¿Qué es el mercado secundario?

El mercado secundario, también conocido como mercado de negociación o de transacción de operaciones, es un sector del mercado financiero en el que se realiza la compraventa de valores que ya han sido emitidos en el mercado primario por medio de una primera oferta pública o privada.

A este mercado se puede acceder de forma física o virtual, y en él se llevan a cabo las negociaciones de cualquier título financiero de renta fija o variable, mixto, o cualquier activo del mercado monetario que pueda convertirse rápidamente en dinero.

Si tienes ganas de conocer mejor las características del mercado secundario, su operativa y los principales mercados secundarios en los que invertir, ¡sigue leyendo!

El mercado primario y el mercado secundario

La diferencia entre el mercado primario y secundario es simple: en el primero se emiten los títulos financieros y en el segundo se negocian.

Los títulos valores son emitidos por las entidades, empresas o bancos que necesitan liquidez en el mercado primario. Estos valores pueden ser se renta variable (acciones, derechos, ETFs, ADRs…) o de renta fija privada (obligaciones, bonos) o pública (deuda del estado, letras del tesoro…). En este mercado se negocian una sola vez entre el emisor y el primer comprador. Y aquí acaba la función del mercado primario.

A partir de la primera suscripción en el mercado primario, entra en juego el mercado secundario para realizar todas las compraventas posteriores entre los inversores. Es decir, funciona como un mercado de reventa con el objetivo de proporcionar liquidez a los títulos.

Los compradores que quieran vender un título a un tercero acudirán al mercado secundario y negociarán el precio de estos títulos entre las fuerzas de mercado, es decir, la ley de oferta y demanda, que varía en función de cantidad de variables no controlables, tanto económicas como no económicas.

Operativa en los mercados secundarios

El mercado secundario desempeña la importante función de dotar de liquidez a los títulos valores y, de este modo, contribuir a la estabilidad financiera de la economía. Originalmente, el modo de conseguir esta liquidez era reunir regularmente a los posibles compradores y vendedores en un lugar fijo. A partir de esta práctica nacieron las actuales bolsas de valores.

¿Qué pasaría si no existiesen los mercados secundarios? Pues que los consumidores serían más reacios a comprar en el mercado primario al no tener facilidad para deshacerse de los valores si llegado el momento necesitan liquidez en sus inversiones. Es por esto que el mercado secundario es el responsable de la eficacia del mercado de capitales y, sobre todo, del mercado primario, al garantizar la liquidez necesaria para su óptimo funcionamiento.

¿Cómo se realiza la compra de valores en el mercado secundario?

Puede realizarse de dos formas:

  • Directamente por el propio interesado. Esta opción solo es posible en algunos mercados secundarios
  • A través de un intermediario financiero, que puede ser un agente de valores o un corredor de bolsa. Este intermediario es el encargado de llevar a cabo todas las fases de la operación, entre las que está el pacto de las condiciones de compra. Un punto esencial porque las condiciones pueden ser diferentes entre unas entidades y otras, al ser fijadas libremente y depender del acuerdo de la entidad con el cliente.

¿Qué tipos de mercado secundario hay?

Dentro del mercado secundario se diferencian dos tipos de mercado secundario:

  • El mercado organizado: es un mercado de negociación regulado y transparente. Las transacciones están reguladas por una cámara de compensación que garantiza su buen funcionamiento y permite ejercer una compra o venta segura al vencimiento del contrato.
  • El mercado no organizado o mercado OTC (Over the Counter): este mercado no está regulado, es poco transparente, y no cuenta con una cámara de compensación, por lo que ningún intermediario regula la transacción. A pesar de esto, este mercado está aumentando considerablemente en los últimos años por sus costes menores, garantías más pequeñas y contratos personalizados, que permiten un mayor apalancamiento.

Si nos centramos en los mercados secundarios en España, podemos distinguir a tres principales:

  • Las bolsas de valores. Es el más importante y mejor organizado de los mercados secundarios. Esta institución económica facilita las negociaciones de renta variable.
  • SEND o Sistema Electrónico de Negociación de Deuda. Es una plataforma electrónica, creada por BME, destinada específicamente a la negociación de Renta Fija para minoristas
  • AIAF o Mercado Español de Deuda Corporativa: es el mercado de referencia para la renta fija, está sometido a control administrativo y supervisión por parte del Estado. Se ha desarrollado considerablemente en las últimas décadas y es uno de los mercados más fluidos y transparentes. Entre sus miembros se encuentran los principales bancos, cajas de ahorros y sociedades de valores.
  • MEFF o Mercado Oficila de Futuros y Opciones Financieras: es un mercado organizado de renta fija y variable, regulado y supervisado por la CNMV y el Ministerio de Economía de España. En él se negocian y liquidan activos financieros sobre bonos del Estado, el índice bursátil IBEX-35 y acciones. Solo algunas entidades financieras pueden introducir órdenes de sus clientes en este mercado.

¿Te estás planteando invertir en mercados secundarios? ¿Te gustaría conocer con más detalle el rendimiento que puedes sacar con ellos? En ABANCA tienes a tu disposición nuestro equipo de expertos para asesorarte o puedes pedir cita en tu oficina más cercana.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.