Renta fija, ¿qué es y en qué se diferencia de la variable?

Renta fija, ¿qué es y en qué se diferencia de la variable?
Valora esta entrada

¿Qué significa este término financiero?

A la hora de invertir nuestros ahorros tenemos la opción de hacerlo en títulos de renta fija o de renta variable. Los inversores más conservadores, a quienes no les importa obtener menos rentabilidad por su dinero si esto supone también asumir un menor riesgo, presumiblemente optarán por invertir en títulos de renta fija.

Pero, ¿qué significa este concepto? Es un tipo de inversión en la que tú le dejas dinero a una empresa o al Estado a cambio de que te devuelvan la cantidad prestada, junto con los intereses que haya devengado el dinero en el período de tiempo que hayáis pactado.

Su particularidad es que conocerás de antemano la cantidad final que te van a devolver. De este modo, podrás conocer la rentabilidad que te generará esa inversión. También sabrás cuándo recibirás dicha cantidad, ya que tiene una fecha de vencimiento conocida de antemano.

Tipos de títulos de renta fija

En el mercado financiero existen diversos títulos de renta fija. Ahora, te hablaremos de los más comunes. Distinguiremos 2 tipos: según su emisor y según su fecha de vencimiento.

Según su emisor, existen títulos emitidos por instituciones públicas o empresas de carácter privado:

  • Los títulos que emite una institución pública son los Bonos y Obligaciones del Estado y las Letras del Tesoro.
  • Las empresas privadas también pueden emitir este tipo de títulos de menor riesgo: por ejemplo, pagarés o cédulas hipotecarias.

Según la duración, podemos distinguir títulos con dos tipos de vencimiento:

  • Vencimiento a corto plazo. Aquí incluimos a los títulos que tiene una duración máxima de 18 meses, como las Letras del Tesoro o los pagarés.
  • Vencimiento a medio o largo plazo. El vencimiento de estos títulos supera los 18 meses. Son, por ejemplo, los Bonos y Obligaciones del Estado.

Diferencias entre renta fija y renta variable

Ya sabemos qué es la renta fija y sus características. Veamos ahora cuáles son las diferencias con la renta variable:

  • Estos títulos son emitidos por empresas privadas y son conocidos como acciones.
  • Su riesgo es mucho mayor que el de los títulos de renta fija, pero la rentabilidad que se obtiene también es superior.
  • A diferencia de los títulos de renta fija, éstos no tienen fecha de vencimiento, sino que se venden y compran en la bolsa.

Pero ojo, te recordamos una vez más que rentabilidades pasadas nunca implican rentabilidades futuras.

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. ABANCA no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Rentabilidades pasadas de las inversiones no garantizan rentabilidades futuras.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.