Gravamen, ¿qué significa?

Significado

Un gravamen es un impuesto que se aplica a un bien mueble, inmueble o caudal, o al uso que se hace de ellos. Lo pagan tantos las personas físicas como jurídicas y se utiliza para gravar los ingresos y riqueza que una persona va obteniendo, o las utilidades. 

La función de los gravámenes es la de financiar los gastos del Estado en cuanto a las prestaciones que brinda a los ciudadanos. Según el bien del que se trate, se aplicará un tipo de gravamen u otro. Y, además, sus características cambiarán, ya que unos bienes tienen unos impuestos más altos que otros.

¿Cómo se calcula un gravamen?

El tipo de gravamen puede ser una cifra o un porcentaje (depende de cada gravamen). Se aplica a la base liquidable para obtener como resultado la cuota íntegra.

Para entender este concepto, necesitamos saber qué es la base imponible y la base liquidable:

  • La base imponible es la cuantía sobre la que se calcula el importe del impuesto que una persona tiene que pagar.
  • La base liquidable es el resultado de aplicar ciertas reducciones. Un ejemplo es la reducción por tributación conjunta o reducción por aportaciones a personas con discapacidad a la base imponible que la Ley establece para cada impuesto.

Tipos de gravámenes

Podemos clasificar los gravámenes o impuestos de múltiples formas. Sin embargo, la manera más habitual es hacerlo según sobre quién recae el impuesto.

Impuestos directos

Este gravamen se aplica sobre la capacidad económica de una persona física o jurídica, como puede ser la renta o el patrimonio. Se paga de forma individual y periódica, por lo general una vez al año. Los impuestos directos más conocidos son:

  • El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) grava la renta que las personas físicas residentes en España han obtenido en un año natural. Se trata de un impuesto progresivo, es decir, a mayor nivel de renta, mayor será el porcentaje de impuestos a pagar sobre la base imponible. Dependerá del sueldo que percibas y de tu situación familiar.
  • El Impuesto sobre Sociedades (IS) es el gravamen que se aplica sobre el beneficio de las empresas. Es un impuesto proporcional, y en función de las características de cada empresa, se aplicarán los distintos tipos impositivos que hay. El general es del 25%, el reducido para cooperativas es del 20%, y para emprendedores el 15%.

Impuestos indirectos

Los impuestos indirectos gravan el consumo al aplicarse sobre las compras, ventas y prestaciones de servicios. Afectan a todos los ciudadanos por igual, es decir, todos pagamos el mismo porcentaje de impuesto, independientemente del cual sea nuestro nivel adquisitivo, y se traslada a los consumidores a través de los precios.

El impuesto indirecto más habitual es el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Según el bien del que se trate, tendrá un tipo de IVA u otro. El tipo de IVA general es del 21%, el reducido es de un 10% (por ejemplo, para la vivienda o material sanitario) y el tipo superreducido es del 4% (para bienes como leche, agua, frutas o reparación y adaptación de vehículos de minusválidos).

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.