Paga extra: cómo se calcula y cómo invertirla

Los meses de julio y de diciembre suponen la llegada de las épocas favoritas de mucha gente, el verano y la Navidad, y para muchos trabajadores también marcan el ingreso de un dinero extra que es más que bienvenido: las pagas extra. España es uno de los países donde se mantienen las 14 pagas en vez de 12. Por eso, en este artículo te explicamos cómo puedes calcular las tuyas y cómo puedes invertirlas.

¿Cómo surgen las pagas extra?

Para hablar de las pagas extraordinarias hay que remontarse hasta 1944. En el BOE de diciembre de ese año se publicaba esa medida para pagar el equivalente a una semana de salario al personal de industrias no reglamentadas para celebrar la Navidad. Una paga que se aprobó un año después con carácter general e indefinido. Además, en 1947 se aprobó la paga de 18 de julio, esta última conocida como paga extraordinaria de verano y que está regulada por el artículo 31 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

La paga extra es una cantidad adicional al salario del trabajador, aunque a efectos prácticos son dos salarios que se cobran a mayores en momentos determinados. Un importe que se puede aprovechar de distintas maneras, como invertirlo en una cuenta de ahorro, realizar una inversión o saldar algún tipo de deuda.

¿Cómo se calcula la paga extra?

Para cobrar la paga extra completa es necesario haber trabajado todo el año. Es decir, que si entraste a trabajar a mitad de año, recibirás una parte proporcional de la misma.

La cuantía de esta paga se establece a partir de los convenios colectivos a los que esté adscrito el trabajador. Aunque nunca podrá ser inferior a 30 días o al salario base interprofesional. Lo habitual es que recibas el salario base del convenio y en algunos casos con algún plus.

Para calcular la paga extra, deberás hacerlo de la siguiente manera: importe paga extra completa / 365 días x los días trabajados en la empresa.

Por ejemplo, en caso de que lleves 80 días trabajados en la empresa en el momento de la paga y tu sueldo base sea de 1100 euros, el cálculo sería el siguiente si se trata de un devengo anual: 1100 / 365 x 80 = 241,09 euros. Si hablamos de devengo semestral, el derecho se genera a partir de la última paga extra, con lo que en la operación se modifican los 365 días por 181.

Hay que tener en cuenta, además, que cada vez es más habitual el prorrateo de las dos pagas. Es decir, que se pasa de 14 a 12 pagas. Lo que significa que estas dos pagas se reparten a lo largo de todo el año, con lo que llega la parte proporcional a la nómina cada mes. La opción de prorratear las pagas extra depende de cada convenio laboral o de los acuerdos con el empresario, por lo que no puede hacerlo la empresa de forma unilateral.

¿Cuándo se cobra?

La paga extra de verano se cobra en función del convenio o del acuerdo con la empresa. Lo más habitual es a finales de junio o en la primera quincena de julio.
Además, la paga extra de diciembre se cobra por Navidad, y la fecha exacta depende de esos mismos acuerdos. Normalmente entre el 15 y 25 de diciembre.

¿Se puede recibir paga extra estando de baja? ¿Y en ERTE?

Si bien todo trabajador tiene derecho a percibir al menos dos pagas extra por parte de su empresa, la normativa vigente establece que en caso de baja por enfermedad no se contabiliza su tiempo no laborable al calcular el importe correspondiente a la paga extra.

La única excepción para permitir que los trabajadores cobren todas las pagas extraordinarias durante la baja es que así haya sido determinado por Convenio Colectivo. Esto implicaría que, independientemente de la duración de la incapacidad laboral, el trabajador tendría derecho a cobrar la paga extra íntegramente.

En el caso de los ERTE pasa prácticamente igual. Como al estar de ERTE el contrato laboral se encuentra en estado de suspensión, no se generan pagas extra o vacaciones. Por ello, las pagas extra dependerán únicamente de los días que se hayan trabajado, ya que estos determinarán a cuánto asciende dicha paga.

Por otro lado, si el ERTE es de reducción, sí se generará el derecho a recibir pagas extra, aunque se reducirían a la proporción de horas de trabajo.

Opciones de inversión para la paga extra

La paga extra se suele utilizar de cara a las vacaciones y, en el caso de la de diciembre, para hacer frente a los gastos navideños. Una opción aconsejable es realizar una inversión para sacarle el máximo rendimiento a nuestro dinero, aunque se pueden combinar ambas.

Mediante una buena planificación, a través de la elaboración de un presupuesto familiar en el que se reflejen los gastos en regalos, los vuelos, en caso de vacaciones o alojamientos, se puede conseguir un ahorro sustancial. Organizar todo con meses de previsión puede suponer un plus importante.

Por otro lado, también puedes dedicar entre el 10 y el 15% de esta paga extra a un capricho, ya que este dinero lo has ganado con tu trabajo y así disfrutarás de una merecida recompensa. Recuerda dejar un porcentaje para los impuestos, como la declaración de la Renta, el impuesto de circulación o el IBI.

Si buscas un ahorro fácil y sencillo, que no tenga comisiones o gastos, la cuenta Clara se convertirá en tu mejor aliada. Es una manera de ahorrar de forma sencilla, ya que cada mes se pasa de forma automática el saldo que pase de los 3.000 euros desde tu cuenta a un depósito, ahorrando así sin que te des cuenta. Échale un vistazo a las condiciones y sácale el máximo partido a tu paga extra.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.