La garantía de un producto obligatoria pasa a ser de 3 años

Recientemente, el Consejo de Ministros ha aprobado una modificación en la ley de consumidores para ampliar los plazos de garantías de los productos. Con ella, la garantía de un producto deja de ser de dos años para convertirse en tres años obligatorios. Además, la modificación trae consigo otras medidas interesantes.

En este post vamos a analizar más a fondo esta nueva normativa de ofrecer una garantía de tres años, con las ventajas y condiciones que trae consigo. ¡Toma nota porque esto te interesa!

Garantía de tres años para los productos

En el mes de abril de 2021 el Gobierno de España aprobó una modificación en la ley de consumidores. Con ella se establece que la garantía de un producto obligatoria pasa de ser de dos a tres años. Pero no solo eso, además, las piezas deberán estar disponibles diez años más hasta que el producto presentara fin de existencias. Antes de esta modificación, las empresas estaban obligadas a tener piezas hasta cinco años después de que se dejara de fabricar un producto.

El Ministerio de Consumo señala que esta normativa entrará en vigencia el 1 de enero de 2022 y que su objetivo es dar “un paso más en la economía circular”. Es decir, en la cultura de reutilizar, reparar y reciclar los productos para, así, conseguir alargar la vida útil de estos.

El origen de la modificación de la garantía de un producto de tres años está en las directivas europeas. Estas apuestan por productos más duraderos con el fin de obtener un modelo de consumo más sostenible. Por tanto, la reforma toma la durabilidad del producto como criterio objetivo para determinar si los consumidores están satisfechos con la compra.

Por tanto, a partir del 1 de enero de 2022 cualquier producto tendrá una garantía de tres años. Los contenidos o servicios digitales, tales como programas informáticos, aplicaciones, juegos digitales, libros electrónicos u otras publicaciones electrónicas, tendrán una garantía de dos años.

Ventajas de una garantía de tres años de un producto

Este cambio en la normativa vigente de una garantía de un producto de tres años facilita varias ventajas para los consumidores. A continuación, vamos a pararnos en algunas de ellas:

  • Los clientes eligen si se repara o se sustituye un producto. Como veníamos diciendo, hasta ahora eran las empresas las que tomaban esta decisión. Por ello, no en todos los casos los clientes quedaban satisfechos con las reparaciones y preferían un producto nuevo. Dependiendo del objeto, el período para demostrar que no está satisfecho con el producto adquirido varía de seis meses a uno o dos años. Ahora con este cambio en la ley de consumidores es posible. De esta forma, los compradores quedarán más satisfechos con sus productos.
  • Las piezas deberán estar disponibles hasta diez años después de dejarse de fabricar el producto. De esta manera se consigue ampliar el tiempo de vida útil del producto ya que se podrá reparar pese a que este sea antiguo. Así también se fomenta más a largo plazo la economía circular que mencionamos anteriormente y se reduce el impacto en el medio ambiente.
  • Los consumidores no tendrán que demostrar en los dos primeros años que el producto incumple aspectos del contrato de compraventa. Los primeros dos años de la garantía bastará con que el consumidor exija reparación o sustitución del producto. Sin embargo, a partir del tercer año el fabricante podrá exigir una prueba pericial para demostrar que los fallos del producto están asociados a la fabricación.
  • El índice de reparabilidad entrará en vigor. Con el anuncio de la ampliación de plazo de las garantías de los productos, el Ministerio de Consumo también anunció el índice de reparabilidad. Con este índice, que ya se aplicaba para clasificar los electrodomésticos y otros aparatos electrónicos, se busca que el consumidor tome mejores decisiones a la hora de adquirir productos electrónicos.

Nuevos derechos y garantías para los usuarios

Además de la garantía de tres años y ante el aumento del comercio online, el Ministerio de Consumo ha visto oportuno otorgar nuevos derechos y garantías a los usuarios. Con esto, se reconoce por primera vez que los servicios digitales gratis no lo son, puesto que se pagan con los datos personales de los usuarios.

La reforma establece reglas simples y claras sobre cómo y cuándo los empresarios cumplen con sus obligaciones de proporcionar contenidos o servicios digitales. En la mayoría de los casos, los empresarios están obligados a proporcionar contenidos o servicios digitales sin demora indebida, lo que significa que estos contenidos o servicios deben proporcionarse de forma inmediata.

A lo largo de este post hemos conocido las nuevas modificaciones de la ley de consumidores que establece, en resumen, una garantía de tres años para productos y de dos años para servicios digitales. También hemos comentado cuándo entrará en vigor y algunas otras cuestiones. ¿Qué te parece esta nueva medida?

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.