Mi tarjeta va a caducar, ¿qué debo hacer?

Pocas cosas en la vida son para siempre, y las tarjetas financieras no son una excepción. Por cuestiones de seguridad y para actualizar la tecnología que incluyen, es necesario renovar las tarjetas de débito y crédito cada cierto tiempo. En ABANCA, actualmente, la vigencia y caducidad de tarjetas en la práctica totalidad es de 5 años.

En un momento en el que el dinero en efectivo está a punto de ser historia, la tarjeta se ha convertido en el medio de pago preferido de los españoles. Y la comodidad que aporta es plena hasta que llega el día en que te das cuenta de que tu tarjeta va a caducar (¡o ya está caducada!).

Para evitar sorpresas de última hora, en este post te contamos todo lo que debes tener en cuenta cuando tu tarjeta de débito (o crédito) va a vencer.

¿Cómo solicitar una tarjeta de débito o crédito nueva cuando caduca?

En ABANCA no es necesario que solicites una tarjeta nueva cuando la tuya va a caducar. El sistema de emisión de tarjetas está automatizado. De esta forma, cuando detectamos que tu tarjeta va a vencer ya gestionamos el envío de una nueva, siempre y cuando la situación de la tarjeta lo permita. Actualmente, la vigencia de casi nuestras tarjetas es de 5 años.

De hecho, si tienes banca electrónica o la app de ABANCA, a partir de la segunda quincena del mes previo a que te caduque verás un aviso de que tu tarjeta está pendiente de activación. Esto significa que tu nueva tarjeta ya se está gestionando.

La única excepción es la Visa Xove. Al incorporar las ventajas del Carné Xove de la Xunta, necesitarás pagar las correspondientes tasas administrativas antes de tramitar la renovación de la tarjeta.

¿Hasta cuándo puedo utilizar una tarjeta que va a caducar?

Si quieres saber cuándo caduca tu tarjeta financiera, puedes verlo directamente en el anverso del plástico. La fecha de validez de una tarjeta se muestra en forma de mes y año.

Por ejemplo, si tu tarjeta caduca el 03/19 significa que podrás utilizarla hasta marzo del año 2019. ¿Pero y hasta qué día? Hasta el último día del mes que caduque, es decir y siguiendo este ejemplo, podrías utilizarla hasta el 31 de marzo del 2019, independientemente de que ya se esté gestionando el envío de la nueva tarjeta.

¿Cuándo me envían la tarjeta nueva?

Antes del vencimiento de tu tarjeta, te enviaremos una tarjeta nueva a tu domicilio o a tu oficina de ABANCA, según lo que nos hayas especificado. Y normalmente la recibirás a mediados del mes en que caduque.

En caso de que tengas el envío a oficina, te avisaremos por e-correspondencia o correspondencia postal cuando esté disponible para recogerla.

¿Cómo activar una tarjeta de débito o crédito?

Lo primero que debes hacer cuando recibes tu nueva tarjeta de débito o crédito es activarla, porque si no lo haces no podrás utilizarla ni para comprar ni para sacar dinero. Recuerda que desde el momento en que activas la nueva tarjeta, la tarjeta anterior dejará de funcionar aunque no haya caducado.

Tienes tres formas distintas de activar tu tarjeta:

  • Ir a un cajero e introducir por primera vez el PIN. Si la tarjeta que vas a activar es una renovación de otra tarjeta anterior, el PIN seguirá siendo el mismo.
  • Entrar en tu app ABANCA o en tu banca electrónica y usar la opción ‘Activar tarjeta’ que encontrarás en el menú ‘Tarjetas’. Necesitarás tener tu tarjeta a mano para confirmar su código de seguridad.
  • Llamarnos por teléfono al 981 910 522, de lunes a viernes de 8 de la mañana a 10 de la noche. Para identificarte por teléfono vamos a pedirte los cinco últimos números de la cuenta a la que está asociada la tarjeta en cuestión, así que tenlos a mano.

Evita el efecto tarjeta caducada

Hace años renovar la tarjeta no suponía ningún problema. Se utilizaban exclusivamente para sacar dinero y pagar en comercios. Sin embargo, con el auge de las compras online y los servicios que funcionan mediante suscripción, en la actualidad cambiar de tarjeta puede ser un verdadero dolor de cabeza.

Servicios como Netflix, Spotify o Amazon funcionan mediante suscripciones mensuales o anuales que se cargan de forma automática en la tarjeta de débito o crédito que tenemos asociada. Las ventajas de esta forma de pago son numerosas y para seguir utilizándolos solo tendrás que actualizar los datos bancarios de pago cuando la tarjeta caduca en cada una de las plataformas que tengas.

Como es lógico estas plataformas no quieren que dejes de pagarles. Así que probablemente tu bandeja de correo se empiece a llenar de mensajes en los que te recordarán que actualices tus datos personales cuanto antes para que no te quedes sin servicio. Lo mejor será que hagas un repaso de todos esos servicios que tengas contratados y que renueves tu información bancaria para no llevarte un susto cuando menos te lo esperes.

También te recomendamos que antes de emprender un viaje revises la fecha de caducidad de las tarjetas que piensas llevarte para asegurarte que van a seguir vigentes durante tu desplazamiento o de que activas tu nueva tarjeta previamente. Si tienes planeado algún viaje, te recomendamos que le eches un vistazo a nuestra guía para viajar al extranjero con todo lo que tienes que saber sobre tu dinero.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.