Trucos para ahorrar gasolina sin bajarte del coche

Tener un coche significa hacer frente a gastos continuos: seguro, aparcamiento, garaje, revisiones, recambios… Y dentro de todos los conceptos, el combustible es sin duda una de las partidas más importantes. Así que, si quieres reducir el consumo y ahorrar gasolina sin tener que renunciar a moverte en coche, presta atención a los siguientes tips.

Ahorra repostando

A la hora de repostar presta mucha atención dónde lo haces y compara precios. Entre las gasolineras más caras y más baratas de España puede haber una diferencia de más del 20%. Para encontrarlas puedes consultar la propia web del Ministerio de Industria o instalando una de las muchas aplicaciones en tu móvil para consultar cómodamente dónde puedes repostar más barato. Además, si repostas en las gasolineras GALP y pagas con tu tarjeta ABANCA podrás ahorrar hasta un 5% de lo que gastes.

Planifica tus desplazamientos

Sin duda, una de las principales recomendaciones para ahorrar gasolina es utilizar el coche con cabeza. Así que evita los desplazamientos cortos: suelen ser trayectos urbanos con constantes detenciones y arrancadas en los que el motor no tiene tiempo de alcanzar su temperatura óptima de funcionamiento. Optar por una caminata o por el transporte público no sólo nos permitirá ahorrar, sino que también ganaremos un poco más en salud y contribuiremos al medioambiente.

Si tus trayectos son de largo recorrido, procura planificarlos antes de salir de casa. De esta forma evitarás rodeos innecesarios, atascos, carreteras en obras y también podrás localizar las gasolineras más económicas en el camino. Para hacerlo, consulta tu GPS, Google Maps o a las recomendaciones de tráfico de la DGT. También puedes encontrar numerosas apps para tu móvil que pueden ayudarte a calcular la mejor ruta.

Revisa la presión de los neumáticos

La presión de los neumáticos es vital en la seguridad, la eficacia y el consumo de nuestro coche. Cuanto menor sea la presión de los neumáticos, más combustible necesita el coche para circular. Por eso, es recomendable revisarlos periódicamente, sobre todo cuando nos dispongamos a hacer un viaje de largo. Si no sabes cuál es la presión adecuada, en todos los vehículos viene indicada la cantidad recomendada por el fabricante en función del neumático y de la carga transportada. Esta se puede consultar en una etiqueta adhesiva en el marco de la puerta del conductor o en la tapa de la boca del depósito.

Ten en cuenta que además de comprobar la presión de las cuatro ruedas del vehículo, ¡es importante revisar también la rueda de recambio!

Conducción eficiente, la mejor forma de ahorrar gasolina

Los acelerones y los frenazos bruscos incrementan el consumo de combustible. Así que apuesta por una conducción más eficiente manteniendo una velocidad constante y en la marcha más alta posible. Se trata de evitar los frenados, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. Frena de forma suave con el pedal y reduce de marcha lo más tarde posible, con especial atención a las bajadas.

Evita también las velocidades altas. Cuando superas los 120 km/h, el consumo se incrementa al cuadrado, ya que a partir de ese punto se necesita mucha potencia para vencer la resistencia aerodinámica que impide ganar velocidad. Los adelantamientos innecesarios también elevan la factura en carburante, así que sé paciente en la carrera y disfruta del trayecto.

Ventanas y aire acondicionado

Puedes sonar muy evidente, pero usa el aire acondicionado sólo cuando sea necesario o de lo contrario aumentarás el consumo en un 12%. En ciudad abrir las ventanillas puede ser más eficiente. Sin embargo, cuando se conduce a más velocidad ocurre lo contrario, debido a la mayor resistencia del aire. Los ingenieros de coches siempre buscan la mayor aerodinámica e invierten mucho esfuerzo para reducir el arrastre sin perder estética. Así que, tenlo en cuenta cuando te pongas en marcha dejando las ventanas o el techo corredizo abierto. A grandes velocidades, ralentizará el coche y este tendrá que invertir más combustible.

Si tienes portaequipajes en el techo, retíralo siempre que no lo estés utilizando, ya que incrementa la fricción y provoca también más gasto de combustible.

Evita las cargas innecesarias

Si eres de los que acumulan cosas en el coche, plantéate una limpieza del maletero para deshacerte de aquello que no necesitas o guardar las cosas en el trastero de tu casa. Cuanto más pesa un vehículo, más combustible necesita para moverse. Por eso, si quieres ahorrar gasolina, no conviene dejar cosas innecesarias dentro.

La cantidad de combustible también afecta al peso. Así que, si no vas a hacer trayectos largos, opta por llenar algo menos el depósito.

No te olvides del mantenimiento de tu coche

Un estado óptimo del motor, así como los sistemas y componentes que lo rodean, es esencial para no gastar combustible de más. Revisa que los filtros, lubricantes, líquidos otros elementos están en correcto estado. No alargues la visita a tu taller, ya que sólo conseguirás gastar más combustible y poner en riesgo tu seguridad.

Si a pesar de aplicar todos estos consejos, el consumo de tu coche sigue siendo elevado, siempre puedes valorar el cambio a un vehículo híbrido. Dependiendo de tu estilo de vida, de los kilómetros y del uso que le estés dando a tu coche actual, el cambio puede ser una buena inversión. Y por la financiación no te preocupes, no tendrás que esperar más de 24 horas para que te demos una respuesta con el préstamo de ABANCA.

Si quieres recibir los mejores trucos de ahorro directamente en tu email, puedes suscribirte a nuestro boletín de noticias quincenal.

Comentarios

No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.