Los principios de una cartera de fondos equilibrada

5/5 - (39 votos)

Si estás pensando en invertir, puede que te surjan dudas acerca de qué es y cómo crear una cartera de inversión. No te preocupes, porque aunque las inversiones puedan parecer algo restringido a expertos, constituir una cartera de inversión equilibrada, contando con la información y la ayuda de un profesional, es algo más sencillo de lo que parece. ¿Conoces en qué tipo de activos financieros puedes invertir? Te ayudamos a responder estas y otras preguntas claves en este post. El objetivo es constituir una cartera de fondos equilibrada

Cartera de inversión: ¿qué es? 

Lo primero es saber qué significa invertir. Consiste en el proceso de compra de activos que varían su valor con el tiempo, pueden aumentar y proporcionar rendimientos en forma de pagos de dividendos, cupones o ganancias de capital, pero también pueden disminuir y el inversor puede sufrir pérdidas en el capital invertido, no cobrar los dividendos, cupones, etc., por lo que entraña riesgos que el inversor tiene que estar dispuesto a asumir. Los activos financieros en los que se pueden invertir son muchos, muy variados y de diversos riesgos. Lo ideal es encontrar el equilibrio en la cartera de inversión, que esté compuesta por activos de diverso tipo y que esté de acuerdo con los objetivos del inversor. 

Contando con nociones financieras, una cartera de inversión puede ser gestionada por nosotros mismos, aunque lo ideal es contar con el asesoramiento de un experto o incluso delegar la gestión de la cartera en un tercero experto. 

¿En qué puedo invertir?

Las opciones de inversión son muy numerosas y puede que surjan dudas sobre  los diferentes conceptos, así como acerca de los diferentes tipos de activos. A continuación te explicamos brevemente algunas de ellas: 

Acciones 

Son las partes iguales en las que se divide una empresa. Invertir en acciones supone convertirse en copropietario de una sociedad, en la parte proporcional a la participación adquirida. Los inversores pueden obtener beneficios con el reparto de dividendos de la empresa, si es que decide repartirlos,  así como con la compra y venta de acciones en bolsa. Sin embargo, debido a que el precio de estas está sujeto a las fluctuaciones del mercado, este tipo de inversión tiene un alto riesgo pudiendo perder parte o todo el capital invertido en función de la evolución de la cotización. Si decides invertir en acciones es importante conocer la empresa en la que vas a invertir, su sector, su situación, sus retos, etc.  ya que las acciones no tienen una rentabilidad conocida ni tan siquiera predecible.

Fondos de inversión 

Este producto financiero consiste en un patrimonio formado por las aportaciones de un número variable de inversores, denominados partícipes. Este patrimonio se invierte en diferentes tipos de activos financieros (renta fija, renta variable…) siguiendo unas pautas fijadas de antemano. El tipo de activos en el que invierte el fondo hace que tengan distintos niveles de riesgo de pérdida de la inversión y, por ello, distinto potencial de rentabilidad. Las características de cada fondo están recogidas en el documento de datos fundamentales del mismo, cuya consulta es indispensable antes de tomar cualquier decisión de inversión.

Bonos y letras del Tesoro

Son inversiones de renta fija aquellas en las que se adquieren los bonos o letras por una cantidad de precio fija, siendo el inversor un acreedor de la sociedad emisora que se compromete a devolver la cantidad invertida en el plazo estipulado. 

En general, los productos de renta fija suelen tener un plazo determinado y una rentabilidad conocida de antemano o derivada de una fórmula, pero nunca negativa. Es decir, si se mantiene hasta vencimiento es muy probable recuperar al menos, el 100% del capital invertido, aunque siempre hay que tener en cuenta diversos riesgos como puede ser el de crédito derivado de la posibilidad de que el emisor no haga frente a la devolución de la deuda adquirida. Por el contrario, la venta antes de vencimiento puede acarrear pérdidas o ganancias para el inversor. 

Los intereses de la renta fija pueden estar fijados de forma exacta desde el momento de la emisión hasta su vencimiento (amortización) o estar referenciados a algún indicador: el Euribor, un índice bursátil o la evolución de una acción o cesta de acciones. Los intereses que perciben los inversores en renta fija constituyen lo que se denomina “cupón”. A su vez este cupón puede ser implícito, cuando se obtiene por diferencia entre el valor de compra y el valor final de amortización, o explícito, lo que supone el pago periódico del mismo (anual, semestral, trimestral, etc.). 

