Renta 2019: consejos fiscales para ahorrar antes de que acabe el año

La recta final del año es la época idónea para analizar los ingresos y gastos que hemos tenido a lo largo de los últimos doce meses y planificarnos de cara al año nuevo. Además, si eres una persona previsora y te organizas de cara a la próxima declaración de la Renta 2019, podrás ahorrarte un buen pellizco.

Aunque la campaña todavía empieza en abril de 2020, ya puedes empezar a planificar tu declaración, en la que se tendrá en cuenta todo lo realizado durante 2019, desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

Consejos para terminar 2019 con ahorro

Hay una serie de consejos y apuntes fiscales a tener en cuenta para optimizar la declaración de la Renta 2019.

Plan de pensiones

Deducir las aportaciones que hagas a un plan de pensiones de tu base imponible del IRPF y, por consiguiente, pagar menos impuestos es una de las grandes ventajas de los planes de pensiones.

Como ya te contamos, la declaración de la renta del año que viene englobará todo lo que hicimos en el ejercicio anterior. Y por eso es importante que realices las aportaciones al plan de pensiones antes de que termine este año: para poder aprovecharte del ahorro fiscal el próximo.

Deducir la hipoteca

En el caso de que hayas adquirido tu vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013, podrás deducir hasta un 15% de lo invertido sobre un máximo de 9.040 euros anuales. Si pagas menos de ese importe por la hipoteca, tienes la opción de amortizar anticipadamente parte de esta para lograr la deducción máxima. En este último caso ten en cuenta las posibles comisiones de comisión por amortización o cancelación anticipada que pueda tener tu hipoteca.

Deducir el alquiler

Los que hayan firmado el contrato antes del 1 de enero de 2015 y tengan una renta inferior a 24.107,2 euros anuales, podrán aplicar la desaparecida deducción estatal por alquiler de vivienda habitual, pudiendo deducir el 10,05% en la declaración.

Si el contrato de tu casa es posterior, no olvides que la mayoría de comunidades autónomas cuentan con deducciones para el alquiler de vivienda, tanto para los inquilinos como para los arrendadores.

Anticipa los gastos del piso que tengas alquilado

Si eres el propietario de un piso alquilado, teniendo en cuenta que su uso sea de vivienda habitual, aprovecha el último mes para anticipar los gastos relacionados con ese inmueble que tengas previstos, como pueden ser gastos de reparación y de conservación. Así es como el casero puede rebajar el rendimiento neto de los ingresos de alquiler pero teniendo en cuenta que la suma de estos gastos, con el pago del IBI o el impuesto de recogida de facturas (todos ellos deducibles) no pueden superar los ingresos de la renta.

Además de la deducción por gastos, como casero también disfrutarás de una reducción sobre el 60% del rendimiento neto de alquilar una casa en propiedad para su uso como vivienda.

Hacer una donación a una ONG

En el caso de donativos a una ONG , se puede deducir hasta el 75% de la cuota del donativo de los primeros 150 euros y un 30% para el resto.

Además, las cuotas sindicales, de partidos políticos, colegios profesionales o fundaciones cuentan con diversas deducciones que debes que tener en cuenta.

Ser un business angel para emprendedores

Si inviertes en empresas emergentes o startups, puedes reducir tu factura fiscal. Una aportación a una de estas compañías significará una deducción de hasta un 20% sobre un máximo de 50.000 euros.

Mayores de 65 años

Para los mayores de 65 años, las ganancias obtenidas por la venta de la vivienda habitual, de cualquier bien o derecho están exentas siempre y cuando estos fondos son reinvertidos en una renta vitalicia asegurada en un plazo de seis meses.

Compensa pérdidas con ganancias

Cuando se hace una inversión, también cabe la posibilidad de sufrir una pérdida. El último mes del año es una fecha ideal para analizar las cuentas y compensar las pérdidas generadas con las ganancias patrimoniales que se hayan obtenido.

Trabajo en el extranjero

Los rendimientos que se han obtenido por los trabajos realizados para empresas radicadas en el extranjero están exentos de tributación con un límite máximo de 60.100 euros anuales.

Se podrá aplicar esta exención siempre y cuanto en el territorio en el que se realicen los trabajos se aplique un impuesto de naturaleza idéntica o análoga a la del IRPF y no se trate de un paraíso fiscal. Además, esta exención solo está destinada a desplazamientos temporales, ya que si el contribuyente es residente en otro país ya no tributaría en España.

Ten en cuenta todos estos consejos para pagar menos en la declaración de la Renta 2019 . Con las medidas citadas anteriormente el ahorro puede llegar hasta los 4.300 euros de media, según los Técnicos del Ministerio de Hacienda.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.