¿Cómo nos afecta la nueva Ley de Protección de Datos a los usuarios?

Son muchos los datos que ofrecemos cada día a través de la red. Tener un perfil en una red social, reservar una escapada de fin de semana o simplemente navegar por internet. Todo requiere de nuestros datos personales. Pero ¿sabemos lo que hacen las empresas con esa información?

El próximo día 25 de mayo de 2018 empezará a aplicarse el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD o GPDR por las siglas en inglés de General Protection Data Regulation), la nueva ley de protección de datos.

Esta nueva norma de carácter europeo, y de aplicación a todos los países de la Unión Europea, obliga a todas las empresas que manejan datos de sus clientes a modificar y actualizar algunos de sus protocolos. El objetivo es que los usuarios podamos tener un mayor control sobre cómo se tratan nuestros datos, así como la información que vamos a recibir por parte de las empresas.

Para conocer las novedades que a nivel usuario van a producirse es necesario repasar las diferencias con respecto a la hasta ahora vigente Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), que tenía carácter nacional.

Cambio en la forma del consentimiento

Con la nueva ley de protección de datos, la cesión de datos debe ser con una acción afirmativa. Con la antigua LOPD, las empresas podían utilizar los datos de sus usuarios si estos no se negaban expresamente. Sin embargo, el cambio más notable que introduce esta nueva norma es que esto ya se hará así. Ya no son válidas las casillas previamente marcadas o que tengan el consentimiento por omisión.

Acceso fácil a los datos

Con la nueva norma, los usuarios deben disponer de un acceso fácil a toda la información del uso que se realiza de sus datos personales. Además, todas las plataformas tienen que tener disponible un botón a través del cual se pueda descargar, de forma sencilla, un fichero con todos los datos personales propios que haya registrado la compañía.

Nueva figura: el delegado

En este nuevo contexto normativo surge una nueva figura, el Delegado de Protección de Datos. Todas las plataformas digitales de un cierto tamaño deberán poner a disposición de los usuarios un delegado de protección de datos, que actuará de forma independiente informando, asesorando y supervisando el cumplimiento del RGPD.

Informar de cualquier incidente con nuestros datos

La nueva ley impone un máximo de 72 horas para informar a los usuarios si sus datos o cuenta han sido pirateadas. Anteriormente no era necesario notificar una brecha de seguridad, pero ahora es obligatorio.

Derechos de oposición de los usuarios

La LOPD recogía los derechos de información, acceso, rectificación, cancelación y oposición. Con el RGPD, además de los anteriores, se amplían estos derechos incorporando el derecho al olvido, el derecho a la limitación del tratamiento y el de la portabilidad de datos. Este último implica que el interesado que haya proporcionado sus datos a un responsable que los esté tratando de forma digitalizada podrá reclamar esos datos en un formato que le permita trasladarlos a otro responsable.

Mayores sanciones para las empresas con la nueva ley de protección de datos

La nueva ley introduce sanciones mucho más estrictas para las empresas y las multas pueden llegar a ser de hasta 20 millones de euros o del 4% de la facturación anual de la compañía infractora.

Con estas nuevas medidas, se pretende ofrecer a los usuarios más herramientas que mejoren su capacidad de decisión y control sobre los datos personales que confían a terceros.

Comentarios

No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.