Así es la nueva Ley de residuos y suelos contaminados

En nuestro post sobre la economía circular, te explicamos en qué consiste este modelo económico y social y qué supondrá para el futuro en cuanto a la creación de nuevas oportunidades de empleo. Las múltiples ventajas del sistema de economía circular han sido consideradas en el plano legislativo estatal, y por eso queremos mostrarte a continuación los principales aspectos y objetivos de la nueva Ley de residuos y suelos contaminados. Esta ley ha entrado en vigor el 10 de abril de 2022, tras ser publicada en el BOE.

Índice

  1. ¿En qué consiste la Ley de residuos y suelos contaminados?
  2. La limitación de plásticos de un solo uso
  3. La prevención en la generación de residuos
  4. Producción, posesión y gestión de residuos
  5. Responsabilidad ampliada del productor
  6. Medidas fiscales: impuestos verdes y medioambientales
  7. Información sobre residuos
  8. Suelos contaminados
  9. Régimen sancionador
  10. ¿Para qué sirve?
  11. ¿A qué o a quién afecta?

¿En qué consiste la Ley de residuos y suelos contaminados?

La Ley de residuos y suelos contaminados para una economía circular, revisa la anterior normativa de 2011 con el objetivo principal de cumplir con los nuevos propósitos de residuos fijados en las directivas de la Unión Europea.

De acuerdo con la Estrategia Española de Economía Circular (España Circular 2030), la ley de residuos y suelos contaminados establece medidas para preservar el medio ambiente y la salud humana.

Además, el proyecto persigue reducir el impacto global del empleo de los recursos y promover en España una economía baja en carbono, para lograr ser un país neutro en emisiones de aquí al año 2050.

Las principales novedades de esta ley, que veremos mejor más adelante son:

  • Restricciones en los plásticos de un solo uso
  • Cambios en la responsabilidad ampliada del productor de residuos
  • Impuestos especiales sobre envases de plástico no reutilizables y el depósito de residuos
  • Nuevo inventario estatal de descontaminaciones voluntarias de suelos contaminados
  • Actualización del régimen de inspección y sancionador

La limitación de plásticos de un solo uso

Por primera vez en la legislación española, se recogen restricciones a estos productos (vasos para bebidas, pajitas, tapones, envases alimentarios, etc.), limitando su entrada en el mercado y fijando un impuesto para mejorar la disminución de su distribución.

El objetivo principal es reducir la comercialización de estos artículos plásticos un 50% en 2026 con respecto a 2022, y un 70% para el año 2030 con respecto al mismo año.

De esta manera, desde el día 1 de enero del año 2023, queda prohibida la distribución gratuita de estos plásticos, para dar paso al empleo de alternativas reutilizables.

Por medio de esta ley queda prohibida la venta de plásticos como platos, cubiertos, pajitas, ciertos tipos de bastoncillos… Además, se establecen los requisitos de diseño de los recipientes de plástico para bebidas y de marcado de algunos productos de plástico de un solo uso.

La prevención en la generación de residuos

Otra de las medidas incluidas en la ley de residuos y suelos contaminados es la prevención de la generación de residuos, con el establecimiento de un propósito de reducción del peso de los residuos producidos de un 13% y un 15% en 2025 respecto a los generados en el año 2010.

Las medidas establecidas para la prevención de residuos son:

  • Las comunidades autónomas tienen competencia para autorizar determinadas substancias como subproductos y declarar el fin de la condición de residuos.
  • Se usan las mejores técnicas disponibles para promocionar los modelos de producción y consumo sostenibles, así como el diseño de productos eficientes y duraderos.
  • Queda prohibido destruir o tirar en vertederos los excedentes de productos no perecederos, como textiles o aparatos tecnológicos.
  • Los establecimientos de hostelería están obligados a ofrecer gratuitamente agua potable no envasada.
  • Los comercios de alimentación deben aceptar el uso de recipientes reutilizables adecuados y destinar al menos el 20% de su área a productos sin embalaje primario.

Producción, posesión y gestión de residuos

En este ámbito, la Ley de residuos y suelos contaminados establece:

  • Obligaciones para los productores de residuos relativas a la gestión de residuos y a su almacenamiento, mezcla, envasado y etiquetado. El productor del residuo es responsable de éste hasta que se documenta o certifica su traslado.
  • Obligaciones de los gestores de residuos en relación con su almacenamiento, transporte, separación y etiquetado. Así como obligaciones específicas para residuos peligrosos.
  • La fijación de un calendario para la recogida separada de fracciones de residuos a nivel local y objetivos mínimos para la recogida separada para el total de residuos municipales.
  • Medidas específicas para los biorresiduos, la recogida y tratamiento de aceites usados y los residuos de construcción y demolición.
  • El Reglamento (CE) n.º 1013/2006 para la entrada y salida de residuos del territorio nacional. Que convive con la normativa para el transporte de mercancías peligrosas.
  • La necesidad de comunicar y autorizar previamente las actividades de producción y gestión de residuos.

