Obligaciones fiscales del comercio online

El comercio online ha venido para quedarse. El coronavirus ha cambiado muchas de nuestras rutinas y, entre ellas, nuestra manera de comprar: hacerlo a golpe de clic ya forma parte de la nueva normalidad.

El número de comercios electrónicos en España ha subido como la espuma durante estos últimos meses. Incentivados por este auge, cada vez son más los emprendedores que se lanzan al comercio por internet. Así, convertirse en vendedor online resulta cada vez más sencillo, puesto que contamos con innumerables herramientas que nos ayudan a exponer nuestros productos en la red. Sin embargo, más allá de los requisitos legales necesarios para iniciarse en este tipo de venta, debemos tener en cuenta que las obligaciones fiscales del comercio electrónico son las mismas que las de cualquier otro negocio. Te las resumimos en el siguiente artículo.

En ABANCA disponemos de soluciones para gestionar los cobros de tu tienda online. Nuestro TPV Virtual te permite ofrecer pagos con tarjeta desde tu web y sin intermediarios. Te lo contamos en nuestra web.

1. Alta como autónomo

El primer requisito legal a la hora de realizar ventas por internet será darse de alta como autónomo en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). De esta forma informas a la Seguridad Social de tus ventas se tratan de una actividad habitual y no forman parte de actividades esporádicas, como puede ser, por ejemplo, la venta de productos de segunda mano. Consulta aquí las obligaciones fiscales de los autónomos.

2. Alta en Hacienda

Tanto si ya estás inmerso o estás a punto de montar una tienda por internet, es importante que tengas claro que los impuestos del comercio electrónico son los mismo que los de un comercio tradicional.

Así, para comenzar cualquier tipo de actividad económica es necesario que te des de alta en el Hacienda a través del modelo 036 o 037. Debes señalar el tipo de actividad económica que vas a realizar y darte de alta en el epígrafe correspondiente. Según el tipo de producto que vayas a vender, podrás darte de alta en más de un epígrafe, que determinará el régimen fiscal por el que vas a tributar.

En el caso de que vayas a operar en otros países de la Unión Europea, también deberás darte de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI).

3. Impuesto de la Renta de la Persona Físicas (IRPF)

Este impuesto es común a todos, tanto a los profesionales que facturan con retención, a los empresarios y a los particulares. Es trimestral y se presenta a través del modelo 130.

4. Impuesto de Sociedades

Si tu negocio online es una sociedad debes tributar los beneficios obtenidos a través del Impuesto de Sociedades.

5. Impuesto de Valor Añadido (IVA)

El IVA de los comercios minoristas tributa por el régimen simplificado de Recargo de Equivalencia. Este se aplica en caso de productos adquiridos por el comerciante y puestos a la venta en territorio nacional sin ninguna transformación.

Para tributar por Recargo de Equivalencia no necesitas presentar el modelo 303 ni realizar una factura a tu cliente salvo petición expresa o que el consumidor sea un profesional o empresario. Si el cliente profesional o empresario es residente en un estado miembro de la UE la factura que emitas no debe de llevar IVA en el caso de que ambos figuréis como operadores intracomunitarios. Esta información se declara en el modelo 349.

Deberás comunicar a tu proveedor que te riges por este régimen y, mediante su factura, pagarás el IVA y el recargo adicional. Él será el encargado de abonar el impuesto a Hacienda. Por tanto, los comerciantes minoristas, como sujetos pasivos del Impuesto, deberán presentar una declaración-liquidación no periódica (modelo 309) por las adquisiciones intracomunitarias de bienes o inversiones del sujeto pasivo realizadas en un período determinado.

Y también deberás ingresar a través de dicha declaración/liquidación no periódica el IVA y el Recargo de Equivalencia que corresponda a los bienes adquiridos que vas a comercializar.

Otros requisitos legales que hay que cumplir en un comercio online

Los requisitos legales para los comercios online o ecommerce son los mismos que para cualquier otro tipo de negocio. La única diferencia que existe entre ellos y lo comercios tradicionales es que los comercios electrónicos se ahorran la licencia de apertura. Toma nota de los siguientes requisitos legales para la venta a través de una tienda online:

  • Posibilidad de emitir facturas con el tipo de IVA que corresponda al producto o servicio. puedes implementar un sistema que lo haga de forma automática si tienes un Customer Relationship Management (CRM).
  • Es necesario identificar el negocio por medio de informaciones como los avisos legales y condiciones de compra en tu página web. Estos datos son básicos y deberás proporcionarlos siempre para que todo sea legal.
  • Sistema de contacto (formulario, mail…) para posibles consultas o reclamaciones. Esto además de ser necesario por ley, es capital para dar confianza.
  • Ley de condiciones generales de contratación, que habla sobre los derechos de los compradores y vendedores.

En principio, aquellas personas que quieran dar sus primeros pasos en la venta online no deben encontrar demasiadas dificultades ya que, por norma general, la fiscalidad de las ventas por internet es similar al resto de actividades económicas. Sin embargo, a la hora de realizar ventas fuera de España y obtener productos a través de proveedores extranjeros, es recomendable contar con un asesoramiento a medida para evitar cualquier tipo de problema u obstáculo en lo referente a las obligaciones fiscales.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.