Grados de discapacidad y cómo afecta en la declaración de la renta

4.7/5 - (7 votos)

Cuando llega el momento de hacer la declaración de la renta, es normal tener dudas sobre qué cuenta, qué no y cómo los diferentes aspectos de nuestra vida pueden influir en lo que hay que pagar o lo que nos pueden devolver. Uno de los factores a considerar son los grados de discapacidad. Explicaremos en detalle los derechos y ventajas que corresponden a las personas con discapacidad y qué deducciones hay en la declaración de la renta 2023. ¡Sigue leyendo!

  1. Qué son los grados de discapacidad
  2. Cuáles son los grados de discapacidad
    1. Porcentaje de discapacidad
  3. ¿Cómo solicitar el reconocimiento de discapacidad?
    1. Documentación necesaria
    2. Dónde solicitar el reconocimiento
    3. ¿Puedo solicitar una revisión?
  4. Reducciones en la declaración de la renta 

Qué son los grados de discapacidad

Se trata de un número, expresado en porcentajes, que indica cuál es el grado de discapacidad reconocido que tiene una persona, después de realizar una evaluación oficial médica. Este grado se establece después de que profesionales de la medicina y los servicios sociales examinan cómo las condiciones físicas, mentales, intelectuales o sensoriales de una persona afectan su capacidad para realizar actividades diarias. Este concepto está formalizado en España bajo la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social publicada en el Real Decreto Legislativo 1/2013

Según esta normativa, esta condición debe ser previsiblemente permanente. Además, se toma en cuenta cualquier dificultad que pueda limitar o impedir la participación de la persona en la sociedad, en igualdad de condiciones con los demás. En este sentido, hacemos referencia a las personas con discapacidad, siguiendo las recomendaciones de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE). 

Cuáles son los grados de discapacidad

Para determinar el grado, se utiliza un sistema de calificación que se basa en criterios técnicos estandarizados y se detalla en el Real Decreto 888/2022. Como mencionamos, para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad se tienen en cuenta las limitaciones físicas o mentales (incluyendo síntomas y secuelas) del día a día, pero también se consideran los factores contextuales (ambientales y circunstancias personales) y los antecedentes funcionales

Dentro de las actividades de la vida diaria (AVD) que toman en cuenta durante la evaluación, se encuentran nueve categorías

  • Aprendizaje y aplicación del conocimiento.
  • Tareas y demandas generales.
  • Comunicación.
  • Movilidad.
  • Autocuidado (lavarse, higiene personal, vestirse, comer, beber, cuidado de la salud propia, etc.).
  • Vida doméstica.
  • Interacciones y relaciones personales.
  • Áreas principales de la vida (educación, trabajo y economía).
  • Vida comunitaria social y cívica.

Una vez evaluados todos los aspectos mencionados, se califican en las siguientes categorías

Grado 1. Discapacidad nula

En este grado el nivel de discapacidad es casi inexistente. Las personas con un grado 1 pueden tener algunos síntomas o secuelas relacionados a una condición, pero esto no les impide realizar sus actividades diarias normales.

Grado 2. Discapacidad leve

La persona experimenta algunas dificultades, pero son leves. Puede que necesiten un poco más de tiempo o algunos ajustes menores para realizar sus actividades pero, en general, pueden manejar su día sin mucha ayuda externa.

Grado 3. Discapacidad moderada

Las personas con una discapacidad moderada tienen dificultades en sus rutinas diarias. Aunque pueden cuidar de sí mismas en términos de autocuidado, algunas actividades requieren ayuda o adaptaciones.

Grado 4. Discapacidad grave

Las personas con un grado 4 tienen dificultades graves para realizar actividades diarias, incluyendo las básicas como el autocuidado. Necesitan asistencia regular y adaptaciones importantes en su entorno

Grado 5. Discapacidad muy grave

Este es el nivel más alto y aquí la capacidad para realizar cualquier actividad diaria es prácticamente nula sin ayuda. Dependen completamente de otras personas para su cuidado y manejo diario. 

Cada uno de estos grados ayuda a entender mejor qué tipo de apoyo y recursos podrían necesitar las personas para mejorar su calidad de vida. Además, los grados de discapacidad determinan qué tipo de beneficios, ayudas y deducciones pueden solicitar. 

Porcentaje de discapacidad

Teniendo en cuenta lo establecido en el Real Decreto 1971/1999, se establecen las reglas sobre cómo se reconoce oficialmente a una persona con discapacidad y cómo se mide la seriedad de su condición. Así es como se reparten los porcentajes para cada grado de discapacidad, según este decreto: 

Grado Porcentaje
Grado 1 0%
Grado 2 Del 1 al 24%
Grado 3 Del 25 al 49%
Grado 4 Del 50 al 70%
Grado 5 Más del 75%

¿Cómo solicitar el reconocimiento de discapacidad?

