Factura estimada: ¿qué es?

Es posible que durante el estado de alarma por el coronavirus te llegasen facturas estimadas de luz o gas, ya que los técnicos de las comercializadoras no han podido salir a realizar las lecturas reales en los hogares, al no considerarse esta una actividad esencial. Pero ¿qué es exactamente una factura estimada? ¿Cómo puedo saber el consumo real? ¿Es posible dar lectura a nuestra comercializadora para que emita una factura real? Intentamos resolver todas estas dudas frecuentes, así que: ¡toma nota!

Lectura del contador: ¿cómo se hace?

Cada hogar tiene un contador que, como su nombre indica, lleva un recuento de la energía consumida (ya sea luz o gas) para facturar y que por lo general está o dentro de la vivienda o en el cuarto de contadores del edificio. Hasta aquí está todo claro, pero ¿cómo se revisa el contador?

Comercializadora y distribuidora

Antes de nada, es importante explicar la diferencia entre distribuidora y comercializadora:

La lectura de los contadores la realiza la distribuidora eléctrica, que es la empresa encargada de llevar el suministro a la vivienda y que está establecida según zona geográfica por el Gobierno. Como encargada de suministrar la energía eléctrica a dichos puntos y propietaria en la mayoría de las viviendas del contador, obtiene la información que proporcionan los contadores y la traslada a la comercializadora eléctrica.

La comercializadora es la empresa con la que gestionamos nuestros contratos de luz y gas y a la que abonamos los recibos de energía. Digamos que es la encargada de comprar la energía a la distribuidora y de vendérnosla a nosotros.

Por lo tanto, la distribuidora es la que realiza la lectura del contador y la comercializadora la que emite la factura.

¿Cómo realiza la distribuidora la lectura del contador?

En la actualidad, la mayoría de los contadores de luz ya son digitales y el contador analógico está en desuso, ya que según normativa se fijaba el 31 de diciembre de 2018 como fecha límite a las distribuidoras para la sustitución de los contadores analógicos (sin embargo, es posible que aún existan contadores analógicos en alguna vivienda de España). Por lo tanto, en el caso de la luz, la distribuidora puede leer a distancia el consumo.

Sin embargo, para el gas, de momento no hay contadores inteligentes y sigue siendo necesario tomar las lecturas en persona.

Factura real

La factura real es la que recoge el consumo real del contador (bien por lectura física o por lectura telemática en el caso de la luz) y por lo tanto no hay ninguna cantidad estimada que pueda dar origen a devoluciones o importes adicionales en facturas futuras.

Factura estimada

En determinadas circunstancias es posible que la distribuidora tenga el acceso restringido al contador y por eso se emita una factura estimada. Es el caso de la imposibilidad de realizar lectura de contadores de gas durante el estado de alarma por el coronavirus.

En este caso, el consumo que refleja la factura no es real, sino una estimación que la compañía hace durante ese mes teniendo en cuenta tu consumo habitual medio.

En el momento en que el técnico tenga el acceso al contador, se hará una refacturación basada en una lectura real:

  • Si la lectura estimada es superior, y por lo tanto se cobra de más, se descontará el importe en la siguiente factura.
  • Si la lectura estimada es inferior, y por lo tanto se cobra de menos, se sumará ese importe en la próxima factura.

¿Qué hacer para no recibir facturas estimadas?

En caso de que la lectura física del contador no sea posible, puedes facilitar tú mismo la lectura del contador a la comercializadora para que tenga en cuenta ese dato a la hora de emitirla. La lectura de la distribuidora será siempre la que tenga más valor, pero en caso de que no sea posible pueden basarse en la lectura aportada por ti para evitar así cifras estimadas.

Aparte de ponerte en contacto con la comercializadora, en el caso del gas también puedes utilizar la App Yo Leo Gas. Puedes descargarla a través de Google Play o Apple Store. Solo es necesario que registres tus datos al inicio y envíes una foto de tu lectura. De esta forma quedará recogida en el sistema.

¿Cómo puedes leer tu contador?

Contador de luz

En el caso del contador de la luz, debes tener en cuenta el tipo de facturación:

  • Si tienes una tarifa de luz sin discriminación horaria, el dato a tener en cuenta para realizar la lectura total es el que aparece junto al código 1.18.0. Es posible que, dependiendo del modelo, tengas que navegar a través del botón hasta llegar a visualizar este código.
  • Si tienes una tarifa con discriminación horaria, debes tomar dos lecturas, una por cada periodo de energía facturada, ya que en este caso cada una tendrá un precio diferente. Deberás localizar los códigos 1.18.1, correspondiente al periodo punta o P1 y 1.18.2, que sería el periodo valle o P2, el más barato.

Contador de gas

En el caso del medidor de gas, simplemente debes fijarte en los números que se marcan en sus cuadrantes. También puedes tomar una fotografía y adjuntarla para que la distribuidora tenga todos los datos y pueda verificarlo.

Cómo dar la lectura del contador de agua

En el caso del suministro de agua, las alternativas son mucho mayores, ya que el suministro de agua es competencia municipal. Lo gestiona directamente cada ayuntamiento o a través de concesiones a distintas empresas.

Si tu contador está dentro de casa, ponte en contacto con tu compañía de suministro de agua o con el administrador de tu comunidad para consultar si hay alguna forma de realizar las lecturas.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.