¿Qué son los recursos intangibles de una empresa?

Una empresa está compuesta por un conjunto de recursos tangibles e intangibles. Como el nombre indica, hay un grupo de elementos que se pueden percibir de un modo claro y preciso, y otros en los que no es posible. Por lo tanto, puede ser más complicado valorarlos adecuadamente.

Con este post tenemos el objetivo de ayudarte a conocer mejor en qué consisten estos recursos intangibles de una empresa, qué los caracteriza y cómo se agrupan. ¡Allá vamos!

Los recursos intangibles de una empresa

Los recursos intangibles son todos aquellos que no se pueden percibir físicamente, a excepción de los recursos financieros. Es decir, que no podemos verlos, tocarlos ni medirlos.

Pueden llegar a complicar la gestión de la empresa por su dificultad para medirlos y evaluarlos. Elementos como la percepción que tus clientes tienen de la empresa, las relaciones con los proveedores o la capacidad de adaptarse a cambios le aportan valor a la empresa pero no sabemos cómo podemos cuantificarlo de un modo adecuado.

Según el modelo de empresa, los recursos intangibles pueden llegar a tener un gran peso. En muchos casos, los desarrollos tecnológicos, las patentes o las relaciones corporativas pueden ser elementos cruciales y con mucho más valor que los recursos tangibles.

Diferencias entre recursos intangibles y tangibles

Los recursos tangibles e intangibles de una empresa se diferencian por un factor clave. Los recursos tangibles son materiales, lo que permite que se puedan cuantificar y medir. Los bienes inmuebles, la construcción, las instalaciones tecnológicas o las materias primas se consideran ejemplos de recursos tangibles. Además, los recursos financieros también entran en este grupo ya que, aunque a veces no se presentan físicamente, si son fácilmente cuantificables y medibles.

En el otro grupo quedan los recursos intangibles que, como comentamos, su característica diferencial es carecer de una percepción física.

Características de los recursos intangibles

Los recursos empresariales intangibles suelen compartir una serie de características:

  • Es complicado establecer un valor económico. Aunque en muchas ocasiones es necesario determinarlo.
  • Asimismo, es complicado medirlos y cuantificarlos, ya que no cuentan con un soporte físico que nos permite cuantificar cómo impactan en los resultados.
  • En muchas ocasiones afectan en gran medida a la eficacia y eficiencia del negocio.
  • No se pueden dividir.
  • Son resultado de un proceso histórico y no se pueden adquirir, en la mayoría de situaciones.
  • Al ser resultado de un proceso histórico también pueden revalorizarse con su uso, al contrario de lo que pasa con los recursos tangibles.

Grupos

Hay diferentes modos de englobar a los recursos intangibles.

Por una parte, podemos diferenciar entre recursos legales y competitivos. Los recursos intangibles legales hacen referencia a las patentes, derechos de marca, derechos de autor, permisos… Por otra parte, los recursos intangibles competitivos hacen referencia al conocimiento que la empresa tiene. También se conoce como know-how y su componente principal son los recursos humanos.

Otra agrupación posible, que vemos en el balance de la empresa, es diferenciarlos por activos y pasivos intangibles. Es decir, por una parte tenemos todos los bienes y derechos que no son tangibles, y por otra todas las deudas y obligaciones. En la mayoría de situaciones vamos a hablar de activos intangibles, ya que tienen mucho más peso que los pasivos.

Basándonos en la identidad propia diferenciamos los recursos identificables de los no identificables. Las marcas, por ejemplo, si se pueden identificar, mientras que la repercusión de la publicidad no.

Por lo general, los recursos intangibles son intransferibles y los desarrolla la propia empresa, aunque hay excepciones en las que son transferibles, como una cesión o intercambio.

También podemos clasificarlos según el período de vida en perpetuos o limitados. Serían recursos limitados los que su duración depende de la finalización de un contrato, como pasa con una concesión.

Principales recursos

Una vez que hemos desglosado varios modos de agrupar a los recursos intangibles, vamos a conocer varios ejemplos:

  • La propiedad intelectual: las patentes, derechos de autor, marcas, el nombre de la empresa, el know-how y los demás elementos creados por el capital humano.
  • Los derechos contractuales como royalties, licencias, franquicias, concesiones o seguros.
  • Los intangibles duros, se usan a largo plazo y pertenecen a este grupo por ejemplo las licencias o el fondo de comercio.
  • Los datos de los sistemas informáticos, como listas de clientes, proveedores y diferentes materiales, por ejemplo.
  • El software propio y la página web de la empresa.
  • Los derechos no económicos, por ejemplo los acuerdos de no competencia.
  • Las relaciones corporativas y personales. Por ejemplo, tener clientes fieles a la marca y que lleguen a ser prescriptores.
  • Los derechos y contratos públicos.

Como puedes ver, estos recursos empresariales, especialmente los activos intangibles, son mucho más numerosos de lo que se puede pensar en un momento inicial. Además, según se han ido modificando los modelos de negocio han ido ganando peso de un modo considerable.

En los últimos años los intangibles han pasado de ser algo periférico a, en muchos casos, representar hasta el 80% de las empresas. La crisis del coronavirus y el auge de nuevos modelos empresariales apunta a que esta tendencia de crecimiento se va a mantener en los próximos años. Por lo tanto, queda clara la necesidad de saber valorarlos del modo más adecuado posible, aunque a veces pueda ser complicado.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.