¿Qué son las criptomonedas?

¿Quién no ha oído hablar alguna vez del famoso Bitcoin? Esa moneda virtual o criptomoneda con la que se puede comprar, vender o invertir. Un método de pago que está en auge, pero cuyo valor depende del uso que le dan los usuarios y del precio de mercado que les asignan.

En este post vamos a centrarnos en qué son las criptomonedas, cuál es su origen y cómo funcionan, qué son los bitcoins, qué es minar criptomonedas… ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las criptomonedas?

Como veníamos diciendo, las criptomonedas son monedas digitales también denominadas activos financieros digitales o criptoactivos, en definitiva, dinero en línea. Este tipo de divisas se usan para comprar, vender o invertir y están protegidas por criptografía o cifrado digital, una tecnología que garantiza la titularidad, asegura la integridad de las transacciones y que además controla la creación de unidades adicionales, es decir, impide que alguien haga copias.

A pesar de que actualmente se continúan creando nuevas monedas digitales, ya existen más de 7.000 tipos, pero sin duda las más conocidas son Bitcoin y Ether.

El origen de las criptomonedas

Aunque la historia de las criptomonedas tal y como las conocemos data del año 2008, sus verdaderas raíces se remontan a 1983. Fue en este año cuando el criptógrafo estadounidense David Chaum desarrolló un primer sistema criptográfico denominado eCash. Fue concebido como una especie de dinero electrónico criptográfico anónimo y se utilizó como sistema de micropagos en un banco de EE. UU. de 1995 a 1998. Posteriormente, desarrolló en 1995 un nuevo sistema llamado DigiCash, que utilizaba la criptografía para mantener confidenciales los datos de quienes realizaban las transacciones económicas. Es así como nacieron las criptomonedas.

En 1998 Wei Dai, ingeniero informático en criptografía, hizo público un ensayo en el que presentó el concepto de “b-money”, un sistema de efectivo electrónico distribuido y anónimo. En su ensayo Dai incluye varias características particulares y específicas que están presentes como parte fundamental de las criptomonedas que circulan en la actualidad. Además, en el ensayo hace una propuesta que se adelanta y da los primeros pasos hacia lo que hoy conocemos como la tecnología blockchain.

Una década después, en 2008, Satoshi Nakamoto publicó un documento técnico de lo que llamó Bitcoin. Con este documento se puso de manifiesto su nueva visión del dinero electrónico. No sería hasta 2009 cuando salió a la luz el primer Bitcoin, una moneda digital encriptada en el formato P2P (peer-to-peer).

¿Qué es minar criptomonedas?

Minar criptomonedas no hace referencia a encontrar, descubrir o fabricar monedas nuevas como se suele pensar. La minería es el conjunto de procesos necesarios para verificar las transacciones de una criptomoneda.

Este trabajo, realizado por “mineros”, requiere esfuerzo y poder de cómputo, lo que asegura que sea complejo escribir nuevos bloques de transacciones en el registro y así evitar que un atacante genere un bloque falso y lo añada a la red o que modifique un bloque existente. Estas operaciones son necesarias para mantener la estabilidad y la seguridad de la red. Una vez finalizada la minería, los mineros son recompensados con una cantidad de dinero en forma de monedas que se encuentran en reserva y que en ese momento entran en circulación.

¿Cómo funcionan las criptomonedas?

Al contrario de los sistemas tradicionales, las criptomonedas no están reguladas ni controladas por ninguna institución y no requieren de intermediarios en las transacciones. Se usa una base de datos descentralizada o blockchain para el control de estas transacciones. Además, las criptomonedas no cuentan con el respaldo de un banco central u otras autoridades públicas y no están cubiertas por mecanismos de protección al cliente como el Fondo de Garantía de Depósitos o el Fondo de Garantía de Inversores.

Las criptomonedas pueden ser utilizadas en cualquier parte del mundo, siempre y cuando el pagador y cobrador las admitan. Esta premisa es fundamental, ya que, si nadie las aceptase como medio de intercambio, no tendrían ningún valor. Al igual que sucedía con el oro, por ejemplo, cuanto mayor sea el uso que se hace de ellas, mayor será su valor. Así mismo, si los usuarios perdieran la confianza en estas monedas, podrían llegar a desaparecer.

Una vez se realiza la transacción con criptomonedas, es decir, cuando se compra o vende el activo digital, no es posible cancelar la operación porque el blockchain es un registro que no permite borrar datos. Para “revertir” una transacción es necesario ejecutar la contraria.

Como estas monedas no están disponibles de forma física, hay que recurrir a un servicio de monedero digital de criptomonedas, los cuales no están regulados y suelen estar almacenados en la nube.

Cómo conseguir e invertir en bitcoins

En primer lugar, para obtener bitcoins es necesario tener ciertos conocimientos de ecosistema crypto, de trading y de un método con el que operar. Sin ello, correrás el riesgo de perder todo el dinero que has invertido en las criptomonedas.

Por una parte, podemos conseguir bitcoins a través de la minería, como comentábamos anteriormente. Sin embargo, dado que el minado de bitcoin es una operación compleja, esta alternativa es una opción poco accesible para el usuario de a pie.

La otra opción más sencilla que tenemos de conseguir bitcoins es mediante la compra o intercambio de la propia moneda en plataformas especializadas. A través de estos portales, podemos comprárselos a personas o empresas que dispongan de ellos.

Riesgos de invertir en bitcoins

Ahora que ya sabes qué son las criptomonedas, vamos a analizar los riesgos de estas inversiones. Actualmente invertir en bitcoins tiene riesgos, entre ellos, la falta de regulación por parte de autoridades públicas, los ataques a los monederos electrónicos y su extrema volatilidad. Esto quiere decir que no es tanto un medio de pago sino un activo de inversión cuyo valor varía en función del uso que le den los usuarios. En definitiva, su extrema volatilidad, complejidad y falta de transparencia las convierte en una apuesta de altísimo riesgo, ya que tampoco existen garantías ni protección alguna.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.