Responsabilidad ampliada del productor

Respecto a la responsabilidad ampliada del productor, la nueva ley establece:

  • Una definición más amplia de productor de producto, considerando también los que “llenen” productos, los que venden a distancia desde otro país y las plataformas de ecommerce.
  • Medidas de obligado cumplimiento para los productores en materia de diseño, sistemas de depósito y retorno del producto.
  • La distinción entre las obligaciones a cumplir de modo individual o a través de un sistema colectivo y el resto de las obligaciones.
  • La regulación de los requisitos mínimos legales aplicables a los sistemas de RAP (Responsabilidad Ampliada del Productor).
  • La regulación de los mecanismos de constitución de los sistemas individuales y colectivos de RAP.
  • Las obligaciones de información para la supervisión, control y seguimiento de los sistemas de RAP.

Medidas fiscales: impuestos verdes y medioambientales

Se introducen dos impuestos para reducir la generación de residuos y su impacto ambiental:

  • El impuesto especial sobre los envases de plástico no reutilizables. Es un impuesto indirecto que grava la fabricación, importación y adquisición intracomunitaria. Afecta a los envases de plástico no reutilizables, productos plásticos semielaborados usados para obtener envases y productos con plástico que se usan para el cierre.
  • El impuesto sobre el depósito de residuos en vertederos, la incineración y la coincineración de residuos. Grava la entrega de residuos para ser eliminados en vertederos y la eliminación o valorización energética en instalaciones de incineración o coincineración de residuos. Afecta a las instalaciones autorizadas públicas y privadas y se devenga al realizarse el depósito, incineración o coincineración.

Información sobre residuos

La nueva Ley de residuos y suelos contaminados establece en materia de información sobre residuos:

  • El registro de la producción y gestión de residuos en un Registro único.
  • La información que debe aparecer obligatoriamente en las memorias.
  • El sistema electrónico para realizar la Información de Residuos (eSIR).

Suelos contaminados

La ley de residuos incluye también la regulación de los suelos contaminados. Incorpora como novedad el Inventario Nacional de descontaminaciones voluntarias de suelos contaminados.

Los propietarios físicos o jurídicos de fincas deberán declarar si se realizan actividades potencialmente contaminantes en el suelo. Esto será objeto de nota marginal en el Registro de la Propiedad. Se establecen plazos para la descontaminación y recuperación de los suelos contaminados

Régimen sancionador

La Ley de residuos y suelos contaminados designa una serie de infracciones y sanciones. Están especialmente enfocadas a la responsabilidad ampliada del productor.

¿Para qué sirve la Ley de residuos y suelos contaminados?

Tal y como se ha explicado anteriormente, la Ley de residuos y suelos contaminados regula la gestión sostenible de los residuos. Con este objetivo, se establecen medidas que permitan reducir el impacto de la utilización de estos desechos sobre el planeta.

Esta ley de residuos posibilita el fomento de la sostenibilidad en el empleo de los recursos, además de facilitar la transición hacia una economía circular.

De esta forma, podrán minimizarse numerosos efectos negativos que produce la actividad humana sobre la naturaleza y el mundo. Así como avanzar en dirección a un modelo ecológico y respetuoso con el medio ambiente.

¿A qué o a quién afecta esta ley de residuos?

Para el consumidor, es importante tener en cuenta que esta ley de envases y residuos influirá en algunos aspectos cotidianos. Por ejemplo, deberán tener en cuenta la recogida separada del aceite de cocina usado, así como la de biorresiduos.

En cuanto a la limitación de los plásticos de un solo uso, tendrá que pagar un precio diferenciado en el ticket de venta.

Antes del 1 de enero de 2025, deberá alcanzarse un objetivo mínimo de recogida de artes de pesca, y serán los propios productores quienes sufraguen los gastos de recogida separada.

En relación al establecimiento de la ley de residuos, es interesante mencionar la importancia de los Principios del Océano Sostenible a los que está adherido ABANCA, siendo la primera entidad financiera española en suscribir esta iniciativa.

Este proyecto de la Red de Pacto Mundial de Naciones Unidas persigue el fomento del bienestar de los océanos, así como la conservación de su riqueza, a través de medidas responsables para toda clase de sectores empresariales.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.