¿Cómo elegir el mejor depósito?

5/5 - (20 votos)

Los depósitos a plazo pueden ser una opción para obtener rendimiento por tus ahorros. Pero, al considerar la contratación de un depósito bancario, es natural tener dudas debido a la variedad de opciones y requisitos disponibles en el mercado. Es especialmente importante, sobre todo si es tu primera vez, familiarizarte con ciertos aspectos y condiciones comunes en los depósitos a plazo fijo para escoger el mejor depósito.

Además, es necesario tener en cuenta algunas preguntas fundamentales para seleccionar el depósito que se ajuste mejor a tus necesidades y garantice las mejores condiciones tanto para ti como para tus fondos. En este artículo, te daremos algunos consejos para que puedas tomar una decisión informada al elegir el mejor depósito para ti y tener claro lo que necesitas.

Consejos para elegir el mejor depósito: ¿en qué debo fijarme?

A menudo se cree que elegir el depósito que ofrece la mayor rentabilidad es la mejor opción. Sin embargo, es importante tener en cuenta otros factores que también influyen en la elección. El plazo del depósito, las condiciones de cancelación anticipada, el importe mínimo requerido y la forma de cobro de los intereses son puntos cruciales que debemos considerar. A continuación te los explicamos en profundidad. 

 ¿Depósito a corto o largo plazo?

Los plazos de los depósitos varían según el producto y la entidad, y pueden oscilar desde unos pocos meses hasta varios años. Si no necesitas disponer del dinero a corto plazo, puedes considerar optar por el plazo máximo posible. Sin embargo, si tienes la intención de utilizar los fondos en un futuro cercano, es preferible elegir un depósito a corto plazo para evitar penalizaciones por cancelación anticipada. Ten en cuenta que los depósitos a largo plazo suelen ofrecer una rentabilidad mayor que las cuentas a la vista. En este sentido, es fundamental valorar con precisión la situación económica personal para que el plazo del depósito se adapte a la necesidad de disponer de los fondos. 

¿Puedo cancelar anticipadamente el depósito? 

Como mencionamos anteriormente, cancelar un depósito a plazo fijo de forma anticipada puede tener penalizaciones. No todos los depósitos son iguales, ya que existen diferentes tipos, por lo tanto, es importante preguntar si puedes cancelar total o parcialmente tu depósito antes de que finalice el plazo establecido. Los depósitos que permiten su cancelación anticipada suelen tener una penalización, que puede implicar la pérdida de los intereses generados o una disminución en la rentabilidad del depósito. Es necesario conocer las condiciones y analizar la rentabilidad antes de contratar o retirar un depósito.

¿Cuánto es la inversión que necesito hacer?

En primer lugar, es esencial considerar la cantidad de dinero que planeas depositar. El ingreso mínimo y máximo de cada depósito varía según la oferta de cada entidad. Puedes encontrar depósitos a plazo fijo que permiten montos desde menos de 1.000 euros hasta cifras que superan los 200.000 euros. También existen depósitos que no exigen un importe mínimo o máximo. Sin embargo, debes tener en cuenta que cuanto más dinero inviertas en tu depósito, mayor será la rentabilidad. No olvides que estos productos están respaldados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que cubre hasta un importe máximo de 100.000 euros por depositante y entidad de crédito.

¿Cuándo cobraré los intereses?

Podemos encontrar tres tipos de liquidación de intereses: anticipada, periódica (mensual, trimestral, etc.) y al vencimiento:

  • Liquidación anticipada: si el depósito tiene este tipo de liquidación, la entidad pagará los intereses al comienzo del plazo del depósito. 
  • Liquidación periódica: el pago de los intereses se hará de forma periódica, bien sea mensual, trimestral o incluso anual.
  • Liquidación al vencimiento: este tipo de liquidación es el más habitual y utilizado en la mayoría de los depósitos. Una vez que el plazo acordado ha finalizado, se recupera el importe inicial del depósito más los intereses pactados. En este caso, se permite la cancelación anticipada, aunque normalmente conlleva alguna penalización.

En cualquier situación, las ganancias de los depósitos están sujetas a impuestos y se consideran rendimientos de capital mobiliario en el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) durante la declaración de impuestos. Estos rendimientos tributan a una tasa que oscila entre el 19% y el 23%, dependiendo de los intereses generados.

¿Qué rentabilidad ofrece?

Una vez hayamos analizado cuidadosamente todos estos aspectos relevantes y hayamos seleccionado las opciones que mejor se adapten a nuestras necesidades, llega el momento de para escoger el mejor depósito, elegir el depósito que nos ofrezca la mayor rentabilidad. Para lograrlo, es imprescindible tener en cuenta dos indicadores clave, tal como informa el Banco de España: la Tasa Anual Equivalente (TAE) y el Tipo de Interés Nominal (TIN). 

Estos porcentajes nos proporcionarán una idea clara del rendimiento que obtendremos con el dinero depositado. La TAE refleja el rendimiento anual de nuestro depósito, incluyendo tanto los intereses como las comisiones o gastos asociados. Por su parte, el TIN indica el porcentaje de dinero que recibe el banco por ceder el dinero. Se debe tener en cuenta ambos indicadores para tomar una decisión informada y obtener el mejor rendimiento posible de nuestro depósito bancario.

Además, es necesario prestar especial atención a si el pago de intereses está sujeto únicamente al depósito de dinero o si también se requiere contratar otros servicios adicionales, como la domiciliación de recibos o la nómina. Es posible que algunas entidades bancarias ofrezcan condiciones más favorables si se cumplen ciertos requisitos adicionales. Por tanto, es importante evaluar si se está dispuesto a cumplir con dichas condiciones para aprovechar al máximo los beneficios y obtener una mayor rentabilidad en tu depósito. 

Evalúa la situación personal

En conclusión, la rentabilidad será nuestro punto de partida en la búsqueda del mejor depósito. No es lo mismo contratar un depósito a corto plazo que uno a largo plazo. Si necesitas el dinero en un período breve, deberás buscar un depósito a corto plazo. Por otro lado, si no necesitas el dinero en poco tiempo busca un depósito a largo plazo, es decir, de 12 meses o más. Por lo general, a mayor plazo, los depósitos ofrecen una mayor rentabilidad.

Es esencial evaluar cuidadosamente nuestra situación financiera personal para seleccionar un depósito con un plazo adecuado a nuestras necesidades de liquidez.

Si estás interesado en conseguir el mejor depósito o quieres saber más sobre inversiones, en ABANCA hay un equipo de expertos que estará encantado de ayudarte. Ponte en contacto con nosotros y te aconsejaremos en todo lo necesario para que mejores tu salud financiera. 

Recuerda que este contenido tiene carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate.

Recuerda que los contenidos de este blog tienen carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate.

Logo Movil

Consejos para evitar estafas al comprar online

Suscríbete a la newsletter y consigue nuestra guía por tiempo limitado.