Ratio de liquidez de una empresa: ¿cómo se calcula?

El común denominador que tienen todos los negocios es la optimización de sus activos disponibles. Es aquí donde la liquidez tiene un papel fundamental. Para medir dicha optimización utilizamos el ratio de liquidez, perteneciente al grupo de indicadores financieros de liquidez. En el post de hoy veremos qué es este índice de liquidez, qué información proporciona, cómo se calcula y por último, cómo debemos interpretar la información que nos da.

Indicadores de liquidez

Antes de ver detalladamente el ratio de liquidez, debemos saber que forma parte de un grupo de indicadores de liquidez, empleados en el marco financiero. Dicho grupo se utiliza para medir la solidez o el músculo financiero de una empresa para hacer frente a sus obligaciones.

El grupo está formado por los siguientes indicadores: capital de trabajo, prueba ácida, razón de efectivo, solidez financiera y por último el ratio de liquidez. Veamos a continuación qué significa cada uno de ellos.

Capital de Trabajo

El capital de trabajo indica en términos monetarios los recursos disponibles de la empresa a corto plazo para desarrollar sus actividades. La fórmula para calcularlo es la siguiente:

Capital de trabajo = Activo Corriente – Pasivo Corriente

Lo ideal es que el resultado sea mayor que cero ya que esto indica que la empresa tiene recursos propios suficientes. En caso contrario, la empresa tiene todos sus recursos con sus obligaciones inmediatas.

Prueba Ácida

La prueba ácida señala el grado de disponibilidad de recursos de alta liquidez sin tener en cuenta el inventario. Se calcula de la siguiente forma:

Prueba Ácida = (Activo Corriente – Inventarios) / Pasivo Corriente

Su interpretación es la misma que la del ratio de liquidez, la cual veremos detalladamente más adelante.

Razón de efectivo

La razón de efectivo indica la relación entre los activos de liquidez más inmediata con el pasivo corriente. Es decir, por cada unidad monetaria de pasivo corriente, cuántas unidades de efectivo están disponibles:

Razón de efectivo = Efectivo / Pasivo Corriente

Con este indicador se analiza la capacidad de la empresa a la hora de asumir deudas con un plazo de pago muy breve y de bajo importe.

Solidez financiera

La solidez financiera muestra la cantidad total de activos que tiene la empresa, por cada unidad de pasivos totales. Su fórmula es la siguiente:

Solidez Financiera = Activo Total / Pasivo Total

Por último, nos quedaría el ratio de liquidez, el cuál explicamos más en profundidad en los siguientes apartados.

Qué es el ratio de liquidez

Al igual que la prueba ácida, el ratio de liquidez indica la capacidad que tiene una empresa para hacer frente a sus deudas a corto plazo. Es decir, qué tan rápido un negocio puede convertir sus activos disponibles en líquido. Aquí hay que prestar especial atención, no se busca vender los productos lo antes posible sino medir el tiempo que se tarda en transformar los bienes en dinero.

Para qué se usa el ratio de liquidez

En la mayoría de casos, el índice de liquidez se utiliza para conocer lo que se denomina  salud financiera. De esta forma, todas las empresas conocen su grado de solvencia y su capacidad de endeudamiento, aspectos fundamentales en el desarrollo estratégico de un negocio.

La capacidad de endeudamiento se aplica tanto a personas físicas como jurídicas. La capacidad de endeudamiento de una persona física es el total de deuda que puede asumir sin hacer peligrar su bienestar económico.

Por otro lado, cuando hablamos de capacidad de endeudamiento empresarial, hacemos referencia a la cantidad máxima de deuda que una entidad puede asumir sin poner en riesgo su capital.

En ambas situaciones, el objetivo es el mismo, no endeudarse por encima de nuestras posibilidades y tener conocimiento previo de la cantidad de deuda que podemos asumir.

Cómo se calcula el ratio de liquidez

Como todo ratio, existe una fórmula para su cálculo y conocer así nuestra capacidad de solvencia. La fórmula para calcular el ratio de solvencia es activo corriente dividido entre pasivo corriente, tal y como aparece a continuación:

Pasivo corriente / Activo corriente

Deberemos analizar si este resultado es superior o inferior a 1.

Al activo corriente también se le denomina activo circulante o líquido. Incluye todos los activos de la empresa que se pueden convertir en líquido en menos de un año (corto plazo). Por el contrario, en el pasivo corriente se encuentran todas las deudas de la empresa que vencen en un año o menos.

Interpretación del resultado

Ahora que ya hemos visto qué es el ratio de liquidez y cómo se calcula debemos interpretar el resultado.

La interpretación del ratio de liquidez será de una forma u otra dependiendo de si el resultado es mayor o menor que uno. Veamos cuál es la diferencia.

  • Menor que uno

Si obtenemos un ratio de liquidez menor que uno esto significa que la empresa tiene dificultades para transformar sus activos disponibles en líquido. Esto puede suponer un problema a la hora de hacer frente a las deudas a corto plazo.

  • Mayor que uno

Si obtenemos un ratio de liquidez superior a uno quiere decir que la empresa cuenta con buena salud financiera. Es decir, la empresa no tiene dificultades para transformar sus activos disponibles en líquido y hacer frente a sus deudas a corto plazo.

Sin embargo, si el resultado es muy superior a uno, debemos poner atención ya que nos estaría indicando que hay un exceso de recursos disponibles que no están siendo explotados.

Para finalizar, vemos que no hay un resultado exacto a la hora de calcular el ratio de liquidez. Dependerá del tipo de negocio que sea, ya que algunos funcionan mejor con un exceso de liquidez y otros por el contrario utilizan instrumentos financieros con pagos a muy largo plazo. En el siguiente enlace, puedes analizar los diferentes instrumentos financieros que ofrecemos y ver cuál se adapta mejor a tus necesidades.

De igual forma, conocer y saber interpretar el ratio de liquidez puede ayudarte a gestionar y controlar de forma eficiente tu tesorería. Aspecto que te ayudará a tomar decisiones en tu negocio y a anticiparte para evitar futuros problemas de pago.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.