Aval bancario, ¿qué es?

Qué es un aval bancario

Cuando tienes una deuda con otra persona o con una empresa, puedes pedirle a tu banco que te respalde ante esa deuda mediante un aval bancario, es decir, una garantía. El banco te entrega esta garantía a tu favor respondiendo ante terceros de una obligación de pago, y se convertirá en tu avalista.

Para pedir un aval bancario tienes que ser cliente de la entidad financiera en cuestión. Una vez que la hayas solicitado, el banco examinará tu solvencia y comprobará si tienes fondos suficientes en ese banco, liquidez en tus cuentas bancarias, etc.

Para compensar el riesgo que asume, el banco te aplicará ciertas comisiones teniendo el cuenta el plazo y el riesgo del aval.

¿Qué tipos de avales bancarios existen?

  • Financieros o económicos. Con estos avales el banco se compromete al pago de una determinada cantidad en caso de que el avalado no lo haga.
  • Técnicos: Estos avales no implican una obligación directa para el banco que lo concede, sino que responden al incumplimiento de los compromisos que contrae el avalado. Suelen utilizarse ante organismos públicos o la administración.

¿Es lo mismo una garantía que un aval bancario?

Es muy común confundir garantía financiera con aval. De hecho, lo más normal es que se usen estos dos términos como si fuesen sinónimos y no lo son del todo. Es importante que tengas claro que todos los avales son garantías, pero no todas las garantías bancarias son en forma de aval.

Un aval bancario te da la seguridad de que una deuda va a ser pagada. Así, el banco te respaldará asegurándole a un tercero que vas a pagar la deuda que tienes con él. Sin embargo, existen otros tipos de garantías.

Ejemplo de uso de una garantía bancaria

Luis tiene abre un bar y, para ponerlo a punto, solo le falta contratar a los proveedores. Estos le van a vender las bebidas que quiere ofertar en su nuevo local. Para que todo sea más fácil y para poder tener un mayor poder de negociación con los proveedores, acude a su banco a pedir un aval bancario. Esto hará que, a la hora de contratar los servicios de los proveedores, estos no sean reticentes a la hora de hacer negocios con Luis. Además, de este modo quizás podrá negociar los precios.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.