Plan de pensiones de empresa: cómo conseguir un mayor ahorro fiscal

Dentro de su plan de aportaciones, algunas empresas ofrecen a sus empleados la opción de adherirse a planes de pensiones de empresa que sirven como complemento a la pensión de jubilación de la Seguridad Social. Se trata de planes privados, exclusivos para los trabajadores, y en los que tanto la empresa como el empleado pueden beneficiarse de un ahorro fiscal. En el caso de los trabajadores al realizar la declaración de la Renta, y en el de las empresas, al ver reducida la base imponible del Impuesto de Sociedades debido a que las aportaciones se consideran un gasto deducible.

Además, en el ejercicio 2022, a través de este tipo de planes de pensiones los empleados pueden ver aumentado el límite de aportes hasta los 10.000 euros. En este post te contamos en qué consisten los planes de pensiones de empresa, cómo puedes aumentar tus aportaciones y conseguir un mayor ahorro fiscal.

En qué consisten los planes de pensiones para empresas

Los planes de pensiones son una opción común para poder disfrutar de una remuneración extra al llegar a la edad de jubilación. Los planes de pensiones de empresa se diferencian de los planes individuales de pensiones en que tanto la empresa como el trabajador pueden hacer aportaciones a lo largo de la vida laboral, mientras que en el plan individual solo el trabajador hace aportaciones y tiene reducciones.

Por medio de estos planes, la propia empresa realiza una aportación a los planes de sus trabajadores. La cantidad destinada al plan de pensiones de empresa no se considera parte de la nómina, sino que se trata de un salario en especie que no está sujeto a retención y, por tanto, el efecto fiscal es neutro.

Además de los aportes que realice la empresa, los trabajadores también tienen la posibilidad de aportar cantidades adicionales a estos planes de pensiones.

Un punto importante en el ejercicio 2022 es que los planes individuales tienen un límite anual de aportación de 1.500 euros y los de empresas, adicionalmente, de 8.500 euros. Si tanto la empresa como el trabajador hacen aportaciones al Plan de Empleo, el máximo anual pasa a estar limitado en 10.000 euros. Dentro de este límite máximo, si los ingresos que realiza la empresa no llegan a los 8.500 euros que tiene como límite el Plan de Empleo, el trabajador podrá realizar un ingreso adicional. Siempre que esta cantidad no supere la cantidad aportada por la empresa.

Lo vemos mejor con un ejemplo: Marta ha aportado 1.500 euros a su Plan Individual (alcanzando el límite para este tipo de planes) y su empresa ha contribuido 3.000 euros a su Plan de Empleo. Teniendo en cuenta que entre las dos aportaciones no se ha llegado al máximo, ¡Marta podría igualar la aportación de la empresa y aportar 3.000 euros adicionales a su Plan de Empleo!

Debido a este aumento en el volumen de aportaciones personales, el trabajador mejora su capacidad de ahorro fiscal a efectos del IRPF.

Los planes de pensiones para empresas también se consideran un beneficio social. Esto se debe a que es un incentivo que los trabajadores valoran y con el que la compañía puede atraer talento y conseguir un compromiso a largo plazo con la empresa.

Quien supervisa el funcionamiento del plan de pensiones de empleo, y tiene competencias para determinar todas las características relacionadas con él, es la comisión de control. Esta comisión está constituida por representantes de la empresa y del trabajador.

Además, los planes de pensiones para empresas están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que forma parte del Ministerio de Economía.

El 30 de junio de 2022 se publicó la Ley 12/2022 de Regulación para el Impulso de los Planes de Pensiones de Empleo. Esta ley favorece el desarrollo de los planes de pensiones promovidos por la negociación colectiva y forma parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Como novedad, esta ley establece la posibilidad de mejorar las aportaciones al plan de empleo por parte de los empleados y reduce el periodo de carencia exigible para acceder al plan de pensiones como partícipe, pasando de 2 años a 1 mes.

Tipos de planes de pensiones para empresas

Hay tres tipos de planes de pensiones para empresas: de aportación definida, de prestación definida, y mixto. En los planes de pensiones de aportación definida, el trabajador y la empresa determinan conjuntamente la cantidad anual a aportar. De este modo, se conoce la aportación pero no la prestación que se recibirá.

Por otra parte, en los planes de pensiones de prestación definida el funcionamiento es al contrario. El trabajador y la empresa determinan la prestación a cobrar y, en base a esta cifra, variarán las aportaciones anuales.

Como conjunción de ambas opciones tenemos el plan de pensiones mixto. De modo que en este tipo de plan está definido tanto la aportación anual como la prestación a recibir.

Según la situación y objetivos económicos de cada trabajador y las características de cada empresa puede ser más interesante una opción u otra.

El ahorro fiscal con los planes de pensiones de empresa

Una de las partes más beneficiosas de los planes de pensiones de las empresas es el ahorro fiscal.

Por parte del trabajador, las aportaciones a planes de pensiones, ya sea que se trate de un plan individual, asociado o de empleo, tienen consideración de rendimiento de trabajo y, por tanto, se reducen en la Base Imponible del Impuesto a la Renta. El límite máximo de reducción es del 30% de la suma de rendimientos del trabajo y actividades económicas que perciba el empleado. Y si la aportación ha sido mayor a este porcentaje, dispone de cinco ejercicios fiscales para reducir el exceso.

Por parte de la empresa, las aportaciones a los planes de pensiones en favor de sus empleados son deducibles íntegramente en la base imponible del Impuesto de Sociedades. Esto se debe a que se trata de un coste salarial. A partir de 2023, las empresas podrán aplicar una deducción adicional del 10% en la cuota íntegra por las contribuciones empresariales a sistemas de previsión social empresarial a trabajadores cuyas rentas no superen los 27.000 euros.

Ya sea que se trate de un plan de pensiones de empresa o individual, ambos permiten tener una mayor liquidez una vez que llega la etapa de jubilación. Lo que facilita el mantener el estilo de vida anterior. Otra opción que los trabajadores suelen valorar para tener una pensión mayor es retrasar la jubilación, que tiene tanto sus ventajas como sus inconvenientes.

El contenido de este artículo es de carácter informativo. Cualquier tipo de actuación que pueda venir motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que se hace referencia deberá ser objeto de un análisis específico adecuado a la situación particular de que se trate.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.