico de prevención, que podrá ser el empresario (siempre y cuando tenga el título), uno o más trabajadores o una empresa externa.

En primer lugar, para que pueda realizarlo el empresario, su negocio debe tener menos de diez trabajadores o, en caso de que exista un único centro de trabajo, la cifra no puede superar los veinticinco. Con todo, existen algunas actividades empresariales para las que esta opción no se contempla.

En segundo lugar, podrán elaborarlo uno o varios trabajadores designados por el empresario, que constituirá un Servicio de Prevención Propio.

Y, por último, existe la posibilidad de que el Plan de Prevención de Riesgos Laborales lo diseñe una empresa externa. En estos casos, conviene comparar entre diferentes opciones (actividades que incluyen, visitas que realizarán anualmente, cuándo comenzarán, precio, etc.) antes de inclinarnos por una u otra entidad.

Cuatro consejos para elaborar tu Plan

Lo primero que debes hacer es estudiar el sector al que pertenece tu empresa. No es lo mismo trabajar en una oficina que en una obra: los riesgos y problemas de seguridad derivados de cada profesión son diferentes.

Además, conviene analizar la propia empresa para que el Plan se ajuste al máximo a las necesidades concretas del negocio. En este sentido será necesario tener en cuenta las características e instalaciones del local, los equipos de trabajo, la existencia de agentes químicos y biológicos en el ambiente, los turnos y horarios, así como las condiciones físicas de los trabajadores (alergias, enfermedades, discapacidades, etc.) que puedan verse afectadas por las condiciones del trabajo.

A continuación, tras haber estudiado e investigado sobre el sector y la empresa, será el momento de reflejar las medidas preventivas y las soluciones para hacer desaparecer los problemas en la medida de lo posible. Asimismo, en el Plan también deberán figurar unos objetivos claros, un presupuesto para cada acción, la asignación de tareas de cada miembro del equipo, etc.

Y, ya por último, para que llegue a buen puerto y todos se sientan involucrados, los empleados deberán tener acceso al mismo y, por supuesto, recibir formación en riesgos laborales. De este modo, será mucho más sencillo. Podrás obtener información más detallada en la Guía Laboral de Prevención de Riesgos Laborales.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.