Separación de bienes: ¿cómo se hace?

¿Sabes cuáles son las diferencias entre el régimen de separación de bienes, el régimen de gananciales y el régimen de participación? ¿En qué ocasiones se lleva a cabo esta separación y cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

En este post vamos a conocer las características de la separación de bienes y su repercusión si se hace antes o después del matrimonio. ¡Sigue leyendo! Y si quieres saber más sobre finanzas en la pareja, te hablamos de las implicaciones de tener las cuentas conjuntas o separadas.

Las capitulaciones matrimoniales

Las capitulaciones matrimoniales son los acuerdos celebrados antes o en el momento de contraer matrimonio y son usadas, principalmente, para acordar el régimen económico matrimonial.

Eso sí, la vigencia de las capitulaciones matrimoniales no es indefinida. En el momento en el que se redactan y se firman ante notario, la pareja, en caso de no estar casada, se compromete a contraer matrimonio en un plazo máximo de un año. De no hacerlo, el documento queda sin vigencia y debe volver a iniciarse su tramitación.

La separación de bienes es, fundamentalmente, un régimen económico matrimonial. Su finalidad es la de regir la economía común de una pareja que tiene previsto casarse en un lapso breve de tiempo o que ya lo ha hecho.

¿Qué es el régimen de gananciales, separación de bienes y participación?

El Código Civil establece tres regímenes para regular económicamente un matrimonio:

  • El régimen de gananciales se produce cuando cada cónyuge mantiene su propio patrimonio, correspondiente a lo que cada uno posee antes del matrimonio, y un patrimonio en gananciales, compuesto por los ingresos y bienes de los dos durante el matrimonio. Este es el régimen más común en los matrimonios españoles.
  • En el régimen de separación de bienes los dos patrimonios se mantienen separados en todo momento sin que llegue a existir un patrimonio común.
  • El régimen de participación es una modalidad muy poco común. Su funcionamiento es semejante a la separación de bienes, pero cuando se disuelve, cada cónyuge participa en una parte proporcional de las ganancias o disminuciones producidas en el patrimonio.

El régimen de gananciales se aplica por defecto en caso de no haber capitulaciones matrimoniales en toda España salvo Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares, territorios en los que el régimen económico por defecto es el de separación de bienes.

¿Cuándo se hace la separación de bienes?

Puede realizarse antes o después del matrimonio. ¿Cuáles son las diferencias?

  • Si la separación se realiza antes del matrimonio es menos problemático realizar la separación en la escritura de capitulaciones matrimoniales. Además, se acordarán los pormenores relacionados con los bienes aportados y adquiridos durante el matrimonio.
  • La separación de bienes después del matrimonio tiene lugar, generalmente, en caso de divorcio de los cónyuges. Es un proceso más complejo en el que cada cónyuge vuelve a ser dueño de su patrimonio con carácter privativo. Los bienes comunes de la pareja se repartirán en función a la actividad económica de cada miembro de la pareja.

Ventajas e inconvenientes de la separación de bienes antes del matrimonio

La separación de bienes antes del matrimonio tiene como ventajas que:

  • La responsabilidad de las deudas solo afectará al cónyuge que se haya endeudado, sin tener al otro como avalista, en este sentido es un régimen más seguro. Excepto si las deudas contraídas están relacionadas con las cargas familiares.
  • Es una opción muy interesante si uno de los cónyuges es empresario o tiene hijos de un matrimonio anterior.
  • Cada cónyuge conserva la totalidad de su patrimonio y puede disponer de él sin el consentimiento del otro.
  • Aunque cada cónyuge tenga su patrimonio, también es posible adquirir bienes comunes.
  • En caso de separación, el proceso será más simple al no tener que realizar la separación de bienes.
  • Es más simple realizar un reparto de la herencia.

Por otra parte, la separación de bienes antes del matrimonio también presenta una serie de inconvenientes:

  • El cónyuge en desventaja económica, que no trabaje o que sea responsable del hogar, saldrá perjudicado con este régimen.
  • Que cada cónyuge tenga sus propios bienes y obligaciones fomenta el individualismo.
  • Pueden generarse conflictos al no ser comunes los bienes adquiridos.
  • Cada cónyuge realiza movimientos económicos sin necesidad de informar al otro.
  • Si la vivienda habitual pertenece a uno solo de los cónyuges, el otro no podrá disponer (venta o alquiler) de ella sin el consentimiento del cónyuge propietario.

En general, el régimen de separación de bienes tiene más ventajas que inconvenientes, aunque en determinadas circunstancias puede resultar contraproducente para uno de los cónyuges.

¿Qué características tiene la separación de bienes?

El régimen de separación de bienes implica que, durante el matrimonio, los ingresos de cada cónyuge pertenecen solo a este, sin que el otro participe en las ganancias.

Por otra parte, los dos deben llegar a un acuerdo para colaborar en las cargas matrimoniales y en los gastos del hogar familiar.

En el Código Civil se establece que los “bienes pertenecerán a cada cónyuge que tuviese en el momento inicial del mismo y los que después adquiera por cualquier título. Asimismo, corresponderá a cada uno la administración, goce y libre disposición de tales bienes”.

En la separación de bienes también se deben considerar aspectos como el trabajo doméstico o los préstamos pendientes:

  • En la separación de bienes también se tiene en cuenta el trabajo doméstico. Por este motivo se puede reconocer una pensión compensatoria fijada judicialmente.
  • En caso de haber préstamos o deudas comunes, uno de los cónyuges pasará a ser el único responsable de estas obligaciones. En caso de no poder determinar a quién pertenece un bien o derecho, corresponderá la mitad a cada uno de los cónyuges.

Pasos necesarios para llevar a cabo la separación de bienes

  1. Prepara, con la ayuda de un abogado especializado, el documento de capitulaciones matrimoniales.
  2. Entrega el documento al notario para su escritura pública.
  3. Inscríbete junto a tu pareja en el Registro Civil bajo el régimen de separación de bienes.
Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.