Para recibir las ayudas y servicios especiales destinados a las personas con discapacidad en España, primero necesitas obtener un certificado o reconocimiento de discapacidad. Este trámite puede llevar entre 3 meses o más, dependiendo de la comunidad autónoma donde lo solicites. Además, es un proceso que puedes iniciar en cualquier momento o época del año

Documentación necesaria

Aunque cada comunidad puede requerir una documentación o procesos específicos, en líneas generales, esto es lo que vas a necesitar:

  • Formulario de reconocimiento o revisión del grado de discapacidad completo.
  • Identificación oficial (DNI, NIE). 
  • Certificado de residencia de la persona solicitante.
  • Certificado de la renta de la persona solicitante, el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). 
  • Pensiones y/o prestaciones sociales percibidas. 
  • Documentación complementaria, como comprobación de datos de terceras personas interesadas.
  • Para menores de edad, libro de familia y DNI del representante legal.
  • Si actúas como representante de otra persona, un documento que acredite esta representación.
  • Copias de informes médicos o sentencias que respalden la discapacidad, emitidos por profesionales autorizados del sector público o privado. 

Dónde solicitar el reconocimiento del grado de discapacidad

  • Solicitud presencial. Puedes acudir con cita previa a las oficinas de la Consejería de Asuntos Sociales o a los Centros Base de Atención a Personas con Discapacidad de tu comunidad. 
  • Solicitud online
    • Accede a la sede electrónica de tu comunidad. En el caso de Galicia, es a través de la sede electrónica de la Xunta de Galicia.
    • Inicia sesión con tu DNI electrónico, a través del sistema Cl@ve o el método de verificación disponible. 
    • Escanea y sube toda la documentación requerida en formato electrónico. 
    • Completa y envía el formulario.
    • Guarda o imprime el acuse de recibo.
    • Aunque la documentación se envíe por Internet, puede ser necesaria una entrevista personal con el Equipo de Valoración y Orientación (EVO), compuesto por un equipo multidisciplinario de medicina, psicología y trabajo social.

Después de entregar toda la documentación, tendrás que pasar por un proceso de valoración en una oficina autorizada en la comunidad autónoma. Una vez evaluado, recibirás la resolución por correo postal o electrónico, y podrás retirar la tarjeta acreditativa según tu grado de discapacidad.

¿Puedo solicitar una revisión del grado de discapacidad?

Si ya tienes un reconocimiento de discapacidad, pero no estás conforme con el grado asignado, puedes solicitar una revisión. Durante la revisión se puede confirmar o modificar dicho grado (y, por tanto, las prestaciones relacionadas), pero también se puede extinguir el certificado

Para solicitar la revisión debes cumplir alguno de estos dos escenarios. El primero, que hayan transcurrido al menos dos años desde la resolución inicial. El segundo, que puedas demostrar con un informe médico actualizado que hubo un error en el diagnóstico (la reclamación debe ser en un plazo máximo de 30 días desde la resolución) o que la condición se ha agravado o ha mejorado. En caso de tener un plazo de invalidez, puedes solicitar la revisión hasta tres meses antes de la fecha de expiración. 

Reducciones en la declaración de la renta por grados de discapacidad

Las reducciones para personas con discapacidad varían según su situación laboral, familiar y grado. En general, estas son algunas de las particularidades recopiladas en la Agencia Tributaria que puedes aplicar, así podrás saber cómo influye y cuánto puede devolver Hacienda por discapacidad en la renta de 2023.

Mínimo por discapacidad

Puedes aplicar un mínimo por discapacidad que varía según tu grado de discapacidad y según la comunidad autónoma. Este mínimo básico es de 3.000 euros anuales, que asciende a 9.000 euros si la discapacidad es igual o superior al 65%

Además, si se necesita asistencia de terceros, se tiene movilidad reducida, o la discapacidad es igual o superior al 65%, este mínimo aumenta en 3.000 euros adicionales. Se registra en las casillas 517 (para la parte estatal) y 518 (para la parte autonómica). Este mínimo es la suma del mínimo por discapacidad del contribuyente y el mínimo por discapacidad de ascendientes y descendientes, pero no se puede aplicar si los ascendientes o descendientes con discapacidad tienen la obligación de declarar rentas superiores a 1.800 euros.

Tabla del mínimo de discapacidad por contribuyente, teniendo en cuenta los grados de discapacidad

Fuente: Agencia Tributaria.

Mínimo personal y familiar

El mínimo personal y familiar es básicamente la cantidad de tu ingreso que, por usarse para cubrir necesidades esenciales tuyas y de tu familia, no se somete a tributación por el IRPF. Este mínimo se calcula sumando el mínimo del contribuyente y los mínimos por descendientes, ascendientes y discapacidad. 

Esto asegura que todos los contribuyentes, sin importar cuántos ingresos generen, reciban el mismo beneficio fiscal si están en una situación familiar similar. De esta forma, el mínimo personal del contribuyente queda así

Mínimo del contribuyente Importe
Base 5.550 euros
Más de 65 años Incrementa 1.150 euros
Más de 75 años Incrementa 1.400 euros

Para beneficiarse del mínimo por descendientes, se deben cumplir los siguientes requisitos: 

  • Convivir con el contribuyente que aplica el mínimo familiar al cierre del año fiscal (que termina el 31 de diciembre), o hasta el fallecimiento del contribuyente si ocurre en otra fecha.
  • Ser menor de 25 años. A menos que tengan una discapacidad igual o superior al 33%, en cuyo caso no hay límite de edad.
  • No puede ganar más de 8.000 euros al año, sin contar ingresos exentos.
  • El descendiente no puede estar obligado a presentar declaración con rentas superiores a 1.800 euros. 

