Tipos de vulnerabilidades informáticas y cómo evitarlas

Este post tiene el objetivo de conocer mejor los tipos de vulnerabilidades informáticas, en qué consisten y cómo evitarlas para garantizar la seguridad de nuestros datos. ¡Esto te interesa!

Entendemos por vulnerabilidad informática una debilidad o fallo en el código de un sistema o dispositivo informático que pone en riesgo la seguridad y privacidad de la información.

Dentro de la materia de ciberseguridad, evitar esta clase de vulnerabilidades es fundamental, tanto en el ámbito personal como empresarial. Ya que, un dispositivo con una vulnerabilidad informática es más sensible al ataque de fraudes electrónicos.

Qué es una vulnerabilidad informática

La vulnerabilidad informática hace referencia a cualquier error en diseño, programación, configuración o humano gracias al que los hackers pueden acceder a datos sensibles. Ante una vulnerabilidad, pueden acceder al sistema, instalar algún malware y modificar y eliminar datos, entre otras acciones.

Un sistema no actualizado, una red wifi abierta, un puerto abierto en un cortafuegos, la falta de control de acceso físico a las instalaciones o una inadecuada gestión de las contraseñas son ejemplos de vulnerabilidades informáticas. Cuando veamos los diferentes tipos, entenderás en dónde se agrupa cada una.

Diferencia entre una vulnerabilidad informática y una amenaza

Los términos vulnerabilidad y amenaza informática suelen confundirse pero no son iguales. Mientras que la vulnerabilidad hace referencia a un fallo interno, la amenaza son las acciones externas que intentan aprovechar este fallo. Si no se toman las medidas preventivas a tiempo, una amenaza puede pasar a convertirse en una vulnerabilidad.

Una vulnerabilidad informática sería una contraseña débil, datos no cifrados, redireccionamiento a sitios no confiables, falta de autenticación o errores en la configuración. Ante estas vulnerabilidades, el dispositivo es más débil a amenazas como ataques por denegación de servicio distribuido, malware, inyección SQL, etc.

Tipos de vulnerabilidades informáticas

Entre las vulnerabilidades de seguridad informática podemos diferenciar estos tipos principales:

  • Vulnerabilidades humanas: como el nombre indica, son fallos humanos que ponen en riesgo nuestra información. Pueden ser intencionados, por falta de conocimiento o por no ser consciente del riesgo real. Abarca fallos en la gestión, en la configuración, en los sistemas de validación, en la asignación de permisos, etc.
  • Vulnerabilidades naturales: cualquier condicionante natural que afecte a los equipos. Por ejemplo, un incendio o una inundación.
  • Vulnerabilidades físicas: tienen lugar en el propio lugar en el que se almacena la información. Cortar la electricidad, desconectar cables o robar los sistemas serían algunos ejemplos.
  • Vulnerabilidades de comunicación: hace referencia a cualquier fallo en el tránsito de los datos por fibra, cable o cualquier otro medio.
  • Vulnerabilidades del hardware: cualquier defecto de fábrica o de configuración que comprometa la información.
  • Vulnerabilidades de software: usos abusivos en los recursos tras configurar mal algún programa.
  • Vulnerabilidades en los medios de almacenamiento: cualquier fallo en los discos duros, USBs o cualquier otro medio de almacenamiento.

Las vulnerabilidades del software están directamente relacionadas con las amenazas de malware: virus, gusanos, troyanos, ransomware, keyloggers, etc.

Por otra parte, en función de la gravedad de la vulnerabilidad se puede clasificar en:

  • Vulnerabilidad baja: su impacto es mínimo y se puede solucionar fácilmente.
  • Vulnerabilidad moderada: tiene mayor impacto aunque también es fácil de solucionar.
  • Vulnerabilidad grave: puede poner en riesgo la información del equipo.
  • Vulnerabilidad crítica: pone en riesgo la información y se propaga libremente.

Como analizar las vulnerabilidades informáticas

En el análisis de vulnerabilidades informáticas se revisan todos los puntos con potencial de comprometer la confidencialidad de la información. En este proceso empezamos por crear un inventario con todos los activos, que deberemos analizar y escanear para detectar cualquier vulnerabilidad.

A continuación, se saca una lista con todas las vulnerabilidades y se ordenan según el nivel de gravedad. A partir de esta lista procedemos a implementar cambios y actualizaciones con el objetivo de hacer frente a todas las vulnerabilidades que sea posible.

Puede resultar un proceso tedioso pero es de vital importancia, especialmente en el ámbito empresarial, y se debe realizar con cierta regularidad, recomendablemente al menos dos veces al año.

Debemos ser tanto reactivos como proactivos. Además de analizar las vulnerabilidades informáticas, hay que dedicar tiempo a contar con los recursos necesarios para evitar que lleguen a producirse.

Protección frente a las vulnerabilidades informáticas

Para evitar vulnerabilidades en ciberseguridad es importante seguir una serie de buenas prácticas:

  • Mantener los software, aplicaciones y sistemas actualizados.
  • Seguir una política de seguridad, que defina las directrices organizativas a seguir en materia de seguridad y los mecanismos a implantar.
  • Formar y concienciar al personal para que sean conscientes de la importancia y del riesgo ante vulnerabilidades.
  • Realizar con frecuencia el mencionado análisis de vulnerabilidades informáticas.
  • Realizar copias de seguridad periódicas.

Ahora que ya sabes en qué consisten las vulnerabilidades informáticas y todo lo que debemos hacer para evitarlas, ¿te gustaría saber más sobre ciberseguridad? En nuestra guía para navegar de forma segura tienes acceso a una gran variedad de posts relacionados que te serán de utilidad.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.