Así será la nueva ley de residuos

En nuestro post sobre la economía circular, te explicamos en qué consiste este modelo económico y social y qué supondrá para el futuro en cuanto a la creación de nuevas oportunidades de empleo.

Las múltiples ventajas del sistema de economía circular han sido consideradas en el plano legislativo estatal, y por eso queremos mostrarte a continuación los principales aspectos y objetivos de la nueva ley de residuos.

¿En qué consiste la ley de residuos?

La Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que se encuentra actualmente en trámite, lleva a cabo una revisión de la normativa actual de 2011 con el objetivo principal de cumplir con los nuevos propósitos de residuos fijados en las directivas de la Unión Europea.

De acuerdo con la Estrategia Española de Economía Circular (España Circular 2030), el anteproyecto de ley de residuos y suelos contaminados busca establecer medidas para preservar el medio ambiente y la salud humana.

Además, el proyecto persigue reducir el impacto global del empleo de los recursos y promover en España una economía baja en carbono, para lograr ser un país neutro en emisiones de aquí al año 2050.

Las medidas que se establecen en esta norma abarcan diversos puntos, entre los que destacan:

La limitación de plásticos de un solo uso

Por primera vez en la legislación española, se recogen restricciones a estos productos (vasos para bebidas, pajitas, tapones, envases alimentarios, etc.), limitando su entrada en el mercado y fijando un impuesto para mejorar la disminución de su distribución.

El objetivo principal es reducir la comercialización de estos artículos plásticos un 50% en 2026 con respecto a 2022, y un 70% para el año 2030 con respecto al mismo año.

De esta manera, desde el día 1 de enero del año 2023, queda prohibida la distribución gratuita de estos plásticos, para dar paso al empleo de alternativas reutilizables.

La prevención en la generación de residuos

Otra de las medidas incluidas en la ley de residuos y suelos contaminados es la prevención de la generación de residuos, con el establecimiento de un propósito de reducción del peso de los residuos producidos de un 13% y un 15% en 2025 respecto a los generados en el año 2010.

Además, quedará prohibida la destrucción de sobrantes no vendidos de productos no perecederos, como aparatos eléctricos o textiles.

Prioridad al agua no envasada

Con el objetivo de restringir el consumo de envases, en los establecimientos hosteleros se ofrecerá a los clientes la posibilidad de consumir agua no envasada de forma gratuita.

Asimismo, las administraciones públicas deberán establecer las medidas adecuadas para disminuir el consumo de agua embotellada en sus departamentos. A través del suministro de agua en envases reutilizables o promoviendo la instalación de fuentes de agua potable.

Suelos contaminados

La ley de residuos incluye también la regulación de los suelos contaminados. Incorpora como novedad el Inventario Nacional de descontaminaciones voluntarias de suelos contaminados.

¿Para qué sirve?

Tal y como se ha explicado anteriormente, la ley de residuos y suelos contaminados 2021 persigue regular la gestión sostenible de los residuos. Con este objetivo, se establecen medidas que permitan reducir el impacto de la utilización de estos desechos sobre el planeta.

Esta ley de residuos posibilita el fomento de la sostenibilidad en el empleo de los recursos, además de facilitar la transición hacia una economía circular.

De esta forma, podrán minimizarse numerosos efectos negativos que produce la actividad humana sobre la naturaleza y el mundo. Así como avanzar en dirección a un modelo ecológico y respetuoso con el medio ambiente.

¿A qué o a quién afecta?

Para el consumidor, es importante tener en cuenta que esta ley de envases y residuos influirá en algunos aspectos cotidianos. Por ejemplo, deberán tener en cuenta la recogida separada del aceite de cocina usado, así como la de biorresiduos.

En cuanto a la limitación de los plásticos de un solo uso, el consumidor tendrá que pagar un precio diferenciado en el ticket de venta por cada vaso de bebida, su tapa y tapón; recipientes para alimentos, etc.

Además, quedará prohibida la venta de cualquier producto fabricado con plástico oxodegradable, como los cubiertos de plástico, pajitas, bastoncillos de algodón o los palos de los globos, entre otros. Tampoco se podrán vender recipientes de vidrio o metal con tapas o tapones de plástico.

Por otra parte, el sector de la hostelería estará obligado a ofrecer agua de grifo, y el sector pesquero se incorpora a la ley de residuos para ser también responsable de su gestión, debido al considerable impacto de sus plásticos y redes en el medio marino.

De esta manera, antes del 1 de enero de 2025, deberá alcanzarse un objetivo mínimo de recogida de artes de pesca, y serán los propios productores quienes sufraguen los gastos de recogida separada.

Inclusión de dos nuevos impuestos verdes

La nueva ley de residuos sólidos incluye la creación de dos nuevos impuestos verdes. Uno sobre los plásticos de un solo uso y otro que grava el depósito de los residuos en los vertederos y la incineración.

El fin fundamental de estos impuestos es motivar el reciclaje y disminuir la presencia de desechos plásticos en el medio natural.

En cuanto al impuesto sobre los plásticos, de carácter indirecto para el consumidor, el tipo impositivo será de 0,45 euros por kilogramo de envase. Un valor que puede suponer la recaudación de cerca de más de 700 millones de euros.

Además, la ley de residuos sólidos urbanos incorpora nuevos impuestos a la incineración y al depósito de residuos en el vertedero. Así como la obligación para las entidades locales, en el plazo de dos años, de desarrollar una tasa asociada a los servicios de gestión de residuos que prestan.

La propuesta de ley revisa la regulación sobre la responsabilidad ampliada del productor del residuo y explicita las obligaciones que se les pueden imponer a través de un Real Decreto, entre las que se encuentra el sistema de depósito, devolución y retorno.

En relación al establecimiento de la ley de residuos, es interesante mencionar la importancia de los Principios del Océano Sostenible a los que está adherido ABANCA, siendo la primera entidad financiera española en suscribir esta iniciativa.

Este proyecto de la Red de Pacto Mundial de Naciones Unidas persigue el fomento del bienestar de los océanos, así como la conservación de su riqueza, a través de medidas responsables para toda clase de sectores empresariales.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.