¿Cómo afecta la nueva Ley de Protección de Datos a mi PYME?

¿Cómo afecta la nueva Ley de Protección de Datos a mi PYME?
Valora esta entrada

Seguramente hayas oído hablar de la nueva Ley de Protección de Datos (LOPD) y del RGPD. Si no sabes a qué responden las siglas RGPD, presta atención: el Reglamento General de Protección de Datos es la norma europea que regulará la recogida, uso, procesamiento y transferencia de los datos personales de los ciudadanos de la Unión Europea. Entró en vigor el durante el pasado 2016, y empezará a aplicarse en España el 25 de mayo del 2018. ¡No queda nada y, con toda seguridad, va a afectar a tu PYME!

Te explicamos cuáles son esos cambios y qué hacer para adaptar tu empresa o tu negocio a ellos.

¿Por qué cambia la Ley de Protección de Datos (LOPD)?

Según los datos facilitados por la Comisión Europea solo el 15% de los ciudadanos europeos “creen que controlan la información” que facilitan por internet. Por ello, esta normativa pretende aumentar la capacidad de decisión y control de los usuarios sobre los datos que facilitan a terceros.

¿A qué datos personales se refiere?

Lo primero es saber cuáles son los datos de tus clientes a los que afecta este cambio de normativa, que en este caso, son todos los de índole personal.

  • Nombre
  • Dirección
  • Localización
  • Identificador en línea (los datos que proporciona el cliente a través de su navegación en internet).
  • Información sanitaria
  • Información genética
  • Información biométrica (datos sobre características físicas, fisiológicas o conductales que puedan revelar la identidad del cliente como imágenes faciales o huella dactilares).
  • Ingresos
  • Perfil cultural
  • Cualquier información numérica, alfabética, gráfica, fotográfica, acústica o de cualquier otro tipo.

 ¿Cómo adapto mi PYME al cambio del RGPD?

La Comisión Europea ofrece una serie de consejos para que tu empresa sepa qué hacer en cada situación. Toma nota:

  1. Transparencia: explica claramente quién le pide los datos al cliente, con qué finalidad y durante cuánto tiempo los conservarás.
  2. Consentimiento: todos los datos recopilados deben contar con la aprobación de su titular. En el caso de datos de menores, tendrá que contar con la aprobación paterna. Además, la aceptación no puede ser tácita, si no que el consentimiento debe ser manifiesto y demostrar el acuerdo del interesado.
  3. Accesibilidad: permitir que los clientes puedan acceder a sus datos y a los que proporcionan a otras empresas en todo momento.
  4. Comunicación: es la base de toda buena relación. Si existe, por ejemplo, un riesgo de seguridad que ponga en peligro los datos que te han felicitado, la mejor manera de actuar es la de comunicárselo al cliente cuanto antes.
  5. Derecho al olvido: si un cliente solicita el borrado de sus datos, hay que acceder inmediatamente a ello. La Comisión Europea plantea una excepción a esta petición: “si ello no pone en riesgo la libertad de expresión o la capacidad para investigar”.
  6. Publicidad: da a tu cliente la posibilidad de no recibir publicidad derivada de facilitar sus datos.
  7. Protección de datos sensibles y perfiles: toda la información de un cliente es sensible pero la referida a salud, raza, orientación sexual y política requiere aún más protección. En el caso de que elabores perfiles para solicitudes de acuerdos jurídicamente vinculantes (un préstamo, por ejemplo) informa a tu cliente. Si la solicitud es denegada, gestiónala directamente o delégala en una persona (no una máquina) y habilita la posibilidad de impugnar la resolución.

Si quieres conocer más sobre la nueva LOPD y cómo afecta a la gestión de los datos de tus clientes, en la página web de la Comisión Europea podrás encontrar más información. Y recuerda, cuanto más seguro sea tu negocio para tu cliente, más confianza tendrá en tu negocio.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.