Rehabilitar una casa de pueblo: consejos financieros

¿Tienes alguna casa de aldea familiar que se ha quedado vacía y te estás planteando darle un nuevo uso? Rehabilitar una casa de pueblo puede suponer desde un par de reformas que se realizan en pocas semanas a un proyecto integral que dure meses.

Cualquiera que sea tu caso, reformar este tipo de viviendas es una muy buena opción para disponer de una segunda vivienda o para sacar ingresos pasivos con su alquiler.

Para ayudarte a que tengas más claro cómo rehabilitar una casa antigua, en este post vamos a hacer un repaso de los puntos a tener en cuenta antes de empezar y de los pasos a seguir. Además, te mostramos cómo reformar una casa de pueblo con poco dinero. ¡Manos a la obra!

Antes de rehabilitar una casa de pueblo

Debes tener en cuenta una serie de consideraciones antes de empezar con la reforma:

  • Visita la casa con un arquitecto para conocer mejor las carencias de la vivienda y las partes que se pueden mantener. De este modo tendrás una visión más clara de la reforma a acometer.
  • Comprueba si hay problemas de seguridad, por los que pueda ser necesario modificar la estructura, o si hay que sanear la red eléctrica.
  • Contempla si en la reforma quieres tirar algún tabique o cambiar ubicaciones de puertas o armarios empotrados, es decir, elementos que vayan a afectar al plano.
  • Determina si se va a tratar de una rehabilitación integral o de una serie de pequeñas reformas. De este modo conocerás la envergadura del trabajo por hacer y la inversión necesaria.
  • Si no tienes presupuesto para todo, busca una fuente de financiación o prioriza una parte de la reforma y pospón lo demás para años posteriores.

Antes de empezar con la rehabilitación también te recomendamos que consultes las ayudas para la rehabilitación de viviendas y si cumples con los requisitos para solicitarlas. Si la rehabilitación de la vivienda está enfocada en mejorar su eficiencia energética, te puede interesar conocer mejor las características de los Fondos Next Generation.

Pasos para reformar una casa de pueblo

Con estos puntos claros, es hora de empezar con la reforma. En este aspecto, debemos seguir un orden en la ejecución, según el nivel de la reforma podemos suprimir algunas partes:

  • Estructuras básicas: mejoras en los muros, tejado, aislamientos y cualquier elemento que afecte a la estructura.
  • Cambios en la distribución del espacio: en caso de realizar modificaciones que afecten al plano de la vivienda, este es el momento.
  • Agua, electricidad y demás suministros: si la casa es antigua, debemos renovar el cableado y las cañerías de la instalación de agua.
  • Ventanas, puertas exteriores y cercamientos: es importante revisar si hay alguna normativa sobre el cambio de estos elementos antes de empezar con la obra.
  • Interior de la vivienda: ahora es el momento de centrarse en los suelos y paredes. Además de reformar o cambiar los muebles de la casa, acabando con los detalles decorativos.

Ideas para reformar a bajo coste

En las casas rurales y antiguas podemos usar el ingenio y la creatividad para conseguir buenos resultados con inversiones ajustadas. Te damos algunas ideas:

  • Deja las paredes de piedra a la vista: ahorrarás en revestimientos y conseguirás un aspecto mucho más rural.
  • Restaura el suelo: si tienes un suelo de madera o plaqueta antiguo y desgastado opta por pulirlo o embellecerlo en vez de cambiarlo por completo.
  • Renueva las puertas y muebles: con un tratamiento, lijado, pintura y barnizado podemos conseguir que los muebles pasen de “viejos” a “vintage”. Lo mismo podemos hacer con las instalaciones de la cocina o del baño. También podemos pintar los azulejos en vez de cambiarlos para transformar la estancia.
  • Compra de modo inteligente: en las almonedas, mercadillos y almacenes de derribos puedes encontrar materiales en buen estado a precios mucho más baratos.

En este post tienes más ideas para ahorrar con la decoración de interiores.

Precios y diferencias por provincias

Reformar una casa de pueblo tiene una gran ventaja frente a una reforma en plena ciudad: el precio va a ser mucho más bajo. Aunque siempre variará del tipo de reforma que se realice, por lo general se estima que rehabilitar una casa de pueblo en España de un tamaño estándar (sobre 100 metros cuadrados) ronda los 30.000 o 40.000 euros.

En caso de necesitar realizar demoliciones o trabajos de albañilería, este presupuesto se va a incrementar. Del mismo modo que si hay que añadir un sistema de calefacción o trabajos de fontanería.

La provincia en la que tenga lugar la reforma también repercute en el coste. Se estima que el precio para rehabilitar una misma vivienda puede llegar a duplicarse según el lugar en el que se encuentre.

Entre las provincias más baratas están Soria, Badajoz y Melilla. Mientras que las más caras son Teruel, Ourense y Lugo. También hay que tener en cuenta que dentro de una misma provincia el precio va a variar considerablemente según su ubicación.

Financia la rehabilitación de la casa

Si no dispones de efectivo suficiente para realizar la rehabilitación completa de una casa de pueblo y no quieres dejar partes pendientes, la financiación externa puede ser la solución que necesitas. En abanca.com puedes consultar todas nuestras opciones de financiación y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Esperamos haber resuelto con este post todas tus dudas sobre cómo reformar una casa de pueblo y que te queden claros los pasos a seguir. De todos modos, hay un aspecto que no debes dejar de lado: el seguro de hogar. Este seguro es especialmente importante sobre todo si vas a usarla como segunda vivienda y la casa estará vacía durante largas temporadas. Por otra parte, si quieres destinarla al alquiler, un seguro de protección de alquileres te ofrecerá garantías ante cualquier imprevisto con los inquilinos.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.