¿Cuándo cobran la paga extra de verano los pensionistas?

Trabajar durante muchos años a lo largo de nuestra vida tiene recompensa, por así decirlo. Dejamos la etapa de adultos y de trabajo para empezar la jubilación y al hacerlo podemos empezar a percibir pensiones y otras ayudas. Sabeis por ejemplo, cuándo cobran la paga extra de verano los pensionistas o si tienen esa y otra de verano.

En este post hablaremos sobre los tipos de pensiones, qué pagas extras hay y cuándo se cobran. Si estás a punto de jubilarte, ya lo estás o conoces a alguien que le pueda ayudar esta entrada, ¡sigue leyendo!

¿Qué es una pensión?

Para poder entrar más a fondo en el tema de las pensiones, primero debemos tener claro qué es una pensión. Según la RAE, una pensión es una “cantidad periódica, temporal o vitalicia, que la seguridad social paga por razón de jubilación, viudedad, orfandad o incapacidad”.

Las personas que perciben pensiones por jubilación normalmente perciben 14 pagas, una por mes, una paga extra en verano y otra extra en Navidad.

Tipos de pensiones

Dentro de las pensiones públicas podemos encontrar dos tipos: las pensiones contributivas y las pensiones no contributivas.

Las pensiones contributivas son prestaciones económicas proporcionadas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), generalmente de duración indefinida. Su característica principal es que deben ser concedidas por la Seguridad Social bajo unos requisitos específicos. La cuantía siempre está relacionada con las aportaciones del trabajador y del empleador que lo contrató o del trabajador sólo en el caso de autónomos. Pero solo durante el período de cálculo de su base de supervisión, se extrae un cierto porcentaje, y este será la cuantía de la pensión.

Por regla general, las pensiones contributivas dependen de la edad de los trabajadores y de sus cotizaciones. Pero también pueden depender de su estado de salud, como una pensión por discapacidad permanente, u otras circunstancias, como su estado familiar.

Las pensiones no contributivas, por su parte, tienen por objetivo proteger económicamente a los ciudadanos necesitados que carecen de los recursos necesarios para mantener sus medios de vida.

Por lo tanto, a diferencia de las pensiones contributivas, las pensiones no contributivas no dependen de las contribuciones. Ésta es la principal diferencia entre ellos. Sin embargo, quienes tengan derecho a estos beneficios se convertirán en beneficiarios de la pensión de la Seguridad Social en todas las circunstancias y gozarán de la misma protección.

Pensión contributiva por jubilación

Dentro de las pensiones contributivas encontramos muchos tipos: pensión contributiva por incapacidad permanente, pensión contributiva por fallecimiento, pensión contributiva por maternidad o paternidad, etc. Sin embargo, en este caso vamos a centrarnos en la pensión contributiva por jubilación.

Este tipo de pensión es un beneficio que cubre el salario de los trabajadores cuando finalizan sus actividades laborales. Es decir, es una prestación que da paso a una nueva etapa de la vida en la que ya no se trabaja más por la edad. Se puede disfrutar de diferentes tipos de jubilación: jubilación ordinaria, jubilación anticipada, jubilación parcial, jubilación flexible, jubilación activa y jubilación especial a los 64 años. Este tipo de pensiones está diseñado para cubrir las necesidades económicas de los ciudadanos.

Para poder disfrutar de esta pensión contributiva y del resto que pertenecen a este grupo, deberán cumplirse ciertos requisitos. El primero de ellos es que debemos tener mínimo 65 años si se acreditan al menos 37 años cotizados, o 65 años y 10 meses si se tienen menos de 37 años. Aunque en 2027 se estima que la edad mínima serán 67 años. Además, también se tendrá en cuenta el tiempo de cotización de la pensión contributiva.

Paga extra de verano

Como mencionábamos al principio, por lo general los pensionistas tienen derecho a percibir 14 pagas: una por cada mes del año y dos pagas extra de verano y de Navidad. Vamos a centrarnos en la paga extra de verano.

La paga extra de verano corresponde a la cuantía equivalente a un pago mensual normal, por el que se cobra el doble del mes normal. Por ejemplo, si la pensión recibida es de 1000 euros, alrededor del 25 de junio y el 25 de noviembre se percibirá un total de 2000 euros (mensualidad normal de 1000 euros, aumento de la cuantía de 1000 euros). Por lo tanto, la paga extra de verano se percibirá en el mes de junio y la paga extra de Navidad en noviembre.

También hay que tener en cuenta que estas pagas extraordinarias se ven afectadas por las subidas de las pensiones. Por ello, como en 2021 aumentaron un 0,9% esto también influirá en las pagas extra.

 

A lo largo de este post te hemos hablado en profundidad acerca de las pensiones, pero si te has quedado con alguna duda puedes dejárnosla en comentarios y te la resolveremos. ¡Te leemos!

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.