Qué es la cuádruple hora bruja en bolsa y cómo aprovecharla

En los mercados de valores hay determinadas fechas que son clave para el sector, como las publicaciones macroeconómicas, decisiones por parte del Banco Central Europeo o la denominada cuádruple hora bruja. En el post de hoy analizamos qué es la hora bruja, cuándo y dónde ocurre y las consecuencias que tiene en el mercado. ¡Sigue leyendo para conocer todos los detalles!

Qué es la cuádruple hora bruja

La hora bruja en bolsa se refiere al momento en el que se produce el vencimiento simultáneo de futuros de acciones, futuros sobre índices bursátiles y opciones sobre acciones.

La decisión que se toma con este fenómeno bursátil es si se dejan expirar los contratos de derivados o si se renuevan al próximo vencimiento, conocido como roll over. El vencimiento es la fecha límite en la que se puede ejecutar una opción o en la que vence un futuro.

Cuándo tiene lugar

La cuádruple hora bruja tiene lugar el tercer viernes de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre.

Durante esta jornada se produce un elevado volumen de contratación con una extra de volatilidad e inestabilidad. La mayoría de los inversores suelen aprovechar y tomar posiciones para el siguiente trimestre. De esta forma, marcan la tendencia del mercado a corto plazo. Dependiendo de la bolsa en cuestión, los vencimientos se producen a una hora u otra.

A continuación, vemos cuando tiene lugar cada uno de ellos:

  • Eurostoxx (futuros y opciones) es el primero a media mañana, a las 12:00h.
  • Dax (futuros y opciones) es el segundo a las 13:00h.
  • S&P 500, Dow Jones, Nasdaq, Russell (futuros) les sigue a las 15:30h.
  • CAC, AEX (futuros) a las 16:00h.
  • IBEX (futuros y opciones) a las 16:45h.

Otro aspecto importante es que no todos los mercados funcionan igual. Por ejemplo, en Estados Unidos, para evitar manipulaciones en las cotizaciones de los activos, no hay futuros sobre acciones. Allí solo vencen futuros sobre índices y opciones sobre acciones e índices. Y dicho fenómeno se denomina triple hora bruja o freaky friday (viernes extraño).

Además, en el caso de España, la cuádruple hora bruja no tiene tanto efecto por un simple hecho: hay vencimientos mensuales. Al abrir esa oportunidad a que los inversores cierren posiciones antes, se diluye el volumen de operaciones de este día.

Por qué se llama hora bruja

El término de hora bruja viene porque antiguamente estos procesos eran manuales. En ellos se daba un volumen enorme de operaciones y se decía que a veces pasaban “cosas raras”. Según los expertos, hoy en día la volatilidad ha disminuido considerablemente y afirman que es muy difícil que se produzcan movimientos inexplicables gracias a los procedimientos electrónicos.

Procedimiento

Realizar negociaciones durante la hora bruja no es una tarea sencilla. Pueden generarse caídas bruscas de precios en cualquier momento y hay que estar preparado para actuar. Por ello, solo los profesionales con amplia experiencia y conocimientos actúan en este tipo de situaciones.

Uno de los aspectos a tener en cuenta en la hora bruja es manejar bien el stop loss. El stop loss es un tipo de orden que permite determinar un máximo de pérdidas cuando se invierte en los mercados.

Normalmente, en la hora bruja, el mercado suele registrar una subida de precios justo antes del vencimiento de los futuros y las opciones. Y por el contrario, experimenta una bajada de precios justo después de las ventas. Una vez pasada la cuádruple hora bruja, el mercado suele experimentar una tendencia a la baja hasta que finalice la jornada.

Consecuencias en el mercado

Como hemos mencionado anteriormente, en la hora bruja, el volumen de transacciones aumenta considerablemente y con ello la volatilidad. Por esta razón, suelen ser jornadas muy inestables en las que los índices pasan de tener ganancias a pérdidas en un período muy corto de tiempo. Los inversores suelen aprovechar el momento y tomar posiciones para el siguiente trimestre, marcando así la tendencia de mercado a corto plazo.

Los productos financieros con los que se opera en esta jornada son las opciones sobre índices, opciones sobre acciones, futuros sobre índices y por último, los futuros sobre acciones.

Los inversores cortoplacistas son los que más experimentan los cambios del mercado. Lo más habitual es que sean ellos quienes operen en esta jornada y aprovechen las grandes oportunidades de compraventa que surgen en pocas horas. En cambio, para los inversores largoplacistas la incidencia de la cuádruple hora bruja es mucho menor.

En definitiva, para operar en la cuádruple hora bruja necesitamos tener amplios conocimientos sobre inversión para responder de forma efectiva y resolutiva ante los cambios de precio repentinos. Por el contrario, podemos encontrarnos en una situación incómoda, bloquearnos y no ser capaces de tomar las decisiones más acertadas.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. ABANCA no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Rentabilidades pasadas de las inversiones no garantizan rentabilidades futuras.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.