¿Cuánto cuesta hacer el Camino de Santiago y cómo ahorrar?

¿Cuánto cuesta hacer el Camino de Santiago? ¿Es barato? ¿Cuesta menos que unas vacaciones en otro destino nacional? Todo depende de cuantos días quieras dedicar y cómo quieras vivirlo. Aun así, es posible ahorrar y gastar poco. Por eso, hemos preparado una lista de recomendaciones que te permitirán tener un Camino sin gastos excesivos.

¿Cuántos días vas a hacer el Camino de Santiago?

Al igual que en cualquier viaje, el número de días es fundamental para estimar cuánto vas a gastar. A mayor tiempo, mayor gasto. Así que calcula cuál es la ruta que quieres hacer y cuantos días vas a necesitar: 5, 10, 15… De media, se hacen unos 25 kilómetros por día. Y, aunque cada peregrino adapta la ruta a sus condiciones físicas (los hay que hacen 10 kilómetros al día y otros que incluso son capaces de juntar dos etapas), piensa en tu estado físico y haz una planificación realista.

Prepara tu mochila

Antes de empezar el viaje hay que preparar la mochila. Si te gusta el senderismo, el desembolso será menor ya que tendrás cosas que puedas reaprovechar. Si no es tu caso, recurre a conocidos que puedan dejarte lo que necesitas, compra de segunda mano, o compara precios comprando con antelación.

Lleva solo lo imprescindible y olvídate de los ‘por si acasos’.  Entre las cosas básicas que vas a necesitar, están:

  • Una mochila con gran capacidad. Fíjate en que sea poco pesada y que sea cómoda de llevar.
  • Calzado adecuado. No escatimes en ello y busca unas botas buenas que te resulten cómodas. Si vas a hacer el Camino en época de lluvia, opta por unas impermeables.
  • Será tu otro calzado aliado del Camino. Te servirá para la ducha en los albergues y para descansar los pies.
  • Ropa cómoda. Opta por ropa de senderismo y de secado rápido. También es bueno que tengas preparada ropa térmica y un impermeable por si llueve o hace frío.
  • Botiquín básico. Prepara un pequeño kit con ibuprofeno, paracetamol, crema solar, tiritas…

Transporte de ida y vuelta

Aunque realices el Camino andando o en bicicleta, es importante que tengas en cuenta el gasto de transporte hasta el punto de salida y la vuelta desde Santiago. El coste dependerá mucho de dónde vivas y las fechas en las que quieras viajar. Así que busca con antelación para que puedas aprovecharte de alguna oferta en billetes de avión o bus.

Santiago de Compostela está bien comunicada con las principales ciudades españolas, tanto por tren como por avión. También es sencillo llegar desde allí hasta los puntos más elegidos del Camino para comenzar, como Sarria, Tui, León o Ponferrada.

Alojamiento en el Camino de Santiago, ¿cómo ahorrar?

El hospedaje es el gasto más variable. En el Camino encontrarás alojamientos para todos los gustos: albergues de peregrinos, albergues privados, pensiones, hoteles, casas rurales…

El precio por noche de un albergue público, en donde no puedes reservar, puede rondar entre los 5 y 8 euros; y el de los privados puede ir de 8 a 15 o 20 euros. Si optas por hostales, pensiones, hoteles o casas rurales, el precio varía mucho más y lo mejor es reservar con antelación. Recuerda que, en temporada alta, puede ser que encuentres problemas de alojamiento en albergues y tengas que optar por una pensión u hostal con camas libres dada la gran afluencia de peregrinos. Así que, si tu intención es optar por albergues, prepara un gasto adicional por si algún día no hay sitio en los públicos. En alguna etapa tendrás que caminar hasta 10 km. más si quieres encontrar el siguiente albergue público y puede que ese día no te queden fuerzas.

¿Dónde comer?

Una buena alimentación es fundamental para aguantar bien cada etapa del Camino. Así que no tires de bocadillos todos los días. Tú decides si invertir más o menos dinero en alimentación, dependiendo de si vas a comer a restaurantes o decides cocinar tú mismo. En todo caso, el Camino siempre ofrece soluciones para ahorrar. En muchos restaurantes encontrarás el llamado “Menú del Peregrino” con un precio más económico y también encontrarás establecimientos con descuentos enseñando tu credencial de peregrino.

Algunos albergues cuentan con cocina compartida, así que también existe la opción de hacer la compra en algún supermercado y preparar tu comida o cena. Aunque ten en cuenta que en temporada alta –sobre todo en verano– no será tan fácil tener espacio y tiempo suficiente para cocinar.

Hazte cada día con pequeños alimentos como fruta, frutos secos o barritas energéticas para llevar en tu mochila durante la etapa y aguantar perfectamente el trayecto. También es recomendable que lleves una botella generosa de agua. No en todas las etapas del Camino hay fuentes potables.

Recuerda que no es recomendable acampar en el Camino de Santiago, entre otras cosas porque quedarás a expensas de las inclemencias del tiempo. Además, el descanso después de caminar largas etapas es fundamental y cargar con el peso adicional de una tienda de campaña no es una buena idea.

Otros gastos adicionales

A lo largo del Camino de Santiago, siempre te encontrarás con pequeños gastos e imprevistos que alcanzan una cantidad considerable como: poner lavadoras o secadoras, las entradas a monumentos, servicios de transporte de mochilas o comprar recuerdos. Así que calcula una media de 5 euros diarios adicionales para estas cosas.

¿Cuánto dinero debes llevar encima?

Evita llevar mucho dinero en efectivo encima. Una buena opción para evitar sustos es recargar una tarjeta prepago de ABANCA que no está vinculada a ninguna cuenta corriente. Te permitirá pagar en cualquier establecimiento y sacar dinero en los cajeros de las más de 700 oficinas que tiene ABANCA. De esta forma, no tendrás problema para encontrar un cajero cercano en toda tu ruta hacia Santiago.

También pasarás mucho tiempo fuera y dormirás con desconocidos, por lo que te recomendamos que actives la banca móvil de tu banco por si te roban la cartera. Con la app de ABANCA puedes apagar y encender tus tarjetas en un clic y, de esta forma, nadie las podrá usar.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, con un gasto comedido y sin grandes lujos, puedes hacer el Camino con un presupuesto diario de 30 euros. Y si lo haces en grupo, a mayores podéis compartir gastos. Algunos días gastarás menos y otros más. Si vas a recorrer una larga distancia dedicando más de dos semanas, siempre puedes ajustar tu gasto siendo más estricto con las comidas y cocinando tú mismo en los albergues.

Con todo planificado, sólo queda partir. Así que: ¡Buen Camino!

Comentarios

No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.