Phishing, así puedes protegerte de este fraude

Existen muchas amenazas en internet que tienen el objetivo de conseguir los datos de personas para realizar operaciones fraudulentas. Una de las más extendidas es el phishing, que consiste en el envío de correos electrónicos que contienen malware o enlaces a páginas web falsas en las que se solicita información sensible como contraseñas o claves bancarias que posteriormente serán utilizadas para incurrir en un fraude.

Recuerda que es importante contar con contraseñas seguras y modificarlas de forma periódica, evitando usar datos que sean fáciles de conseguir como año de nacimiento o nombres fáciles de adivinar, como el de tu pareja o hijos. En este post te damos recomendaciones de seguridad para tus contraseñas.

 ¿Cómo puedo sufrir un intento de phishing?

Este tipo de estafa llega normalmente a través del correo electrónico, siendo este un método sencillo para difundir intentos de phishing de forma indiscriminada. También se utilizan otras vías, el SMS (smishing) o las llamadas telefónicas (vishing), con lo que la recomendación es siempre la misma, no hagas clic en enlaces sospechosos, ni descargues adjuntos que lleguen de un remitente desconocido.

¿Cómo puedo reconocer este ataque?

Cuando recibimos un correo fraudulento, hay una serie de características comunes que nos llevarán a la sospecha de que estamos ante un fraude. Hay varias claves a tener en cuenta para reconocer que estamos ante un intento de phishing:

  • Fíjate en la dirección del remitente. Seguramente no sea la habitual o no contiene el nombre real de la empresa por la que intentan hacerse pasar
  • La redacción suele tener faltas de ortografía y frases mal construidas, como si hubiesen utilizado un traductor o corrector automático
  • El asunto suele ser tanto alarmista como llamativo, en plan “aviso de seguridad” o “notificación urgente”
  • El texto nos solicitará que, de forma urgente, hagamos algún tipo de acción. En caso de no hacerla, nos amenazarán con bloqueo de cuentas o tarjetas
  • No aparece nuestro nombre, suele ser un encabezado genérico
  • Piden que te descargues algo o envíes tus claves. Pero recuerda, tu entidad bancaria jamás te pedirá tus claves por correo electrónico.

Los delincuentes intentan emular al máximo los correos oficiales para que en un despiste puedan aprovecharse y conseguir nuestros datos.

Para evitar el phishing es importante que mantengas tu sistema operativo, antivirus y navegador actualizado. Además, no facilites nunca datos críticos por internet. Y, en caso de que sospeches algo, es mejor que llames a tu gestor directamente o a tu banco. Tampoco hagas clic en enlaces sospechosos ni descargues adjuntos a tu equipo o teléfono móvil.

Si detectas alguna actividad sospechosa, ponte en contacto de inmediato por teléfono con el 981 910 525 o por correo electrónico en tuseguridad@abanca.com.

 

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.