Apalancamiento financiero: ¿qué es y para qué sirve?

¿Estás pensando en poner en marcha un proyecto nuevo en tu empresa de manera rentable y no sabes cómo? Existen alternativas como el apalancamiento financiero que ayudan a tomar decisiones óptimas para mejorar el crecimiento de tu compañía. En este post te explicaremos qué es el apalancamiento financiero y para qué sirve. Si tienes curiosidad por saber en qué consiste esta estrategia, ¡sigue leyendo!

¿Qué es el apalancamiento financiero?

El apalancamiento financiero es una estrategia que consiste en hacer uso de mecanismos financieros para incrementar la cantidad de dinero que podemos destinar a una inversión. Se trata de invertir en un activo financiero no sólo con el capital propio, sino también con endeudamiento.

De esta forma, en lugar de usar recursos propios, la compañía se vale de capitales externos para aumentar su producción y lograr una mayor rentabilidad. El apalancamiento, que hace referencia a la acción de “mover algo con la ayuda de una palanca”, es el efecto que provoca la deuda en la rentabilidad financiera. Este efecto del apalancamiento financiero puede ser positivo o negativo, en función de si aumenta o disminuye la rentabilidad.

El grado de apalancamiento financiero se mide por la relación de capital propio frente al endeudamiento empleado. Se resuelve dividiendo la inversión que se lleva a cabo entre el capital que se posee. Por ejemplo, si se compra un activo por 1 millón de euros usando 500.000 euros de capital propio y la cantidad restante de financiación, se considera el apalancamiento en una relación 1 a 1. Es decir, por cada euro de capital propio, se emplea un euro de capital prestado.

¿Para qué sirve?

Como ya hemos comentado, el apalancamiento financiero sirve para optimizar el crecimiento de una empresa, poner en marcha un proyecto de una manera rentable o explorar mercados nuevos. Con él, se consigue invertir más dinero del que se tiene, y se pueden obtener más beneficios (o pérdidas) que si se hubiera invertido únicamente el capital propio.

El objetivo fundamental del concepto de apalancamiento financiero es hacer que el proyecto de una empresa resulte productivo y la operación financiera sea rentable.

Tipos de apalancamiento financiero

Podemos distinguir tres tipos de apalancamiento: el apalancamiento financiero, el operativo y el combinado.

Dentro del apalancamiento financiero, distinguimos, según el resultado, tres tipos:

  • El apalancamiento financiero positivo: se produce cuando la rentabilidad de la inversión es superior al coste de la deuda. El uso o el incremento de la deuda mejorará la rentabilidad financiera.
  • El apalancamiento financiero negativo: es el que se da cuando el rendimiento de la inversión realizada con la deuda es inferior al coste de la misma. La utilización o el aumento del endeudamiento empeora la rentabilidad financiera.
  • El apalancamiento financiero neutro: sucede cuando lo que se gana con las inversiones financiadas es igual a lo que se paga por los pasivos que financiaron esas inversiones. Es decir, la rentabilidad financiera no varía.

El apalancamiento operativo consiste en utilizar costes fijos para obtener una mayor rentabilidad por unidad vendida. Es la estrategia que permite convertir costes variables en costes fijos consiguiendo que, a mayores rangos de producción, el coste por unidad producida sea menor. Una empresa cuenta con un alto grado de apalancamiento operativo si el margen bruto de sus ventas es elevado. Cuantos más costes fijos se usen, el apalancamiento operativo será mayor.

Otro tipo es el apalancamiento combinado o total, que es la combinación del financiero y el operativo. Hace referencia al uso de los costes fijos operativos y financieros para aumentar los efectos de los cambios en las ventas sobre las ganancias por acción de la compañía. En definitiva, es el impacto total de los costes fijos en la estructura financiera y operativa de la empresa.

¿Cómo se calcula?

Para saber si nos interesa o no recurrir al apalancamiento, podemos aplicar la fórmula del apalancamiento financiero, que es la siguiente:

Ratio de apalancamiento financiero= (Activo/Fondos propios) x (BAT/BAIT)

En esta fórmula, el activo es el importe total de la inversión y los fondos propios constituyen el capital propio que se ha invertido. El BAT es el beneficio antes de impuestos, y el BAIT es el beneficio antes de intereses e impuestos.

Si el ratio de apalancamiento financiero es mayor que 1 significa que resulta rentable valerse de deuda para financiarse. Si es menor que 1, indica que el coste de la financiación ajena provoca que la rentabilidad sea inferior que si se invierte sólo el capital propio. Es decir, el endeudamiento no incrementa la rentabilidad. Por lo tanto, el valor ideal del apalancamiento financiero es mayor que 1.

Un ejemplo podría ser el siguiente: presentamos una inversión a un año de un importe de 1.000 euros que reporta un 10% anual libre de impuestos. Para financiar esta inversión empleamos 750 euros del capital propio de la empresa y 400 euros de un préstamo al 8% anual.

El rendimiento de la inversión con apalancamiento es del 10% sobre 1.000 euros. Es decir, de 100 euros. Este rendimiento debe asumir el coste de la deuda, que es del 8% sobre 400. Por lo tanto, ascendería a 32 euros. Si descontamos el coste de la financiación obtenemos la rentabilidad: en este ejemplo, serían 68 euros.

Ventajas y desventajas del apalancamiento financiero

Las principales ventajas del apalancamiento financiero son:

  • Las deudas ayudan a incrementar la rentabilidad financiera, ya que un aumento de los costes financieros pueden provocar un aumento en el beneficio. De esta forma, se produce un efecto multiplicador.
  • Recurrir a recursos externos permite entrar en inversiones a las que de otra manera no se podría acceder por no disponer de medios suficientes. Así, minimiza los riesgos para el patrimonio personal y supone una vía para optimizar recursos propios.
  • Reduce la incertidumbre a corto plazo y el apalancamiento financiero positivo se ve favorecido en épocas de inflación.

Por otro lado, entre las desventajas del apalancamiento financiero destacan:

  • Teniendo en cuenta que tiene un efecto multiplicador, puede incrementar las ganancias pero también las pérdidas si la operación no sale correctamente, y la compañía podría acabar en la insolvencia.
  • Es una estrategia de alto riesgo que provoca que la empresa sea dependiente de nuevos inversores y genera intereses que hay que pagar con independencia de cómo resulte la operación.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.