Cortafuegos: qué es y por qué es importante para tu empresa

Seguramente estarás familiarizado con el término cortafuegos o firewall y sepas que es un método de ataques en la red. Pero ¿hasta qué punto conoces el modo en el que nos protege un cortafuegos, los tipos que hay o las diferentes necesidades de una red doméstica o de una profesional?

A continuación, vamos a profundizar en estos puntos para despejar todas tus dudas y para que seas consciente de la importancia de contar con un cortafuegos adecuado en tu empresa. ¡Toma nota!

Para qué sirve un cortafuegos

El cortafuegos o firewall es un sistema de seguridad digital que analiza todo el tráfico de tu red para evitar que entre el no autorizado o que salgan datos al exterior sin consentimiento. De este modo garantiza que las conexiones por medio de internet son seguras. Cada vez que te conectas a una página web, el cortafuegos es el responsable de comprobar que es un sitio seguro que no puede atacar a tu equipo.

El cortafuegos abre o cierra la puerta de la red si detecta contenido dañino, tras comprobar una serie de normas de seguridad predefinidas. Además, ofrece configuraciones adicionales personalizables según los objetivos de seguridad de cada usuario. Podemos decir que actúa como un intermediario entre tu dispositivo y todas las conexiones que haces a diario por internet.

Este sistema de seguridad viene instalado en todos los ordenadores y equipos informáticos, en los routers y en toda clase de dispositivos con capacidad de conectarse a internet. Además de esto, aquí tienes más recomendaciones para protegerte de los diferentes tipos de malware. Dentro de las diferentes modalidades, el ransomware es una amenaza cibernética que afecta tanto a particulares como a empresas.

Si un malware entra en el equipo, los ciberdelincuentes podrían tener su control, instalar aplicaciones, acceder a información bancaria o usar la cámara y el micrófono. A veces puede ser complicado detectar la presencia de un malware, antes de que sea tarde, o eliminarlo completamente. De ahí que el cortafuegos juegue un papel tan importante.

Cómo funciona un cortafuegos

Las reglas que determinan si el tráfico puede entrar en la red varían según las indicaciones de una aplicación y de lo que defina como actividad peligrosa. Los permisos de los cortafuegos están cambiando constantemente y funcionan a diferentes niveles. Mientras que unos analizan la dirección del remitente, otros se centran en el propio contenido.

Las funciones del cortafuegos van más allá de detectar a tiempo el malware, también nos protege de:

  • Intrusiones: usuarios no autorizados que pretenden acceder al equipo o al servidor.
  • Ataques de fuerza bruta: pruebas masivas de nombres de usuario y contraseñas hasta dar con las credenciales.
  • Ataques DDoS: afluencias de tráfico falso.

Como balance, el firewall tiene la función de preservar nuestra seguridad y privacidad, proteger nuestra red e información y evitar cualquier intrusión o ataque.

Para realizar estas funciones, el cortafuegos sigue una serie de procedimientos:

  • Políticas de cortafuegos: suspende peticiones que no sean de la misma red o sistema.
  • Filtrado de contenidos: deniega el acceso o bloquea los contenidos que puedan dar problemas.
  • Servicios antimalware: detectan virus y evitan que se expandan.
  • Servicios de DPI: revisan en profundidad los paquetes de información.

Aunque se trate de una web de confianza que visitas con frecuencia, puede que su seguridad se haya visto atacada y el firewall debe detectarlo antes de permitir la conexión.

Tipos de cortafuegos

Hay diferentes tipos de firewall en función de los punto de contacto, algunos ejemplos son:

  • Cortafuegos personal: viene preinstalado en todos los dispositivos o con el software del antivirus.
  • Cortafuegos de filtrado de paquetes: son los más antiguos, su función es analizar la información de los paquetes de datos para comprobar si son seguros. Analizan el contexto de una conexión y los sin estado analizan paquetes independientes de modo aislado.
  • Cortafuegos de estado (stateful): usan información dinámica y monitorean los paquetes según pasan por la red.
  • Cortafuegos de aplicaciones web (WAF): complementan el análisis de los más antiguos, analizando los intentos de intrusión sobre estos mismos.
  • Cortafuegos de nueva generación (NGFW): analizan el contenido de un paquete, el programa que lo recibe, el navegador o el videojuego en línea para determinar la seguridad de la conexión.
  • Cortafuegos proxy: funciona como un intermediario entre dos servidores conectados. Analiza los datos que pueden transmitirse o que hay que bloquear entre ambos.
  • Cortafuegos de traducción de direcciones de red (NAT): cuanto no hay suficientes direcciones IP en el servidor, este firewall redirige los datos a un dispositivo que comparte esta dirección IP. Se usa principalmente en las redes domésticas para proteger las IPs privadas.
  • Cortafuegos de inspección multicapa con estado (SMLI): usa la inspección holística de datos para localizar posibles amenazas. Son más lentos, pero muy avanzados y seguros.

Además, diferenciamos entre cortafuegos de software y de hardware. Los de software se descargan en los dispositivos, mientras que los de hardware están instalados físicamente.

Por qué necesitas uno para tu empresa

Los ciberdelincuentes desarrollan progresivamente diferentes tipos de malware con el objetivo de conseguir datos sensibles y sacar beneficio vendiéndolos. Este problema afecta en general a todos los usuarios, pero en especial a las empresas, en donde hay un considerable flujo de información bancaria, patentes, nuevas estrategias, productos en fase de desarrollo, etc.

Además de en equipos informáticos y los routers, las empresas deben incluir un cortafuegos de software en todos los equipos y en su red. De este modo la seguridad es mayor ya que cada solicitud debe superar un mínimo de dos cortafuegos.

Si después de este repaso por las funciones y tipos de cortafuegos quieres saber más sobre ciberseguridad para tu empresa, tenemos un post que te interesa. Analizamos las medidas de ciberseguridad para pymes y autónomos, los tipos de ataques más comunes y cómo protegernos de cada uno.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.