Riesgo de reinversión: ¿qué es?

5/5 - (16 votos)

Si te interesa el mundo de las finanzas, seguramente has oído hablar de los riesgos de inversión, pero ¿sabes qué son los riesgos de reinversión? Aunque, en principio, suenan parecido, la realidad es que son dos términos muy diferentes. Si quieres saber cuál es la diferencia entre uno y otro, en este post explicaremos todo lo que debes saber sobre los riesgos de reinversión. 

Definiendo el riesgo de reinversión

El riesgo de reinversión es la incertidumbre sobre qué tasa de interés podrás conseguir al volver a invertir el dinero derivado de tu inversión original, ya sea por intereses generados, por el reembolso del dinero principal o por el precio de mercado del activo. Si las tasas de inversión cambian (ya sea que suban o bajen) desde el momento que hiciste tu inversión original, esto podría afectar la rentabilidad al reinvertir ese dinero. Si las tasas de interés disminuyen, podrías obtener menos retorno al reinvertir, y si aumentan, podrías tener más rentabilidad. 

Por ejemplo, si un inversor posee un bono que devenga un 4% anual y, al vencer, los tipos de interés en el mercado han disminuido a un 2%, ahora el dinero reinvertido ganará menos tasa de interés que antes. Este riesgo puede afectar al rendimiento de tu inversión, por eso, a la hora de reinvertir, debes tener en cuenta otros factores y conocer tu perfil como inversor

El riesgo de reinversión puede afectar a una variedad de instrumentos financieros. Desde certificados de depósito hasta algunas formas de cuentas de ahorro, cualquier instrumento que tenga un vencimiento específico puede estar sujeto a este riesgo. 

Estrategias de mitigación

Ahora que conoces qué es el riesgo de reinversión, es igual de importante conocer las estrategias que pueden ayudar a reducir este riesgo

  • Diversificación de la cartera. En lo que respecta a la inversión, suele ser mejor diversificar y no depender de un solo tipo de instrumento financiero. 
  • Escalonamiento de bonos o laddering. Esta estrategia consiste en adquirir bonos con diferentes fechas programadas de vencimiento. Por ejemplo, en lugar de invertir todo en un bono a 10 años, un inversor podría comprar bonos que vencen en fechas escalonadas de 3, 5 o más años.
  • Monitoreo constante del mercado. Estar al tanto de las tendencias actuales del mercado y de las predicciones de los tipos de tasas de interés puede proporcionar una visión sobre cuándo es el mejor momento para reinvertir. 
  • Instrumentos con tasa flotante. Los instrumentos financieros con tasas de interés flotantes, como algunos bonos y préstamos, ajustan sus intereses en función de determinados índices o benchmarks.
  • Asesoramiento financiero. Los asesores financieros pueden proporcionar recomendaciones personalizadas basadas en las metas, perfil de riesgo, horizonte temporal y circunstancias individuales de cada inversor. En ABANCA contamos con un equipo de inversores profesionales que pueden ayudarte. 

Impacto a largo plazo

Es importante tener en cuenta cómo el riesgo de reinversión puede afectar a los objetivos financieros a largo plazo. Aunque las variaciones a corto plazo en las tasas de interés pueden parecer menores, con el tiempo, estas diferencias pueden sumarse, impactando al valor total de una cartera. Te dejamos algunos puntos clave para entender este impacto: 

  • Efecto compuesto. No debemos subestimar el poder del efecto compuesto. Incluso las menores diferencias en las tasas de interés pueden amplificarse con el tiempo, alterando las proyecciones de retorno inicialmente estimadas.
  • Planeación y previsión. Al establecer metas financieras a largo plazo, se deben plantear escenarios que consideren variaciones en las tasas de interés. Tener la previsión de estas eventualidades permite adaptar estrategias de inversión de manera proactiva.
  • Inflación. Las tasas de reinversión que no logren mantenerse al ritmo de la inflación, pueden erosionar el poder adquisitivo del capital invertido. Por lo tanto, es necesario monitorear no solo las tasas de interés, sino también las tendencias inflacionarias para garantizar que las inversiones mantengan su valor real.

¿Riesgo de inversión vs. riesgo de reinversión?

Como ya te habíamos adelantado, aunque suenen parecido, son conceptos diferentes. Mientras que el riesgo de inversión se refiere a la posibilidad de que el valor principal de una inversión disminuya, el riesgo de reinversión se relaciona con la tasa de rendimiento al reinvertir. El primer caso hace referencia a la probabilidad de que una inversión no genere la rentabilidad deseada (o, incluso, que ocurra una pérdida mayor que la inversión). En el segundo caso, el capital principal no se pierde, pero la ganancia potencial podría ser menor debido a tasas de interés decrecientes.

Si estás buscando optimizar tu cartera de inversiones, es importante conocer cuáles son los riesgos de reinversión y cómo pueden afectar a tus objetivos financieros. Ya sea que estés buscando maximizar los retornos o simplemente preservar un capital, es importante contar con el apoyo de personas expertas en inversión como los de ABANCA. Recuerda que las estrategias de inversión se deben ajustar a cada perfil de inversión, teniendo en cuenta las necesidades y adaptándose a los objetivos particulares. 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. ABANCA no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Rentabilidades pasadas de las inversiones no garantizan rentabilidades futuras.

Logo Movil

Consejos para evitar estafas al comprar online

Suscríbete a la newsletter y consigue nuestra guía por tiempo limitado.