Propósito para 2018: encontrar formas de ahorrar dinero (y aplicarlas)

Dejar de fumar, practicar deporte, apostar por una dieta saludable, viajar más, ser más positivo… Por lo general, los propósitos de Año Nuevo de los españoles son corrientes (la mayoría nos proponemos cosas muy similares) y difíciles de alcanzar, ya que suponen cambios de hábitos y costumbres que llevamos mucho tiempo. Pero existe otro propósito que sí podríamos plantearnos seriamente: ahorrar. Pero… ¿Cómo ahorrar realmente? Hablamos de encontrar formas realistas y sencillas, de adquirir hábitos y costumbres que no nos supongan grandes esfuerzos y con los que podamos obtener resultados rápidamente.

Además, los hábitos de ahorro están muy relacionados con algunos objetivos de Año Nuevo que suelen figurar en nuestra lista de propósitos. Y es que dejando de fumar conseguirás ahorrar; comparando precios, fechas y planificando con antelación tus escapadas no tendrás que renunciar a viajar; y preparando los menús semanales con antelación no solo comerás más sano, sino que derrocharás menos dinero. ¡Todo son ventajas!

Cinco formas de ahorrar dinero sencillas y fácilmente aplicables

Probablemente la cuesta de enero sea más llevadera aplicando estas recomendaciones desde ya. Pero si prefieres esperar al 2018, ve leyéndolas detenidamente para que este propósito llegue a buen puerto y no acabe, junto con muchas otras declaraciones de intenciones, en saco roto.

Aplica el sistema PERC

Antes de nada, dedica un tiempo a reflexionar y a analizar cuáles son tus gastos y dividídelos en aquellos que podrías posponer momentáneamente, los que tienes eliminar cuanto antes, los que deberías reducir y aquellos que, irremediablemente, te toca conservar.

Elabora un presupuesto

Hay ciertos gastos a los que no puedes renunciar, haciéndole frente mes a mes de manera religiosa. Y seguro que podrías administrarlos mejor. Es sencillo: elabora un listado de aquellos gastos fijos mensuales, como el alquiler o la hipoteca, las facturas, los seguros, la compra, la gasolina, etc., para saber de cuánto dinero dispones, para no gastar más de la cuenta… y poder ahorrar. Incluso puedes utilizar un libro de cuentas; existen opciones con un diseño muy cuidado que pueden resultar un buen regalo en estas fechas.

Ahórrate los gastos innecesarios

Ahora ya sabes qué es imprescindible y en qué aspectos de tu vida cotidiana puedes ahorrar. Con pequeños gestos, como llevar la comida preparada de casa en lugar de comer de menú lograrás ahorrar más de lo que crees. En esta línea, si revisas tus facturas de agua y luz probablemente te lleves una sorpresa y descubras que, siendo algo más comedido, también puedes reducir en el consumo de energía (aquí puedes echarle un vistazo a las recomendaciones de la OCU). Otro ejemplo podría ser practicar ejercicio al aire libre en lugar de pagar la cuota del gimnasio

Planifica tus escapadas

No es necesario que renuncies a unos días de vacaciones para descansar y relajarte, pero que organices tus viajes con antelación para no terminar gastando más de lo previsto, sí. Si evitas dejar todo para última hora podrás comparar precios de vuelos y alojamientos, qué lugares visitar, dónde comer… Y un largo etcétera que tu bolsillo agradecerá. Te damos más consejos aquí.

Tómate tu tiempo para hacer la compra… ¡y compara!

En primer lugar, hacer una lista de los productos que necesitas antes de ir al supermercado es fundamental para no comprar aquello que, en realidad, no necesitas. Además, es fundamental ir con el estómago lleno para evitar caer en tentaciones (y así, de paso, llevar a cabo otro gran propósito de Año Nuevo, que no es otro que la dieta). Por último, comparando precios de las diferentes marcas y revisar las promociones y ofertas, también conseguirás ahorrar en el ticket de tu compra, que es mejor que realices semanal o mensualmente en lugar de cada día. Existen muchas páginas web, sistemas de fidelización, etc. que te ofrecen cupones y descuentos.

Resumiendo: si uno de tus propósitos de Año Nuevo pasa por comenzar a ahorrar, no será necesario realizar grandes sacrificios. Podrás hacerlo sin darte cuenta: planificándote, priorizando y actuando inteligentemente será suficiente. Como suele decirse: Pequeños cambios, grandes resultados. ¡Esa es la clave!

Por poder, hasta puedes ahorrar hasta tu calderilla electrónica. Con la Cuenta Calderilla, con cada compra que realices de más de 15 € con tus tarjetas ABANCA pasaremos dinero de tu tarjeta a una nueva cuenta, la Cuenta Calderilla. ¿Y cuánto? Pues lo que falte para el redondeo múltiplo de 5. Actívalo ya en tu banca electrónica.

Comentarios
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.