Contrato de arras: ¿cómo se hace?

A la hora de comprar una vivienda lo normal es que tengamos que llevar a cabo una serie de trámites. Normalmente hablamos del famoso contrato de compraventa y de la señal, pero existen otros documentos implicados. Entre ellos, encontramos el contrato de arras, ¿lo conoces?

En este post vamos a adentrarnos en el contrato de arras: qué es, qué tipos hay, qué información recoge… y mucho más. Sigue leyendo para no perderte ningún detalle. ¡Te lo contamos todo!

¿Qué es un contrato de arras?

Para saber qué es un contrato de arras, primero debemos tener claro qué son las arras. Las arras, en líneas generales, son una especie de garantía que requieren la entrega de dinero para asegurar que se cumpla con la obligación. Normalmente esta obligación es de compraventa de un inmueble.

Por lo tanto, podemos decir que el contrato de arras es un precontrato privado. En él, las partes pactan la reserva de la compraventa de bienes muebles o inmuebles, tales como una vivienda o un automóvil, entregándose como prueba una cantidad de dinero.

Tipos de contrato de arras

Dentro de las arras podemos encontrar varios tipos en función de la intención de las partes:

  • Arras confirmatorias. En las confirmatorias el comprador suministra una cantidad de dinero como prueba de la celebración del contrato o como garantía de que este se ejecutará. Luego, esa cantidad se deducirá del precio final. Si una de las partes incumple el contrato, la otra parte puede exigir el cumplimiento del contrato o rescindirlo y compensar la pérdida con una indemnización por daños y perjuicios.
  • Arras penitenciales. Estas arras también reciben el nombre de arras de desistimiento. En ellas, cualquiera de las partes puede rescindir el contrato (este es el único tipo permitido). Si es el comprador, perderá la cantidad entregada. Si es el vendedor, entonces deberá reembolsar el doble de la cantidad que recibió.
  • Arras penales. En ellas, la parte cumplidora puede optar por exigir el cumplimiento de las obligaciones del contrato y una indemnización por los daños y perjuicios correspondientes. Estos deberán probarse por la parte cumplidora. Esta parte también puede resolver el contrato donde las arras constituyen una pena.

En caso de incumplimiento, es posible que las arras deban reembolsarse por duplicado, pero a diferencia de las penitenciales, solo si ambas partes están de acuerdo en hacerlo.

¿Qué porcentaje se paga?

Habitualmente en el contrato de arras se suele fijar una cantidad a pagar entre un 5% y un 15% del total del valor del bien mueble o inmueble. Sin embargo, siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo, se puede dar o pedir como señal la cantidad que se considere.

¿Es lo mismo el contrato de arras y la “señal”?

Hablar de contrato de arras es lo mismo que hablar de la famosa “señal” porque es un acuerdo entre el comprador y el vendedor que otorga el beneficio de reserva.

Por lo tanto, podemos decir que la “señal” se oficializa a través del contrato de arras, ya que este es un documento en el que se recogen todos los puntos acordados entre ambas partes.

¿Qué información se recoge?

Debemos asegurarnos de que en el contrato de arras figure la siguiente información:

  • Datos personales del comprador y del vendedor.
  • Descripción de la vivienda en la que se incluya la dirección, la superficie y las características del inmueble.
  • Precio de la vivienda, cantidad a entregar en concepto de arras y la forma de pago.
  • Plazo para cerrar la compra definitiva del inmueble a través del contrato de compraventa. Este suele fijarse entre 20 y 60 días.
  • Distribución de los gastos de la compraventa.
  • Firma del comprador y del vendedor.

¿Y si una vez firmado el contrato de arras una de las partes se echa atrás?

Según establece el Tribunal Supremo, alguna de las partes puede desistir de la compraventa hasta la firma del contrato oficial. Precisamente la naturaleza del contrato de arras permite al comprador y al vendedor rescindir unilateralmente el contrato.

Sin embargo, el incumplimiento por cualquiera de las partes dará lugar a sanciones para la parte que no cumpla (según el artículo 1.454 del Código Civil):

  • Si el comprador viola la promesa de compra de la propiedad, perderá la cantidad de la contribución como arras o señal.
  • Si el vendedor viola su promesa de transferir la propiedad, devolverá el depósito al comprador por duplicado.

Ahora que ya sabes qué es un contrato de arras, los tipos que hay y las ventajas y consecuencias que puede tener su incumplimiento, cuéntanos, ¿te has quedado con alguna duda? ¡Te leemos!

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.