Para aplicar el mínimo por ascendientes, los requisitos son parecidos: 

  • Deben ser mayores de 65 años. En caso de tener una discapacidad igual o superior al 33%, no importa la edad.
  • Vivir con el contribuyente.
  • Que no tengan rentas anuales de más de 8.000 euros, excluyendo ingresos exentos.
  • El ascendiente no puede estar obligado a presentar declaración con rentas superiores a 1.800 euros.

Rendimientos del trabajo

Si estás trabajando, y tú o alguien de tu familia directa tiene una discapacidad, puedes beneficiarte de una exención de hasta 1.500 euros en determinados rendimientos del trabajo en especie (cobertura de enfermedad). Además, todos los trabajadores, tengan o no discapacidad, pueden deducir 2.000 euros anuales por gastos relacionados con el trabajo

Si estás en situación de desempleo y aceptas un empleo en otro municipio que requiera cambio de residencia, puedes aumentar esa deducción en otros 2.000 euros, aplicable tanto en el año del cambio como en el año siguiente. 

Para los trabajadores activos con un grado discapacidad, las deducciones son aún mayores. Si tu grado de discapacidad es superior al 33% y menor del 65%, puedes deducir 3.500 euros. Esta cantidad aumenta a 7.750 euros si, además, necesitas ayuda de terceros o tienes movilidad reducida. Los trabajadores con grados de discapacidad del 65% o más también pueden deducir 7.750 euros. Estos gastos se pueden consignar en la casilla 21

Tabla de reducción por discapacidad de trabajadores activos

Fuente: Agencia Tributaria.

Planes de pensiones

Las personas con una discapacidad psíquica igual o superior al 33%, aquellas con una discapacidad física o sensorial igual o superior al 65% o las personas que tengan una incapacidad declarada judicialmente pueden reducir la base imponible de las aportaciones realizadas a Planes de pensiones, Mutualidades de Previsión Social, Planes de Previsión Asegurados, Planes de Previsión Social Empresarial y Seguros de Dependencia severa o de gran dependencia. El importe anual de la reducción queda de la siguiente forma, y se consignan en las casillas 476 y 494.

Reducción anual máxima Partícipe con discapacidad Cada pariente de la persona con discapacidad
Individual 24.250 euros 10.000 euros
Conjunta (por las aportaciones de todos, con prioridad en la reducción de las personas con  discapacidad). 24.250 euros

Fuente: Agencia Tributaria.

Rendimientos de actividades económicas

Si eres trabajador autónomo y tienes un grado de discapacidad, puedes aplicar una reducción de hasta 3.500 euros. Y si necesitas ayuda de terceros, tienes movilidad reducida, o tu discapacidad es del 65% o más, esta reducción sube a 7.750 euros.

Y si eres autónomo y pagas por tu seguro de salud o el de tu familia (cónyuge e hijos menores de 25 años que vivan contigo), cuando se trate de personas con discapacidad, puedes deducir hasta 1.500 euros de esos gastos

Deducciones por personas con discapacidad a cargo

Hay deducciones especiales para quienes tengan personas con discapacidad a su cargo

  • Si tienes hijos con discapacidad que te permiten reclamar el mínimo por descendientes, puedes deducir hasta 1.200 euros al año. Reflejado en las casillas 623-624 de la declaración de la renta. 
  • Por cada padre o madre con discapacidad que cumpla con las condiciones para el mínimo por ascendientes, puedes deducir también hasta 1.200 euros. En las casillas 636 y 637.
  • Por cónyuge, no separado legalmente, y cuyas rentas anuales no superan los 8.000 euros (sin contar las exentas) puedes aplicar una deducción de hasta 1.200 euros. En las casillas 645 y 646.

Cada año, al preparar nuestra declaración, tenemos la oportunidad de revisar si estamos aprovechando los beneficios y deducciones fiscales disponibles, especialmente en el caso de las personas con un grado de discapacidad. Ya que esto se puede traducir en ahorro fiscal. Por eso, ahora sabes cuánto pueden impactar los grados de discapacidad en la declaración de la renta 2023 este 2024. No olvides tener en cuenta las fechas más importantes de esta campaña para que no se te pase el plazo. Además, para facilitar estas gestiones, la web de ABANCA destaca por su accesibilidad, para asegurar que todas las personas puedan manejar sus finanzas cómodamente

Recuerda que los contenidos de este blog tienen carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate.

Logo Movil

Recibe nuestros contenidos más útiles

Cada quince días en tu bandeja de entrada. Consigue además nuestra guía con ¡todo lo que debes saber para contratar un préstamo personal!