La descarbonización: ¿qué es y qué implica?

Cada día, son más los países que toman conciencia de que el cambio climático es un problema global. Este problema se intensifica con el paso del tiempo y hay que parar, o al menos, reducir su impacto. Por ello, surge la necesidad de tomar medidas como la descarbonización del planeta.

En este post vamos a conocer qué es la descarbonización del planeta y qué implica. Además, veremos los objetivos a alcanzar a nivel europeo y las medidas necesarias para alcanzarlos.

Qué es la descarbonización

La descarbonización se conoce como el proceso paulatino de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) hasta lograr que estas sean nulas. Todos los países que forman parte de la iniciativa promovida por las Naciones Unidas, “Carrera hacia las emisiones cero” saben que no será una tarea fácil.

Dicha iniciativa une a 130 países diferentes con la implicación de ciudades, empresas e instituciones financieras con el objetivo de reducir las emisiones netas a cero antes de 2050.

Aunque el objetivo final es a largo plazo, es imprescindible que en los próximos 10 años, los países con mayores emisiones de gases mantengan el calentamiento global por debajo de 1,5ºC y asegurar así un clima habitable.

Conseguir que nuestra sociedad avance sin generar emisiones implica grandes cambios en multitud de nuestras actividades diarias. Tendremos que cambiar muchas de nuestras costumbres y hábitos. Se deberán aplicar tecnologías de emisiones nulas a las industrias más contaminantes. La industria textil, la industria eléctrica o la industria del transporte son algunos ejemplos.

Además, en muchos casos, se tendrán que desarrollar tecnologías libres de emisiones desde cero ya que no existen actualmente.

Qué implica la descarbonización

Sin duda, la lucha contra el cambio climático es uno de los desafíos más complejos al que debemos enfrentarnos. La implicación hacia una economía descarbonizada basada en energías renovables es clave para conseguirlo.

Esta gran transformación implica una gran inyección de capital. Según los expertos, se prevé que para alcanzar dichos objetivos se necesitará una inversión de más de 150 billones de dólares, siendo clave la coordinación entre países desarrollados y emergentes.

Esta coordinación es necesaria porque tal y como indican las Naciones Unidas, los países emergentes son los que más van a sufrir las consecuencias del cambio climático. Al mismo tiempo, son las regiones con mayor potencial para el desarrollo de proyectos en energías renovables. Dicho potencial es una gran oportunidad de crecimiento y avance para estas regiones.

Al igual que los gobiernos, las empresas de todo el mundo deberán marcarse como objetivo la reducción de sus emisiones. Además de llevar a cabo una estrategia medioambiental centrada en implementar soluciones sostenibles enfocadas a la descarbonización.

Para potenciar esta transición ecológica, la Unión Europea ha creado los Fondos Next Generation. Se trata de una serie de ayudas y subvenciones para que todas las empresas puedan hacer frente económicamente a dicha transformación, entre otros objetivos, y alcanzar la neutralidad climática en 2050. Esta inyección financiera llega a España a través del Plan España Puede, será una inyección paulatina pero a largo plazo entre 2021 y 2027.

Para acceder a los fondos europeos Next Generation, las empresas y pymes deben cumplir con las premisas del Plan España Puede. Aunque, no solo se busca que cumplan una de ellas sino que también desarrollen proyectos transversales que ayuden a mejorar en varios aspectos simultáneamente.

Para alcanzar esta neutralidad climática es necesario un trabajo en equipo. Deberán participar todos los países, tanto desarrollados como emergentes, empresas e instituciones. Todos deberán comprometerse en la reducción de emisiones. Si no hay una colaboración global, no se conseguirá el objetivo colectivo de reducir las emisiones de carbono y se fracasará en la meta global de descarbonizar el planeta.

Medidas para alcanzar la descarbonización del planeta

Ahora que ya hemos visto qué es y qué implica la descarbonización del planeta, veamos tres tipos de medidas preventivas centradas en capturar las emisiones de CO2.

Medidas pre-combustión

Mediante la pre-combustión, el CO2 se captura antes de la combustión para posteriormente almacenarlo bajo tierra o bajo el mar mediante el proceso de gasificación.

Medidas post-combustión

Las técnicas de post-combustión son muy populares dentro del sector eléctrico ya que es una práctica habitual en su actividad. En este caso, el CO2 se captura después de que tenga lugar la combustión mediante absorción.

Tecnologías CAUC

Diferentes países están trabajando para desarrollar lo que se denominan tecnologías CAUC, una serie de técnicas destinadas a la captura, transporte, almacenamiento y usos del CO2. Es decir, el proceso completo para reducir las emisiones de CO2 en la atmósfera.

Como conclusión, podemos afirmar que la lucha contra el cambio climático y el objetivo de alcanzar la descarbonización es un trabajo global, afecta a todos por igual. Y para poder ganar, es imprescindible el trabajo y el compromiso común por parte de todos los países, instituciones y empresas.

Finalmente, si después de haber leído este post quieres saber más sobre cómo acceder a los fondos europeos Next Generation, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En ABANCA contamos con un plan integral para que nuestros clientes, ya sean pymes o grandes empresas, puedan implementar su estrategia medioambiental y así contribuir con la neutralidad climática.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.