Seguro de dependencia: beneficios fiscales de contratarlo

¿Qué sabes sobre los seguros de dependencia? Esta modalidad de seguro tiene la finalidad de ofrecerte una mayor tranquilidad en el futuro, tanto a ti como a tu familia, en caso de que se te reconozca algún grado de dependencia.

Por otra parte, ofrece una serie de ventajas fiscales, al igual que vimos con otros productos como los seguros de vida o los planes de pensiones. Es decir, el seguro de dependencia podría ayudarte a ahorrar un pellizco en tus próximas declaraciones de la renta.

En este post vamos a explicar en qué consiste el seguro de dependencia, los diferentes tipos de dependencia, requisitos para contratarlo y beneficios fiscales. ¡Toma nota porque puede interesarte!

¿Qué es un seguro de dependencia?

El seguro de dependencia ofrece una protección económica para cubrir las necesidades del asegurado en caso de sufrir en el futuro alguna limitación que le impida realizar cualquier actividad básica de su día a día. Abarca tanto limitaciones físicas como psíquicas.

Para que el asegurado pueda recibir la prestación e indemnización de su seguro de dependencia tiene que tener legalmente reconocido que se encuentra en una situación de dependencia.

Tipos de dependencia

La Ley de Dependencia establece tres grados o tipos de dependencia:

  • Grado III o gran dependencia: si una persona necesita más de tres veces al día ayuda para realizar tareas y tiene una pérdida total de autonomía. Necesita la ayuda de un cuidador y se considera que tiene el grado III de dependencia.
  • Grado II o dependencia severa: este grado tiene lugar cuando la persona necesita ayuda de un cuidador dos o tres veces al día pero no necesita de su apoyo total.
  • Grado I o dependencia moderada: este es el nivel más bajo. En este caso, la persona puede necesitar ayuda para realizar sus tareas al menos una vez al día o de un modo más esporádico.

Requisitos a la hora de contratar un seguro de dependencia

Para contratar un seguro de dependencia se deben cumplir una serie de requisitos:

  • No tener más de 70 o 75 años, el máximo varía en función de la compañía aseguradora, y puede renovarse hasta los 85 años. Entre los 30 y 40 años es la mejor edad para contratar un seguro de dependencia con unas condiciones más ventajosas.
  • Debe contratarse antes de que se haya producido cualquier siniestro que afecte a la dependencia del usuario. Por ello, en muchos casos hay que rellenar algún formulario que acredite la independencia en el momento de contratar el seguro.

¿Qué coberturas tiene?

La principal cobertura del seguro de dependencia es la indemnización, que puede ser en forma de renta o de capital, y algunas compañías aseguradoras lo complementan con coberturas dirigidas a la asistencia:

  • Indemnización: habitualmente se proporciona si se alcanzan los grados de dependencia II o III. El importe de la indemnización depende de la prima y del nivel de dependencia, es decir, a mayor nivel de dependencia, más indemnización. Además, cuando se contrata el seguro de dependencia se puede indicar si se quiere recibir la indemnización como un pago único o como una renta a lo largo del tiempo.
  • Cobertura de asistencia familiar: esta cobertura está disponible para los tres grados de dependencia y se suelen incluir también a los padres, hijos o cónyuges del dependiente. En esta cobertura se incluye:
    • El asesoramiento telefónico para resolver dudas sobre médicos, psicología, nutrición y temas jurídicos o sociales.
    • La teleasistencia frente a urgencias que puedan surgir. Incluye un seguimiento personalizado, recordatorios de medicación y demás avisos.
    • La ayuda a domicilio para realizar las tareas del día a día, cuidados físicos, atención personal, acompañamiento al médico, limpieza del hogar y demás necesidades.

Beneficios fiscales del seguro de dependencia

Quien contrate un seguro que cubra el riesgo de dependencia severa o gran dependencia podrá desgravar las aportaciones de la prima en el IRPF. Se desgravará del mismo modo también en caso de incluir la cobertura de dependencia dentro de un seguro de vida.

Del mismo modo, las personas cuyo cónyuge o un familiar esté bajo régimen de tutela, podrán reducir de la base imponible las primas satisfechas a estos seguros privados.

El total de todas las reducciones practicadas, tanto por el propio asegurado como por sus familiares no podrá exceder de los 2.000 euros al año. Hasta el 31 de diciembre 2020, el límite se fijaba en 8.000 euros.

 

¿Te gustaría saber más sobre el seguro de dependencia? En ABANCA ofrecemos este seguro para que tengas la máxima tranquilidad. En el caso de sufrir alguna limitación física o mental que afecte al desarrollo diario de tus actividades, el seguro te proporcionará ayuda económica, tanto a ti como a tus familiares.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para conocer mejor las características y beneficios de contratar un seguro de dependencia.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.