Aprovechar la libertad financiera lo mejor posible

Para la mayoría de las personas trabajar no es una opción, sino una vía necesaria e imprescindible para poder conseguir ingresos para vivir. En este post vamos a analizar las diferentes alternativas con las que obtener ingresos que no dependan del tiempo invertido en trabajar para conseguirlos, con el objetivo de conseguir la libertad financiera o, al menos, un plus mensual que sumar a los rendimientos del trabajo.

¿Qué es la libertad financiera?

La libertad financiera está directamente relacionada con la autonomía. Permite tener una cantidad de ingresos pasivos suficientes para mantener un nivel de vida y costear tus gastos habituales sin que sea necesario trabajar de forma activa para conseguir ingresos.

Los ingresos pasivos abarcan todas las vías de obtener ingresos que no dependan directamente del tiempo invertido trabajando para obtenerlos.

La libertad financiera es un concepto que está últimamente de moda y cada vez se encuentran más libros en el mercado con diferentes fórmulas y claves para alcanzar este objetivo. Algunos de los más conocidos son el de “Padre rico, Padre pobre” de Robert Kiyosaki, “Piense y hágase rico» de Napoleón Hill o “La fórmula del Éxito” de Agustín Grau. Aunque todos estos libros se enfocan como “el método único y definitivo para conseguir la libertad financiera”, todos ellos comparten una serie de consejos para conseguir la libertad financiera.

La fórmula de la libertad financiera implica que la suma de los ahorros y los ingresos pasivos debe ser superior a los gastos necesarios para vivir. Por otra parte, los ahorros e ingresos pasivos entre los gastos mensuales permiten saber los meses de libertad financiera.

“Libertad financiera = Ahorro + Ingresos pasivos < Gastos”

Niveles de libertad financiera

Hay diferentes niveles de libertad financiera en función de la situación económica de cada persona y de los objetivos que desea conseguir: jubilarse antes de tiempo, dejar de trabajar, trabajar a media jornada o tener unos ingresos complementarios que le permitan no preocuparse si se queda una temporada sin empleo.

Estos son los niveles, de más básico a más completo:

  • Seguridad financiera: los ingresos pasivos cubren las necesidades básicas imprescindibles para vivir (el alquiler o hipoteca, las facturas de agua y luz y la comida)
  • Independencia financiera: el flujo de ingresos pasivos permite mantener el nivel de vida que se tendría trabajando.
  • Libertad financiera: los ingresos pasivos son superiores al nivel de vida. Es decir, además de mantener el nivel de vida que se tendría trabajando, se puede ahorrar o invertir.

Primeros pasos para conseguir libertad financiera

A continuación, vamos a desglosar los puntos que debes tener en cuenta para conseguir la libertad financiera.

Antes de empezar debes tener también claro que se trata de un camino a largo plazo y que es necesario esforzarse, y mucho, y ahorrar durante varios años para tener resultados. Asimismo, el momento ideal para empezar es, sin duda, lo antes posible.

1. Analiza tu situación inicial

Antes de saber a dónde quieres llegar, debes saber dónde estás. Para definir tu punto de partida necesitas hacer una lista con todas tus deudas y fondos:

  • Deudas: hipotecas y alquileres, préstamos, compras a plazos, tarjetas de crédito, dinero prestado de amigos y familiares… ¡No te dejes ningún concepto sin sumar!
  • Fondos: efectivo, cuentas bancarias, depósitos, fondos, acciones, planes de pensiones, salario, ingresos de otras vías, deudas pendientes de cobrar… ¿Ya tienes el total?

Resta las deudas a los fondos y tendrás tu punto de partida.

2. Marca objetivos y metas reales

Define cuáles son las metas que quieres alcanzar con la libertad financiera. Ya sea saldar una deuda, comprar una casa o ahorrar para la jubilación. De este modo, tendrás una mayor motivación para ahorrar al saber que cada vez estás más cerca de alcanzar tu objetivo final. Por lo general, los objetivos iniciales estarán enfocados en conseguir la seguridad financiera, para después ir a por la independencia financiera y la libertad financiera.

También es conveniente fijar una serie de objetivos a corto y medio plazo, por ejemplo, una cifra de ahorro mensual y anual. Así, podrás analizar con periodicidad si estás dentro de las cifras ideales o si es necesario hacer algún reajuste.

No te olvides de que estos objetivos deben ser realistas y alcanzables. Fijar una meta que no puedes conseguir solo te va a desmotivar.

3. Controla el flujo de efectivo y ahorra

Lleva un seguimiento de las variaciones de movimientos de efectivo. Hacer un presupuesto familiar permitirá controlar todos estos movimientos y encontrar las vías en las que se puede recortar el gasto. Ten en cuenta que no todos los meses son iguales y en algunos te encontrarás con ingresos o gastos extraordinarios, con un calendario de finanzas personales te evitarás sorpresas.

El consumo responsable y el minimalismo pueden ser tus aliados para incrementar el ahorro mes a mes.

Genera ingresos pasivos

Ahora que ya tenemos definida nuestra situación de partida, objetivos y controlamos nuestros ingresos y gastos para conseguir maximizar el ahorro, es hora de analizar qué vías de ingresos pasivos nos interesan para poder conseguir la libertad financiera.

1. Monta tu propio negocio

Consiste en crear un modelo de negocio que, una vez desarrollado, permita obtener ingresos de modo pasivo, o proceder a su venta posterior para sacar beneficios.

2. Rentas de alquileres

Compra y alquila un bien mueble o inmueble. De este modo podrás disfrutar de un ingreso fijo mensual sin tener que destinar prácticamente tiempo en su gestión.

3. Crea un producto digital

¿Qué puedes aportar que sea útil para los demás y estén dispuestos a pagar por ello? Con recursos propios que los usuarios tienen que pagar para descargar, como cursos en vídeo o ebooks, recibirás ingresos inmediatos cada vez que un usuario los compre.

4. Las inversiones, tus aliadas

Saca rendimiento a tus ahorros con fondos de inversión o acciones en bolsa. No te dejes llevar por los intereses elevados y ten en cuenta siempre el riesgo que estás asumiendo por cada producto.

Los fondos de inversión ponen el dinero a producir con diferentes políticas de inversión y niveles de riesgo. En ABANCA puedes encontrar una amplia variedad de fondos de inversión. ¡Seguro que hay uno ideal para ti!

La otra gran vía de sacar rendimientos al dinero ahorrado es la inversión en bolsa. En ABANCA podrás sacar rendimiento a tu dinero por esta vía tanto si ya estás familiarizado con el mercado de valores como si estás empezando a invertir. ¡Consulta nuestra guía de inversión!

Si te declinas por los fondos de inversión como por invertir en bolsa, tendrás a tu disposición en todo momento un bróker online que te permitirá operar de un modo fácil y eficaz y encontrar las soluciones ideales para ti.

Ahora que ya conoces los pasos necesarios para conseguir la libertad financiera, ¿cómo te gustaría aprovecharla?, ¿añadirías algún otro método para conseguir ingresos pasivos? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.