Alquilar un piso: consejos para propietarios

Alquilar un piso: consejos para propietarios
Valora esta entrada

Hasta 2016, España ocupaba la novena posición en el ranking de ciudadanos con viviendas en propiedad, según datos publicados por el Instituto de estadística europeo Eurostat. A pesar de que en los últimos años ha disminuido el porcentaje de propietarios, las cifras continúan siendo elevadas en comparación con el resto de Europa. En concreto, el 77,8% de los españoles tiene al menos una vivienda en propiedad. Y muchos otros, entre los que se encuentran los estudiantes y las personas que no disponen de los recursos económicos suficientes para comprarlo, se ven en la necesidad de alquilar un piso en el que vivir.

La demanda de los pisos de alquiler aumenta con la llegada de septiembre, coincidiendo con el inicio de un nuevo periodo lectivo. Si este es tu caso y te encuentras buscando alojamiento, te recomendamos seguir estos consejos para elegir el piso más adecuado. Si por el contrario, eres propietario de un piso en alquiler, continúa leyendo para averiguar cómo alquilar un piso de forma segura.

Consejos para alquilar un piso de forma segura

Elige a los inquilinos adecuados

Este es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. Asegúrate de que los inquilinos cumplen con todos los requisitos necesarios antes de entrar a vivir en la vivienda. No solo es importante conocer al arrendatario en persona para averiguar más sobre su personalidad, sino que también es fundamental tener información sobre su solvencia económica. Para ello puedes solicitar su nómina y contrato de trabajo con el fin de comprobar si podrá hacer frente a los costes que se deriven del alquiler. También puedes consultar los registros de morosos y averiguar si el arrendatario ha tenido problemas de impagos en el pasado con otros propietarios.

Redacta un buen contrato de alquiler

El contrato de alquiler deberá recoger por escrito y detalladamente todas aquellas cláusulas que puedan afectar a la relación entre el arrendatario y el arrendador. En él aparecerán, además de los datos personales de ambas partes, cuestiones relacionadas con la duración del alquiler, la cuantía del mismo, el método de pago elegido por el propietario o la entrega y la devolución de la fianza. Si tienes dudas sobre cómo redactarlo para cumplir con la legislación actual, lo mejor es que pidas ayuda a un profesional.

Contrata un seguro de hogar

Si bien es cierto que los propietarios de viviendas inmobiliarias no están obligados por ley a contratar un seguro de hogar, resulta muy recomendable hacerlo. El motivo principal es que, si ocurre algún desperfecto o avería en la vivienda, será el propietario el que tendrá que hacer frente a todos los gastos que deriven de las reparaciones de la misma. ¿Sabías que si vives de alquiler también es recomendable contratar un seguro de hogar?

Con el seguro de hogar ABANCA no tendrás que preocuparte por este tipo de cuestiones, ya que tu vivienda estará protegida frente a cualquier daño o imprevisto que pueda surgir. Elige la modalidad que mejor se adapte a tus necesidades y disfruta de una de las coberturas más completas del mercado ¡desde solo 17€ al mes!

Realiza un inventario

Es recomendable realizar un inventario que incluya todos los bienes que forman parte de la vivienda (muebles, electrodomésticos, objetos personales, etc.). Para garantizar tu tranquilidad, procura realizar un listado lo más detallado posible e incluye fotografías donde se aprecie claramente el estado de conservación de cada uno de los elementos registrados. Este documento deberá estar firmado por el arrendador y el inquilino para que este último quede obligado a responsabilizarse de todos aquellos daños o desperfectos que puedan producirse durante la duración del contrato de alquiler.

Solicita garantías adicionales

Además de solicitar una fianza por adelantado, la ley permite establecer otro tipo de garantías para que se cumplan las obligaciones del pago. Una de las garantias propietarias para alquilar una vivienda de forma segura es la exigencia de un aval. Se utiliza para prevenir el impago de la renta y en caso de que esto ocurra, será el avalista el responsable de saldar la deuda contraída con el propietario de la vivienda. Al tratarse de una vivienda de alquiler, pueden solicitarse dos tipos de avales: un aval personal (otra persona, generalmente un familiar, se hará cargo de la deuda en caso de impago) o un aval bancario (una entidad financiera cubrirá las deudas pendientes cuando el inquilino deje de pagar).

Mantén el piso en buenas condiciones

La rentabilidad de una vivienda en alquiler depende en gran medida del estado de conservación de la misma. Si el piso está en perfectas condiciones, resultará más fácil y rápido conseguir alquilarlo. Si llevas años pensando en reformar tu propiedad pero te preocupa la gran inversión que esto conlleva, consulta nuestro servicio de Préstamo 24h.  ¡Podrás realizar todos los trámites online y saber si te concedemos hasta 60.000€ en tan solo 24 horas!

Como ves, el alquiler de una vivienda depende de innumerables factores que incluyen obligaciones por parte del arrendatario pero también del arrendador o propietario de la misma. Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda para alquilar tu propiedad de forma segura.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.