¿Qué es la reduflación?

5/5 - (5 votos)

Vas al supermercado y te encuentras uno de tus productos favoritos con menos cantidad pero al mismo precio. ¿Te ha pasado alguna vez? Pues bien, a esta situación se la denomina reduflación.

En la actualidad, la inflación está a la orden del día debido al aumento de precios de la energía y de las materias primas, provocados, entre otras razones, a raíz de la guerra de Ucrania. Por eso, en este post queremos explicarte en qué consiste la reduflación y cómo te afecta. ¡Toma nota!

Qué es la reduflación

La reduflación es un proceso que consiste en ofrecer menos cantidad de un producto determinado pero con el mismo precio. Por ejemplo, una caja de cereales o una bolsa de patatas que en lugar de contener 400 gramos, ahora contiene 320, pero sigue costando lo mismo. La cantidad del producto varía pero el precio se mantiene.

Se trata de un fenómeno, cuyo término procede de la palabra inglesa shrinkflation, que combina los términos de reducción e inflación. Es una técnica que emplean algunos fabricantes, sobre todo de alimentos, por el que mantienen el precio de sus productos pero reducen su contenido, generalmente entre un 5% y un 10%. Esto quiere decir que el comprador paga lo mismo que antes por menos producto.

La reduflación se produce normalmente en los escenarios de inflación y, en mayor medida, en los casos en los que la sensibilidad al precio es elevada. Es decir, en los productos en los que un ligero aumento de precios influye notablemente en la decisión de compra.

¿Es legal la reduflación?

La reduflación es una práctica legal, teniendo en cuenta que las empresas deben reflejar la cantidad nueva en la etiqueta del envase. De hecho, los establecimientos están obligados por ley a revelar el precio por unidad de medida. Pero aunque sea legal, no deja de ser algo engañoso, poco transparente y desleal.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), es un proceso muy habitual y que utilizan ciertas marcas con el propósito de conservar los márgenes de beneficios sin aumentar los precios, ahorrando en los costes de fabricación. Además de los productos de alimentación, también afecta a los de higiene y a los artículos de droguería.

De hecho, la OCU ha denunciado recientemente ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a seis empresas del sector de la alimentación por reduflación. Esta Comisión debe determinar si la reduflación es una práctica que puede alterar la libre competencia de manera desleal, por la falta de transparencia hacia los consumidores.

Además, la organización informará al Ministerio de Consumo para que valore el establecimiento de medidas que exijan a los fabricantes a mejorar la información que proporcionan a los consumidores acerca de la cantidad y el precio de sus productos. Para ello ha puesto en marcha la campaña #stopreduflacion con el objetivo de que los compradores que quieran puedan denunciar casos de reduflación y aumento de precios encubierto.

Cómo nos afecta la reduflación

Como hemos comentado, el fenómeno de la reduflación está directamente relacionado con la subida del IPC (Índice de Precios de Consumo), que registró el pasado mes de mayo un incremento interanual del 8,7%. Esto significa que los precios son más de un 8% más altos de lo que eran en el mes de mayo del año 2021. Esta inflación afecta notablemente al consumo familiar, debido al aumento generalizado de los precios.

¿Qué debemos hacer?

Por todo esto es importante prestar atención al contenido que se muestra en los envases de los productos. La modificación de la cantidad de un artículo no es difícil de detectar, pero su calidad es más difícil de comprobar. Los fabricantes de los productos pueden cambiar ingredientes o procesos que los consumidores no somos capaces de detectar de forma inmediata.

Por parte de las empresas es fundamental avisar a los compradores de que es posible ofrecer menos cantidad de producto. Como consumidores, la OCU recomienda especialmente no dejarnos engañar con ofertas como los 3×2, las promociones especiales o los descuentos. Y en vez de comparar el precio por producto o envase, hay que empezar a comparar el precio por unidad de medida, kilo, litro (por ejemplo, en los productos cosméticos) o por metro. Además, claro, de mirar con detalle las etiquetas de los envases antes de adquirirlos.

Para denunciar la reduflación, muchos consumidores participan en foros como Reddit, donde existe el grupo shrinkflation con más de 300.000 miembros. En este foro los usuarios comparten imágenes de productos antes y después de que las marcas lleven a cabo estas prácticas.

Recuerda que si tienes dudas acerca de cómo nos afecta el aumento de precios actualmente, puedes echar un vistazo a alguno de nuestros últimos posts sobre inflación.

Recuerda que los contenidos de este blog tienen carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate.

Logo Movil

Consejos para evitar estafas al comprar online

Suscríbete a la newsletter y consigue nuestra guía por tiempo limitado.