Fraudes con tarjetas de crédito: cómo debes protegerte para evitarlos

Fraudes con tarjetas de crédito: cómo debes protegerte para evitarlos
Valora esta entrada

¿Sabías que en España hay más de 51 millones de tarjetas de crédito en activo? Además, tal y como afirma el Banco de España, los pagos con tarjeta no solo superan las retiradas en efectivo, sino que la diferencia se acentúa cada vez a un ritmo mayor. Resulta lógico pensar, por lo tanto, que con este aumento también se multipliquen el número de fraudes con tarjetas de crédito, robos y estafas. Por ello, extremar las precauciones para evitar robos de identidad, estafas en internet o clonaciones de tarjetas se vuelve más imprescindible que nunca.

Los fraudes con tarjetas de crédito más comunes

No existe un listado definitivo de los tipos de fraude de los que podemos ser víctima, pues las formas se multiplican a un ritmo vertiginoso debido a la evolución de las nuevas tecnologías. Con todo, sí podemos enumerar las más comunes. Os las explicamos a continuación.

Antes de nada, conviene diferenciar los fraudes de tarjeta presente de los fraudes de tarjeta no presente.

Los fraudes de tarjeta presente son, por suerte, cada vez menos frecuentes. Se producen cuando los vendedores, tras pasar la tarjeta por el dispositivo con el que se realiza el pago, almacenan su información para cargar al consumidor compras no realizadas. En este grupo, además, podemos incluir la clonación de tarjetas en cajeros automáticos por parte de terceros.

En cambio, aquellos fraudes en los que la tarjeta no está presente son los más comunes por las facilidades que aporta internet para llevarlos a cabo. En este grupo se encuentran un gran número de mecanismos que permiten el robo de claves, datos personales e información bancaria a través de internet para realizar transferencias online o vía telefónica, aparte del phishing y el pharming, que definimos a continuación.

Por un lado, el phishing o suplantación de identidad, suele producirse a través de correo electrónico cuando los estafadores se presentan como instituciones fiables para robar información financiera y personal a través de programas informáticos. Si se da a través de mensajes de texto, se denomina smishing.

Por otro lado, el pharming es un mecanismo similar al anterior aunque mucho más peligroso y difícil de detectar. Se basa en dirigir al usuario a una página bancaria falsa.

Seis consejos para evitar ser víctima de un fraude

Estas son nuestras recomendaciones para protegerte de una posible estafa y reducir al máximo las posibilidades de ser víctima de un fraude con tu tarjeta de crédito.

  1. Nunca hagas clic en enlaces en los que debas dar información personal o financiera y no cedas tus datos a través de correo electrónico, llamada telefónica, mensaje de texto, WhatsApp o cuestionarios presenciales. Además, recuerda que en ABANCA nunca te solicitaremos datos confidenciales ni claves para firmar operaciones por correo electrónico.
  2. Cuando compres por internet, asegúrate de que se trata de una empresa conocida y de que las opiniones de otros compradores sean positivas. Comprueba, además, que la página web comience por “https”. Esto significa que respeta el protocolo de comunicación para la transferencia segura de datos. Puedes evitar sustos pagando con una tarjeta virtual, que puedes gestionar directamente desde tu banca móvil.
  3. Evita los sitios web con palabras extrañas y errores gramaticales. Puede que hayan sido diseñados en exclusiva para robar tus datos.
  4. Modifica periódicamente las claves de tu tarjeta y revisa con frecuencia el saldo del que dispones.
  5. Activa el servicio de alertas de tu banco, de esta forma recibirás un mensaje de texto y un correo electrónico cada vez que realices una operación superior al importe que tú elijas.
  6. Nunca pierdas de vista tu tarjeta cuando vayas a realizar un pago y, para evitar que esta sea clonada, revisa los cajeros en los que la insertes.

Cómo actuar en caso de robo, pérdida o uso fraudulento

Por un lado, si te han robado la tarjeta de crédito o la has perdido, debes “apagarla” para evitar que se realicen operaciones con ella. Aquí te explicamos cómo hacerlo directamente desde tu móvil. En caso de recuperarla, podrás activarla nuevamente sin ningún problema.

Por otro lado, si te han cargado algún cobro que no hayas realizado, ponte en contacto con tu banco lo antes posible y denúncialo en la comisaría de policía.

Nosotros te atenderemos en el 981910522 (+34 981 910 522 si nos llamas desde el extranjero) y para urgencias, las 24 horas del día, en el 902003330. Si quieres saber más sobre seguridad bancaria, prevención y recomendaciones, puedes informarte en nuestra página web. En ABANCA estamos atentos a tu seguridad para que tus cuentas permanezcan siempre protegidas.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.