Es importante informarse previamente sobre la sociedad emisora, consultar el folleto de la emisión, costes…

Otros activos 

Si prefieres correr menores riesgos al invertir tu dinero y prefieres renunciar a poder conseguir mayores rentabilidades en un corto plazo, puedes optar por otras opciones de inversión como una cuenta remunerada o un depósito a plazos

Si decides invertir en alguno o varios de estos activos de inversión deberías informarte sobre la fiscalidad de tu inversión. Pues muchos productos financieros tienen ventajas o regímenes fiscales específicos que pueden influir en tu declaración de la Renta

Consejos para invertir 

La diversificación es la clave

La diversificación es la piedra angular de toda buena cartera de inversión. Ya que se decide realizar más de una inversión, es esencial tratar de que estas sean lo más diversas posibles: distintos activos de inversión, plazos, niveles de riesgo e incluso diversificar tus inversiones en varios sectores, temáticas o geografías. Pues de esta manera, pese a que ocurra algún acontecimiento negativo en algún mercado o inversión, tus diferentes activos se verán afectados de forma diferente. 

No es recomendable, por ejemplo, tener más del 20% del patrimonio en un único producto, especialmente si no está en sí mismo diversificado, como en el caso de los fondos de inversión. Por otra parte, se debe tener en cuenta que los activos están relacionados entre sí y que, llegado un punto, incluir más activos en tu cartera no tiene porqué aportar más diversificación. Es decir que existe un límite.

Paciencia

Las inversiones pueden ser rentables pero hay que tener en cuenta que, en ocasiones, requieren un largo plazo para empezar a generar beneficios y que desinvertir antes del horizonte temporal establecido para la inversión puede acarrear pérdidas importantes

Busca un profesional 

Comenzar a invertir no es fácil e incluso cuando ya tienes algo de experiencia hay determinadas operaciones que pueden resultar muy interesantes para invertir, pero que necesitan amplios conocimientos en el sector financiero. Consultar con un profesional especializado en inversiones siempre es una buena opción para el éxito de tus operaciones. 

Contar con un gestor experto te permitirá realizar un seguimiento de tu cartera y realizar los ajustes necesarios en caso de que tus inversiones no evolucionen de la manera esperada.

Decidir cómo invertir 

Cada persona crea su cartera de fondos de inversión de forma única atendiendo a los resultados que pretenda alcanzar al invertir. Como ya hemos mencionado, en función de tus objetivos de inversión y tu situación financiera deberás construir tu cartera mayoritariamente con un tipo de activos u otros, pero siempre diversificando para conseguir un equilibrio. Es importante fijar un objetivo realista y ser paciente con las inversiones. También hay que tener en cuenta el perfil del inversor, así como los siguientes conceptos: 

Riesgo – Rentabilidad 

Estos dos factores suelen ir de la mano. A mayor riesgo más potencial rentabilidad, al igual que por el contrario los activos con menos riesgo acostumbran a tener una rentabilidad menor. 

Plazos y disponibilidad 

El plazo para alcanzar nuestro objetivo también es un factor a tener en cuenta. Si te fijas objetivos a corto, a medio o largo plazo las opciones de inversiones variarán. Esto está relacionado con la disponibilidad de fondos con la que contemos. Aunque puedes empezar a invertir con unos pocos euros, los objetivos, resultados y opciones de invertir cambiarán enormemente según tu presupuesto de inversión. 

Aprende y recibe ayuda especializada sobre inversiones 

El sector de las inversiones es complejo y está en constante cambio, por lo que es muy importante estar al tanto de las novedades para adaptar tus inversiones a las fluctuaciones. Si estás empezando, en nuestro blog podrás encontrar multitud de artículos sobre diversos temas financieros. Por otro lado, nunca viene mal contar con la asistencia de un gestor

En ABANCA, contamos con personal especializado que puede ayudarte a crear tu cartera de fondos de inversión equilibrada desde cero o aconsejarte si ya tienes una. Además también puedes delegar la gestión en un tercero, en este sentido la cartera ABANCA 360, ofrece un servicio de gestión de tu cartera con un fuerte componente social y medioambiental, promoviendo inversiones sostenibles. Consulta más información aquí o en alguna de las oficinas de ABANCA. 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. ABANCA no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Rentabilidades pasadas de las inversiones no garantizan rentabilidades futuras.

Logo Movil

Recibe nuestros contenidos más útiles

Cada quince días en tu bandeja de entrada. Consigue además nuestra guía con ¡todo lo que debes saber para contratar un préstamo personal!